"Fue un crimen de odio  cometido por varios"

Momentos de dolor e impotencia se vivieron en el sepelio de Paola del Milagro Ávila (35), la mujer víctima de femicidio, ocurrido días atrás en el barrio Puerto Argentino, en la zona oeste de la capital salteña.

Familiares, amigos y vecinos se acercaron el sábado último desde temprano al salón de usos múltiples del barrio Alto La Viña donde se realizó el velatorio. En esa barriada residía la mujer.

Por el caso hay un detenido: Pablo Guillermo Campos, de 32 años, quien fue apresado el viernes por la noche e imputado provisoriamente la jornada del sábado al mediodía como supuesto autor del delito de "homicidio calificado por femicidio, agravado por ensañamiento", en perjuicio de Ávila.

De las tareas investigativas desplegadas se logró identificar a Campos como el principal sospechoso.

Se supo que él había compartido una reunión con la mujer la noche anterior. No mantenían una relación de pareja.

Interviene la fiscal penal Nº 2 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas en feria, María Luján Sodero Calvet, quien explicó que se dispusieron numerosas diligencias y pericias tendientes al esclarecimiento del hecho.

"El jueves mi hermana cocinó, atendió a los chicos y me dijeron que salió como a las 10 de la noche con unas amigas y amigos, pero que volvió como a las 11. La vio llegar un sobrino que vive al frente de su casa, pero después no saben a qué hora volvió a salir. Se fue y lamentablemente ya no volvió. Es lo último que se sabe", contó Patricia Ávila, hermana de Paola.

Agregó que "ella era modista. Tenía muchas amistades. No sabemos quién es el detenido".

Y recordó que "hubo gente que le informó a la Policía, antes del reconocimiento del cuerpo de mi hermana, que un muchacho apodado ‘Pela’, con un tatuaje en el brazo que dice ‘Limache’, había sido uno de los últimos que la vio".

La familia de Paola está convencida de que hay más de un femicida. "Mi hermana era de contextura robusta, una sola persona no podría haberla atacado. No molestaba a nadie. Todos los vecinos la conocían, los del comedor del barrio, y siempre van a dar buenas referencias de ella. Lo que yo puedo asegurar y aseverar es que Paola no dejaba que nadie le falte el respeto, y ella respetaba a los demás, siempre. Era muy estricta en ese sentido", dijo Patricia, al tiempo que estalló en llanto.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...