Cómo prevenir la otitis veraniega

El agua, la humedad y el calor constituyen el caldo de cultivo perfecto para la proliferación de bacterias y hongos que pueden afectar la flora habitual de la piel que recubre el conducto auditivo externo, por lo cual para evitar posibles inflamaciones o infecciones, el Hospital Británico brinda algunas recomendaciones para mantener óptima la salud auditiva.

"La otitis externa asociada a las piletas o al verano se produce por la presencia de excesiva humedad en el conducto auditivo externo", señaló la doctora Liliana Tiberti, jefa del Área de Otología del mencionado centro de salud.

Tiberti indicó, además: "Es más frecuente en período estival debido al mayor contacto con el agua. Además, los productos utilizados para el mantenimiento de las piletas (cloro, alguicidas, decantadores, etc.) resultan irritantes para la piel, provocando micro erosiones que representan la puerta de entrada de las bacterias".

"Las personas que padecen de lesiones crónicas de la piel en el pabellón (oreja) presentan predisposición para estos cuadros, debiendo evitar la entrada de agua", afirmó la especialista.

La otitis se caracteriza por provocar un dolor intenso, que aumenta al tocar la aurícula, generar edema en el conducto y supuración mientras que no suele presentar cuadro febril y es importante que un especialista realice un examen clínico.

En caso de no poder concurrir inmediatamente al médico, se recomienda no colocar medicación local (gotas) y solo administrar medicamentos para calmar el dolor como un analgésico por vía oral mientras que si hay supuración purulenta, un especialista puede indicar antibióticos por vía oral y, en ocasiones, corticoides.

Según se informó, en pacientes diabéticos o inmunosuprimidos es fundamental descartar otitis externa maligna, ocasionada por una pseudomona, que puede poner incluso en riesgo la vida.

En todos los casos, la prevención es fundamental por lo cual se aconseja el uso de tapones para natación mientras que existen productos comerciales con alcohol y ácido acético (también el conocido alcohol boricado), que pueden ayudar a secar el conducto.

  • Secar la parte externa del oído y la entrada del conducto al salir del agua
  • Reducir el tiempo de inmersión, sobre todo en niños
  • Usar tapones o gorros de baño
  • Evitar los baños en aguas potencialmente contaminadas
  • No usar bastoncillos u otros objetos como horquillas, palillos u otros para limpiar o rascar el oído.
  • En caso de que el agua quede retenida en el conducto auditivo se pueden aplicar unas gotas de alcohol boricado a saturación preparado en farmacias.
  • Antes de las vacaciones, someterse a una limpieza por parte de un profesional sanitario en caso de predisposición a formar tapones de cera o queratina.
  • No aplicar productos que puedan cambiar el PH de la piel del conducto y reducir sus mecanismos de defensa.
  • Acudir a la consulta del otorrinolaringólogo en caso de sufrir molestias y síntomas

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de vida-y-tendencia

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...