Enfrentado con Messi, Bartomeu renunció a la presidencia del Barcelona

La junta directiva del FC Barcelona, tomó la decisión de dimitir hoy mismo, después de conocer la postura de la Generalitat de Catalunya, que le hizo saber esta mañana al club por carta que no ve “impedimentos jurídicos ni sanitarios para celebrar la votación del voto de censura, siempre y cuando se incluyan en el protocolo organizativo los requisitos que el grupo técnico PROCICAT presentó en la reunión celebrada el pasado 21 de octubre”. La respuesta del Govern (firmada por responsables de los departamentos de Presidencia, Interior, Salut y Deportes) es una negativa a la voluntad del club de aplazar “por cuestiones sanitarias” la votación, fijada en la sede única del Camp Nou para los días 1 y 2 de noviembre.

El protocolo al que hace referencia la Generalitat en su carta exigía una votación descentralizada para evitar aglomeraciones y disminuir el riesgo de contagio, algo que planteó el club azulgrana para los días 15 y 16 de noviembre pero no para los días 1 y 2 (proponía la sede única del Camp Nou), aduciendo que necesitaba al menos dos semanas para prepararlo. El club planteó hace días un protocolo con 21 sedes (13 en Catalunya, 7 en el resto del Estado y una en Andorra) pero aduciendo que necesitaba más tiempo para organizar la logística del voto en cada territorio.

Aunque en su respuesta la Generalitat no dice en qué fecha se debe celebrar el voto de censura, para no incurrir en un incumplimiento estatutario por las fechas se debería votar este fin de semana, pero el club aduce que no tiene capacidad logística para armar en pocos días un plan descentralizado que evite que los socios voten sin riesgo. Ante esta tesitura, la posibilidad de la dimisión ganó bastantes adeptos en la junta en las últimas horas hasta ser mayoritaria. Por otro lado, los impulsores del voto de censura, Jordi Farré y Marc Duch, han reiterado hoy mismo que si no se convoca hoy el voto de censura tomarán medidas legales contra los miembros de la directiva.

En un escenario de pandemia cada vez más desbocada, con más contagios y con el índice de rebrote cada día más elevado, la junta del FC Barcelona esperaba que la Generalitat le diese luz verde y garantías legales para aplazar la votación a pesar de que con eso se incurriese en incumplimiento estatutario. Al no haber obtenido este permiso del Govern, o la junta convocaba el voto de forma descentralizada incumpliendo los límites estatutarios de fechas, o dimitía. Esta posibilidad es la que ha ganado más terreno en las últimas horas hasta concretarse en la reacción de hoy, mientras crecía entre los directivos la sensación de que hay una voluntad política desde la Generalitat de provocar que haya cuanto antes un presidente y una junta con un tono más afín a sus postulados soberanistas.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...