Danone, la dueña de La Serenísima y Villavicencio, puso en revisión sus negocios en la Argentina

La multinacional alimentaria francesa Danone, cuya facturación cayó un 9,3% en el tercer trimestre del año a nivel global, anunció una revisión de su estrategia en Argentina, en el marco de un plan de reorganización y de reestructuración de sus marcas en distintas partes del mundo. Los activos de la empresa en el país -que incluyen negocios con marcas como La Serenísima, Villavicencio, Villa del Sur, Nutrilón y otras- rondan los USD 548 millones y dados los malos resultados en el entorno “hiperinflacionario” del país, están primeros en la lista de aquellos de los que la empresa analiza evaluar.

En el tercer trimestre, Danone facturó 5.800 millones de euros (unos USD 6.800 millones) a nivel global, en baja de 9,3% con respecto al mismo trimestre de 2019, anunció la directora general de la empresa, Cecile Cabanis durante la presentación de los resultados trimestrales.

"Con el fin de alinearnos con la agenda de crecimiento rentable de entre 3% y 5%", el grupo anunció el lanzamiento de una "revisión estratégica completa, comenzando por una revisión inmediata de sus opciones estratégicas en Argentina y por la marca Vega (en Estados Unidos), cuyas ventas combinadas representan alrededor de 500 millones de euros" (585 millones de dólares).

"Otros activos podrán ser eventualmente revisados ulteriormente", agregó la empresa.

“Nos llevó más de 10 años armar este portafolio de categorías, y hay una clara cohesión”, dijo el CEO Emmanuel Faber en una entrevista telefónica con la agencia Bloomberg. “Miraríamos los activos que no mueven la aguja para Danone porque son demasiado pequeños o requerirían doblar su tamaño localmente, así que alguien más podría ser un mejor propietario”, agregó.

“El Grupo Danone tomó una decisión en la que se revisará estratégicamente el desempeño de algunos activos. Argentina forma parte de esa estrategia. Como empresa revisamos constantemente nuestro portafolio para asegurarnos que esté alineado con nuestras metas y objetivos. Este proceso que está por comenzar y, por lo tanto, no implica ninguna opción concreta. Llegado el caso, la empresa informará oportunamente cuando haya completado su revisión”, dijo la filial local de la empresa ante una consulta de Infobae.

“Durante los últimos 25 años, Danone ha desarrollado sus actividades en Argentina con relaciones comerciales históricas y en sociedad con empresas locales. Estamos confiados que esta revisión estratégica del negocio es el enfoque correcto para asegurar un futuro sostenible de nuestras operaciones”, detallaron fuentes de la compañía en el país.

En Argentina, Danone lleva tres años de números locales rojos en natural, con un 2019 que tuvo récord de pérdidas: con más de 100 millones de euros. La complejo situación local –así la definen en la filial– se explica por la recesión de los últimos años a la que se sumó el contexto inflacionario y el impacto de la pandemia.

La marca Vega de proteínas de origen vegetal era una de las grandes apuestas de la firma, pero los resultados peores a los esperados hacen que junto con el portafolio argentino sea uno de los dos negocios que peor rinden para la empresa. En el caso de la Argentina, además, la firma debió informar a sus accionistas en un apartado la manera en que ajusta los resultados de sus negocios locales dado el contexto “hiperinflacionario” en el que opera la firma.

“Danone ha estado aplicando la IAS 29 (N. de la R.: el estándar contable para contextos de alta inflación) en Argentina desde el 1 de julio de 2018. La adopción de la NIC 29 en este país hiperinflacionario requiere que sus activos y pasivos no monetarios y su cuenta de resultados sean reexpresados para reflejar los cambios en el poder general de fijación de precios de su moneda funcional, lo que conduce a una ganancia o pérdida en la posición monetaria neta incluida en el resultado neto. Además, sus estados financieros se convierten a euros utilizando el tipo de cambio de cierre del período correspondiente”, aclara el informe que pasa a calcular una caída real en las ventas medidas en euros del orden del 3,6% en la Argentina.

Danone sufrió de una manera particular la pandemia. Históricamente afectado por la baja rentabilidad de su negocio de lácteos frescos en todo el mundo, durante muchos años pudo maquillar sus resultados gracias al buen desempeño de sus principales marcas de agua, como Evian.

Sin embargo, la caída de la actividad económica en general y el desplome de la demanda corporativa como resultado de la suspensión de los eventos empresariales en todo el mundo como consecuencia de la pandemia de covid-19 redujo también a ese negocio.

En las últimas semanas la empresa vendió a cambio de 470 millones de euros mediante su participación en la empresa japonesa de bebidas Yakult Honsha, como parte de su racionalización a nivel global.

En ese contexto, la empresa empieza por someter a “revisión estratégica” a los negocios menos promisorios dentro de su portafolio. El término es un eufemismo para una de muchas alternativas, que pueden incluir la venta de parte o la totalidad de sus unidades locales, cierres o racionalizaciones.

Grupo Danone está presente en la Argentina desde hace más de 25 años y participa a través de sus tres unidades de negocios: productos Lácteos y de base vegetal, Aguas y Bebidas, y Nutrición Especializada. Cuenta con cuatro plantas industriales y marcas icónicas para todos los argentinos: Yogurísimo, Ser, Activia, Cindor, Danonino, Casancrem, Villavicencio, Levité, Nutrilón, entre muchas otras. Tiene alrededor de 5.000 empleados en el país.

 

Fuente: Infobae

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Economía

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...