"Mi hijo está totalmente destrozado", dijo un padre

El padre de Máximo Thomsen (20), uno de los rugbiers imputados como coautor del homicidio de Fernando Báez Sosa (19) en Villa Gesell, aseguró ayer que lo que ocurrió "es una pesadilla total" y que su hijo "está totalmente destrozado", al salir de visitarlo en la comisaría de Pinamar donde se encuentra detenido.

Vestido con una remera azul, anteojos de sol y una gorra, el hombre dijo a la prensa que está "destruido" y que en su familia están "muertos todos".

Su hijo es uno de los diez rugbiers que permanecen detenidos desde hace una semana por decisión de la fiscal de Villa Gesell, Verónica Zamboni, quien les imputó el delito de "homicidio agravado por premeditación de dos o más personas" en perjuicio de Báez Sosa a la salida del boliche Le Brique.

El hombre enfrentó por primera vez a los medios y señaló que su hijo "está totalmente destrozado" y negó que haya existido un "plan" para asesinar a la víctima.

"No hicieron ningún plan para matarlo (a Fernando), eso es una locura", dijo.

"Es terrible, es una pesadilla total, hay que seguir trabajando, hay que seguir viviendo", concluyó visiblemente fatigado su declaración ante los periodistas el papá de la joven promesa del rugby.

Posteriormente, se retiró de la seccional la madre de Juan Pedro Guarino, otro de los detenidos en el marco de la investigación por el caso, quien manifestó que su hijo le aseguró que "no estaba en el lugar donde ocurrieron los hechos".

Entre lágrimas, la mujer expresó que lo único que podía pedir era enviarle el "pésame" a la familia del joven asesinado.

Guarino es uno de los tres rugbiers que por el momento no fueron identificados por ninguno de los testigos en las ruedas de reconocimiento que se llevaron a cabo entre el jueves y viernes

Por último, abandonó la comisaría la mamá de Blas Cinalli (18), otro de los que no fue reconocido en las ruedas de presos, pero evitó responder las preguntas de los periodistas.

Los diez rugbiers detenidos en el marco de la causa permanecían alojados ayer en esa seccional policial y el lunes serán nuevamente trasladados a la sede de la Secretaría de Seguridad municipal, donde continuarán las ruedas de reconocimiento.

Hasta el momento, siete de los diez detenidos fueron identificados en alguna medida como participantes de la golpiza a la que sometieron a Báez Sosa hasta provocarle la muerte.

Rastros de ADN

La Fiscalía de Villa Gesell realizará pruebas de ADN, de rastros y una pericia de identificación facial con todas las imágenes de los imputados, informó ayer el abogado de la familia de Fernando Báez Sosa.

Fabián Améndola, quien representa a la familia de la víctima, dijo que "la fiscalía (a cargo de Verónica Zamboni) tiene diagramado realizar una pericia de identificación facial con todas las fotos y videos que se incorporaron a la causa".

Además aseguró que está "pendiente" de realizarse la prueba de "rastros", con las ropas y zapatillas secuestradas a los imputados, y que "están para ser periciadas en Dolores".

El letrado explicó que en varias de las prendas de los detenidos hay muchas manchas que en primer lugar deben determinarse si corresponden a sangre, y si es así, posteriormente se realizarán pericias químicas para poder establecer a quien pertenece.

Améndola contó también que "la fiscalía tiene previsto hacer pruebas de ADN, para lo cual ya tiene material para cotejar".

Se cierra el cerco sobre los rugbiers detenidos


INVESTIGACIÓN/ UNO DE LOS RUGBIERS LLEGA A LA RUEDA DE RECONOCIMIENTO. 

Las primeras dos tandas de ruedas de reconocimiento realizadas en la causa por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell aportaron detalles de la presunta participación, en mayor o menor medida, de siete de los rugbiers apresados, mientras los investigadores aguardan que las nuevas rondas y los resultados de peritajes terminen de despejar las dudas respecto a quienes fueron los autores materiales del homicidio.

La declaración de cinco testigos que participaron durante las primeras rondas de reconocimiento -un sexto dijo no poder sumar ninguna precisión y se desistió de su intervención-, sumaron precisiones sobre el crimen entre jueves y viernes en la Secretaría de Seguridad de Villa Gesell, y ubicaron a dos de los acusados, Máximo Thomsen (20) y Enzo Comelli (19) como quienes atacaron físicamente a Báez Sosa (19).

Según las fuentes de la defensa, de la querella y de la fiscalía, las ruedas de reconocimiento dieron el siguiente resultado:
- Thomsen es uno de los dos imputados como coautores del homicidio, y al menos cuatro testigos aseguraron que pateó a la víctima frente al boliche Le Brique hace una semana: dos de ellos lo confirmaron al verlo a través de una mirilla de manera presencial, y los otros dos, fotográficamente.

- En cuanto a Comelli, imputado por la fiscal del caso, Verónica Zamboni, como “partícipe necesario”, hay versiones que indican que fue reconocido por un testigo el jueves y dos de viernes que lo vieron pegándole a la víctima, mientras que otras fuentes señalan que hubo un reconocimiento el jueves y otro el viernes que lo vio dentro del boliche.

- En el caso de Ciro Pertossi, el segundo rugbier acusado por la fiscal de ser autor del crimen, un testigo dijo el jueves que creía haberlo visto dentro de Le Brique, pero no fue contundente, y al menos uno del viernes dijo que había golpeado en la calle a otro joven, testigo también en la causa.

- Ayrton Viollaz (20) fue señalado en una de las ruedas del viernes como quien agredió a un amigo de la víctima en la calle, y le “impidió brindarle ayuda” mientras era atacado.

- A Matías Benicelli (20), dos testigos del viernes lo ubicaron como “arengador” durante el ataque, mientras que el restante identificó erróneamente a uno de los jóvenes seleccionados como “extras” para completar la rueda.

- Lucas Pertossi (20) no fue identificado en la tanda del viernes, pero al menos uno de los testigos del jueves dijo que creía reconocerlo, aunque no pudo precisar en qué situación

- Y en el caso de Luciano Pertossi (18), fue ubicado como parte del grupo por un testigo, y al menos por otro, como uno de los agresores dentro del boliche.

- Según las fuentes, los únicos tres imputados que no fueron señalados en absoluto en ninguna de las dos jornadas fueron Alejo Milanesi (20), Blas Cinalli (18) y Juan Pedro Guarino (19), quien según distintas fuentes aseguró haberse ido antes del boliche. 

- Respecto de Pablo Ventura (21), detenido 12 horas después del crimen en Zárate y luego liberado por orden de la fiscal, nadie lo reconoció.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...