Fotógrafos jujeños en  Muestra Virtual "En Pausa"

Dos fotógrafos jujeños participan de la Muestra Virtual Internacional de Fotografía "En pausa/ On Hold", organizada por el Museo de la Cárcova, dependiente de la Universidad Nacional de las Artes (UNA), agrupa trabajos de lugares tan distantes como Europa, Oceanía, Asia, África, Latinoamérica y América del Norte.

"La primera idea del museo de organizar una muestra con imágenes de los cinco continentes fue permitirnos conectar con la vida durante el aislamiento en todo el mundo desde la perspectiva del arte", dijo Sandra Torlucci, rectora de la UNA, "son como antídotos contra la pandemia".

La colección abrió de forma simultánea con la plataforma del Festival Internacional de Fotografía PhotoVisa (Rusia), y capta instantáneas a nivel global de las experiencias y nuevas prácticas sociales que impuso la Covid-19.

De acuerdo con los organizadores, la muestra interpela y golpea al espectador. "Es un caleidoscopio único que nos acerca a la mirada sobre el virus de fotógrafos consagrados y emergentes", precisa Torlucci.

Al decir de las encargadas de la curaduría de esta muestra, Elda Harrington y Silvia Mangialardi, "algunos asumieron una mirada tragicómica, irónica, otros recurrieron a refugiarse en sus fantasías y otros salieron a atestiguar lo que sucedía para procesar lo que nos estaba pasando. Era la espera. La vida en pausa. Todos ellos muestran algo de lo que nos atravesó y que no sabemos cuándo dejará de ser".

Silvia Mangialardi, se preguntó el día de la inauguración de la exposición. "¿Qué puede aportar una muestra al desafío emocional que tenemos que enfrentar?" Como si fuera un laboratorio social, las fotos elegidas ensayan respuestas a la vez que dejan ver las experiencias de personas comunes en distintos países bajo la impronta del agobio, la soledad, el miedo y, en el mejor de los casos, el tedio que se vive en el mundo.

"A todos nos atravesaron emociones muy fuertes, pero los artistas siguieron creando cuando el mundo entró en pausa", agregó Mangialardi. Para ambas curadoras, que trabajaron en diversas ediciones del Festival de la Luz, el arte se cuela donde otras disciplinas no pueden hacerlo. Elda Harrington contó que para la exposición visitaron cientos de portfolios, sitios virtuales dedicados a la fotografía, convocatorias, redes sociales y agencias de artistas de todo el mundo. Catorce destacados colegas internacionales y directores de museos y festivales como el curador australiano Alasdair Foster, Enrico Stefanelli (director de Photolux) y Jim Casper (de Lens Culture) colaboraron con ellas.

Desde Jujuy

Entre tantas imágenes, por ejemplo, el fotógrafo jujeño César registró con su cámara a mujeres humildes de la Quebrada de Humahuaca que se vieron forzadas a vender alimentos en las calles de Maimará para subsistir.

Él, nos cuenta su experiencia: "Esta pandemia y larga cuarentena puso a prueba nuestro carácter, voluntad y determinación para enfrentarla. Todo era novedoso y nada sabíamos. Cuando se permitió el turismo local, después de más de 100 días sin casos, de inmediato salí a fotografiar a la Quebrada de Humahuaca.

Grande fue mi sorpresa cuando me enfrenté a la realidad. Los pueblos que siempre visité y estaban llenos de turistas ahora parecían pueblos abandonados. Lo que vivencié me conmovió, era casi una pesadilla y deseaba que lo fuera.

Me armé de valor, empecé a buscar a la gente y la encontré en el mercado de Maimará. Allí entablé una charla amena con cada vendedora, a las que luego retraté. Me contaron cómo fue el estricto confinamiento y cómo los agricultores tuvieron que regalar lo que no pudieron vender.

Luego de disfrutar unos diez días de recreación inevitablemente llegó el virus a nuestra provincia y volvimos a fase uno. Desde mediados de setiembre decididamente salgo al centro mismo de mi ciudad para registrar los efectos de la pandemia. Y así continúo."

Por su parte Carolina Franco, con una serie de paisajes urbanos de la capital jujeña, muestra la dramática realidad de las calles sin personas a la vista, y en palabras de la profesora de Letras, Jorgelina Balut, se define así: "La campana de nuestra catedral ha dejado de anunciar la misa y la plaza principal ya no tiene permiso a convocar. Por sus calles desguarnecidas solo transita una tímida lluvia de invierno, mientras persianas y vidrieras cierran como barrotes, la gran celda. Empapado en lágrimas mi pueblo llora la pandemia..." y Santiago Noro suma el relato de nuestro querido pulmón capitalino, el Parque San Martín: "Los sonidos de los parques hoy se convirtieron en un silencio ensordecedor. Y es que los niños pasaron de ser la esperanza de las familias a ser un posible riesgo. Las cintas de peligro son una triste metáfora de esta situación...".

La exhibición de estas fotografías estará disponible hasta el 31 de marzo de 2021 de forma virtual en: www.museodewlacarcova.una.edu. ar/en-pausa

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...