Tarde de furia en la frontera con Villazón

La crónica comienza en la jornada de martes, cuando a lo "guapo" cientos de ciudadanos de Villazón ingresaron a territorio argentino para trasladar mercadería de un lado a otro. Se organizaron en grupos de choque, para intimidar a las fuerzas federales apostadas en La Quiaca, a tal punto de que desde el lunes no había ningún gendarme o policía federal en el límite internacional.

Para prácticamente adueñarse del barrio Santa Clara, usaron la memoria de la mujer atropellada días atrás en el paraje Ojo de Agua, cuyos restos aún no fueron repatriados.

Avenida España Norte y el sector barrial antes mencionado se transformaron entonces en una zona liberada para el contrabando de todo tipo de productos, hasta electrodomésticos cruzaban la frontera ante la pasividad de las autoridades.

Eso poco les importó a los comerciantes mayoristas quiaqueños, vendieron hasta lo que no tenían, lejos de respetar las normas de bioseguridad y el distanciamiento social, colaboraron para que La Quiaca sea un caos.

Durante la mañana del miércoles la historia se repitió, contrabando "alevoso" y sin control transcurría en suelo quiaqueño, los bagayeros bolivianos coparon la parada, en términos de la jerga callejera.

Los vecino quiaqueños, encerrados en sus casas, preguntaban si alguna autoridad intervendría para acabar con tanta ilegalidad, a plena luz del día y a la vista de todos.

Enfrentamientos

En la tarde del miércoles, la Policía de Jujuy decidió intervenir, hubo una batalla campal entre la fuerza y los contrabandistas, calle por calle, cuerpo a cuerpo, los efectivos debieron batallar para recuperar la normalidad.

Fueron atacados con piedras y todo tipo de elementos contundentes.

El Cuerpo de Infantería, dependiente de la UR5, merced al entrenamiento para resolver este tipo de situaciones, después de tensas horas logró disuadir a los usurpadores, debiendo utilizar para ellos gases lacrimógenos y postas de goma.

Restableciendo el orden y en parte la soberanía nacional, los ciudadanos bolivianos se replegaron hacia su territorio, donde ninguna autoridad o fuerza hizo algo al respecto.

En tal sentido desde el Concejo Deliberante y el municipio de La Quiaca, anunciaron que "a partir de hechos de público conocimiento, y ante la imposibilidad de parte de las fuerzas federales de controlar el desborde en línea de frontera, el Concejo Deliberante mediante Ordenanza 20/2020 ha definido 48 horas de cierre total de actividad comercial mayorista y minorista en nuestra ciudad a partir de las 0 del día 29/10/2020, a los efectos de resguardar la seguridad y la salud de los habitantes quiaqueños".

Medida para calmar los ánimos caldeados entre ambas ciudades fronterizas, también desde la comuna argumentaron tajantemente que "no se encuentra garantizado el plan de fronteras seguras, y quedó vulnerado en la zona las condiciones y garantías básicas en lo que refiere a lo sanitario y medidas vigentes".

Los únicos rubros que se encuentran exceptuados son farmacias, restaurantes y delivery gastronómicos.

La ordenanza se encuentra promulgada por el Ejecutivo municipal mediante Decreto 218/2020.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...