"El dólar blue llegó a un valor  absolutamente desproporcionado"

Contador y docente titular de la carrera Administración Financiera de la Facultad de Ciencias Económicas, de la Universidad Nacional de Jujuy (Unju), e investigador categorizado por la Coneau.
El especialista se refirió al precio del dólar paralelo y afirmó que la moneda sube porque no hay oferta. Además, afirmó que "las devaluaciones son malas pero a veces son inevitables".

-¿Qué pasa con el dólar blue que sube y baja su precio?

-La situación del dólar en la Argentina no es nueva, lleva décadas, en algunos momentos más angustiantes, en otros menos, pero esto es una situación que deriva de la escasez de dólares. Esto es fruto de que en el país, hace 12 años las exportaciones están planchadas, hoy no superan los 65 mil millones de dólares.

Para que haya dólares hay que exportar y con eso habría una oferta suficiente. Con 100 mil millones de dólares de exportaciones, en el país sobrarían los dólares y no tendríamos problemas, pero ante estas circunstancias de escasez empiezan a aparecer las medidas tendientes a controlar la demanda. Cuanto más se controla la demanda, más se crea la expectativa que "se va a devaluar en algún momento".

Esto es un círculo vicioso, porque en el mercado ilegal, que es un mercado chico y los costos de las empresas no se constituyen por el blue, porque cuando compran insumos y materia prima importada pagan al dólar oficial, a 83 pesos. Hay una brecha muy grande entre el dólar oficial y el blue, entonces el empresario piensa que por un producto, en unos meses va a tener que pagar un mayor valor, y comienza a buscar por afuera del dólar oficial, en este mercado muy chiquito que encima este año se vio restringido totalmente por el tema de la pandemia, porque gran parte de este mercado se abastece de los dólares que traen los turistas extranjeros y al llegar al país lo cambian por pesos. Como esto está absolutamente cerrado, no hubo oferta de dólares en este mercado, entonces cualquier demanda presiona fuertemente hacia la suba.

El dólar blue llegó a un valor absolutamente desproporcionado. El dólar oficial es un dólar que no está atrasado y que mantiene el poder de compra en función de los niveles de inflación del país. Pero claro, cuando hay por adelante ese panorama de un dólar a 195 pesos empiezan a buscarse alternativas que no hacen más que empeorar la situación.

-¿El precio del dólar blue qué impacto tiene en el mercado interno?

-No debería tener impacto en el mercado interno, pero lo tiene, porque las empresas que compran insumos importados, si bien hoy lo pagan a 83 pesos, no saben a cuánto lo van a tener que pagar en un mes, y cuando ven que el dólar paralelo esta tan desfasado del oficial, siempre se piensa que va a haber una devaluación. Entonces empiezan a cubrirse de la posible devaluación, empiezan a aumentar sus precios como si hubiesen pagado al valor del blue y esto genera inflación.

Y por otra parte, el común de la gente que tiene alguna capacidad de ahorro, aunque sea pequeña, que venía comprando dólar ahorro todos los meses, ve que a ese ahorro la inflación se lo está comiendo, busca alternativas: algunos se van al plazo fijo que empata la inflación, pero otros, con más desesperación, dicen "yo compro el dólar al precio que sea" y lo pagan a cualquier precio, por eso sube, porque hay quienes lo pagan.

-Hay mucha confusión en torno al dólar blue, es difícil de explicar...

-Tenemos una historia de 50 años con este tema, y siempre terminó con una gran devaluación. Eso que era una cuestión potencial que podía ser o no, terminaba siendo, la gente que sufrió esto antes dice "bueno yo pago cualquier cosa para proteger mis ahorros".

La Argentina tiene una economía bimonetaria, acá muchas operaciones, sobre todo de bienes y autos, se valorizan en dólares y la gente al adquirirlos, piensa en dólares. Esto no ocurre en Chile, Bolivia o en otros lados, la gente piensa en la moneda nacional, pero ¿por qué? Porque no tienen la inflación que tenemos nosotros.

El Gobierno ahora ha tomado alguna medida tratando de reducir la brecha, tuvo efecto, porque está bajando, aunque sigue siendo carísimo, la brecha se va achicando.

-¿Son acertadas las medidas del Gobierno para controlar la disparada del dólar?

-Sí, sirven, pero son parches que están poniendo. El ministro anunció la semana pasada que como las medidas anteriores que habían tomado en el Bcra, que era de mayor restricción, no dieron buenos resultados, porque justamente el dólar blue se disparó, entonces decidió dar marcha atrás y empezó a hacer lo contrario.

Liberar un poco y favorecer que en mercados legales, como es el contado con liquidación y el dólar bolsa, haya mayor oferta de dólares, es una nueva medida. Porque el problema es que faltan ofertas.

Lo mismo que la baja de las retenciones a los exportadores, para impulsar a que liquiden exportaciones. Pero ha sido muy poquito, bajarle 3 puntos no ha sido un incentivo suficiente para que los exportadores se animen a cambiar sus dólares. Son parches que tienen efectos positivos, pero que no resuelven la problemática de fondo.

-¿Cuál es la problemática de fondo?

-Que hayan más exportaciones, que ingresen más dólares genuinos del exterior, por eso el Gobierno decidió abrir el turismo desde este fin de semana.

-¿Recomendaría devaluar?

-Las devaluaciones siempre son malas, porque significa el reconocimiento explícito de la pérdida del poder adquisitivo de la moneda. Ahora, a veces, por más de que sea mala, es inevitable y a veces hay que hacerlo.

Pero una devaluación suelta, como ya hubo en el pasado, no sirve, porque no arregla la situación, sirve para un tiempo y después la carrera empieza de nuevo. Acá tiene que haber un conjunto de medidas o programa económico coherente, monetario, fiscal y cambiario.

Lo principal acá es la disminución del déficit fiscal, para eso se tiene que aumentar impuestos o bajar el gasto. Subir impuestos sería una locura, porque ya los impuestos son demasiado altos. Siempre en los gobiernos hay mucha resistencia a bajar el gasto.

Es necesario un ajuste, porque el Estado gasta más de lo que debe, y como no tiene con qué afrontar los gastos, tiene que emitir moneda y eso impacta en inflación y subida de los precios. La devaluación suelta no sirve si no va acompañada por un conjunto de medidas coherentes entre sí. La devaluación debería ser lo último que se deba hacer.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...