El Pulso de la Semana
"Tu ausencia, sutil manera de estar presente"

El peronismo se dio un gustazo: levantó en sus brazos la memoria gloriosa del 45, cantó la marcha a los gritos, con bronca, casi con furia, y con los dos dedos en "V", le mostró al país que está vivo, que quiere estar más presente que nunca en las decisiones de la vida nacional. Con multitudinarias caravanas de camiones y automóviles, y esporádicos actos públicos en diferentes puntos de la Argentina, dejó en evidencia que puede empatar -y quizás hasta triunfar- en el torneo por "ganar las calles" que hasta ahora tenía como única protagonista a la oposición.

"El 17" resonó con potencia en los cuatro puntos cardinales y superó el fracaso del acto virtual, cuya plataforma colapsó precisamente a las 13.30 del sábado, horario previsto para su inicio. Una explicación fue un colapso por los millones de intentos de ingreso, otra fue un "hackeo" realizado desde varios puntos del país y del exterior. En el histórico salón Felipe Vallese de la sede de la CGT, el principal y único orador, Alberto Ángel Fernández, se invistió de líder del Movimiento, rechazó al odio y el rencor, condenó a los que habían definido a la movilización peronista como "antibanderazo", y buscó plantar un mensaje fundacional: "Dios debe ser peronista, porque menos mal que el peronismo está gobernando en este momento".

"A la Argentina enferma la vamos a curar nosotros, y la vamos a curar sin odios. Las víctimas del odio fuimos nosotros. Vamos a terminar con esa Argentina del odio". La jornada exitosa amalgamó con clima festivo/reflexivo el variopinto abanico de ideologías, tendencias, ambiciones y posiciones del Frente de Todos, y sirvió, tácitamente, para dejar a AAF en el umbral de la Presidencia del Partido Justicialista, objetivo muy anunciado pero acerca del que no se dijo una palabra el sábado.

Sobrevoló una tensión especial: el peronismo del país no pudo ocultar la ansiedad y el deseo de ver sobre el escenario emblemático de la casa de los trabajadores a la vicepresidenta de la Nación, la dueña de caudal de votos más nutrido y más fiel de este FdT2020, la mujer fuerte de la política, dos veces presidenta de la Nación, Cristina Elisabet Fernández de Kirchner. Pero la tensión dio paso a la desazón, y la señora, justo en un acto donde muchos pensaban que debía estar aportando la solidez de su presencia, resolvió el mutis por el foro. Y licuó el respaldo que más necesitaba AAF, en este horrible momento que vive el país -y particularmente el Gobierno-. Más allá de todos los declamados ese sábado especial, era de manera rotunda y explícita, el de CEFK era más esperado.

Pero ella sólo tuiteó, casi de compromiso: "Que la lealtad a las convicciones, al pueblo y a la Patria sigan inalterables en tiempos de pandemia. Con la misma pasión y el amor de siempre". No mencionó ni a Alberto ni al protagonista excluyente del 17, Juan Domingo Perón, pero acompañó sus palabras con una foto de Néstor Kirchner saludando a una multitud. Peronistas jujeños hasta ayer ensayaban una explicación: "Cristina no quiso restar protagonismo a Alberto". Lo cierto que es Cristina, 100% Cristina, se mostró como en el momento cumbre de sus presidencias, con definiciones precisas, que se deben saber leer. En la pared de una avenida de esta ciudad, un grupo de maravillosos poetas populares dejó escrita -hace ya un par de años- una frase que cobró una vigencia determinante: "Tu ausencia, es una sutil manera de estar presente". Y se podría agregar, de marcar centralidad por obviedad, de decir todo sin necesidad de hablar, y de marcar la cancha, a quienes lo quieran ver.

Hoy, AAF, como si "el 17" hubiese ocurrido hace un año, cargará con todo el peso sobre sus espaldas: con el dólar blue incontrolable que el viernes cerró en $178 y una insostenible brecha cercana al 120% con el oficial; otro aumento de naftas; el anuncio de descongelamientos de tarifas y servicios, usurpaciones de tierras protegidas; y un ministro de Economía superempoderado, en quien pocos confían. Y a pesar de los discursos conciliatorios, siguen los choques con la empresa privada (del mensaje en el coloquio de Idea mejor no acordarse); los medios de comunicación bajo la lupa siniestra del engendro "Nodio" (pretensión poco republicana de monitorear a los medios, cuya legitimidad y legalidad ya llegó a la Justicia).

Las provincias pequeñas y endeudadas como Jujuy deberán extremar los cuidados con el manejo de sus fondos. La parálisis de la economía no se resolverá con relatos optimistas, mientras la dependencia de los recursos que envía la Nación para planes sociales y obra pública penden de un hilo delgado e inestable. Falta muy poco para que gremios y organizaciones sociales reaviven la presión sobre el Estado, aunque saben que este no está en condiciones de responder a sus exigencias. Como si esto no alcanzase, aún desde su forzado segundo plano, el coronavirus sigue, aunque se lo nombre menos, más presente y letal que nunca, y nadie debe confiarse en que un respiro sea sinónimo del fin de la pandemia.

En tanto en Jujuy, la opinión pública se sacudió brevemente con la noticia producida por el juez de Control en lo Penal Económico, Rodolfo Fernández (que heredó la causa tras la declaración de incompetencia del juez Isidoro Arzud Cruz) y en uso de sus atribuciones, concedió la libertad a la jefa tupaquera Milagro Amalia Ángela Sala de Noro en la llamada "Megacausa". El hecho que la señora Sala deba seguir en prisión domiciliaria por la condena a 13 años de prisión en la causa "Pibes Villeros" no bajó los decibeles del alerta en los despachos de San Martín 450. Inmediatamente averiguaron en qué estado está el reclamo por esa condena -que se encuentra en la Corte Suprema- para su revisión final.

La respuesta fue que la CSJ tiene muchas brasas ardientes en las manos como para ocuparse del caso Sala, al menos por este año. Pero nadie olvida que el mismísimo Alberto Fernández disparó hace unos días que "a todos nos daría una gran tranquilidad que la Corte revise el caso porque tenemos muchas dudas sobre cómo funcionaron esos procesos en Jujuy". Después de la de cal, llegó la de arena: el presidente le dijo al GM, que no avala el proyecto del senador jujeño Guillermo Snopek, que permanece en un ralentizado andamiento legislativo. Tranquilidad a medias.

Otro si digo: la política se sigue recalentando. En las usinas de ideas del Gobierno que se sustraen un poco de la realidad provincial está casi listo el proyecto de convocar a elecciones provinciales adelantadas para abril del año 2021. La idea es clara: replicar la separación de las elecciones nacionales y poner toda la carne al asador para sostener en la Provincia la fuerza parlamentaria en la legislatura y en los cuerpos municipales. Y, claro, bloquearle al peronismo local la posibilidad de unir su campaña a la nacional.

Los estrategas radicales descuentan que el Gobierno nacional también se jugará a fondo para ganar las elecciones de medio tiempo el año que viene (en ello le va el destino inmediato) por lo que piensan adelantar las de Jujuy. El gran tema es el enorme gasto que deberían afrontar las exhaustas arcas domésticas. En el 2019, JxC le sacó 12 puntos al peronismo jujeño (que fue dividido), pero obtuvo 15 puntos menos que en su triunfo del 2015. Los signos del desgaste quedaron a la vista y los que se vienen seguro serán mayores. El GM ya recordó: "Soy genéticamente frentista" y sus operadores deberán lubricar las alianzas con los 38 partidos del Frente Cambia Jujuy, especialmente con los peronistas de Primero Jujuy. Piqui Bernis, el jefe parlamentario, recuerda cada vez que puede: “Se ganan elecciones interpretando a la gente”. Tiene razón. Pero eso es cada día más difícil.