"En un principio venía por  vacaciones por dos meses"

Con la mirada siempre en el exterior y en la búsqueda de conocer nuevas culturas, Florencia Santillán de vacaciones en Medio Oriente se reunió con su hermana y, justo antes del cierre de vuelos por la pandemia, surgió la decisión de quedarse al conseguir empleo. Desde hace meses vive en Bahrain, en la Isla Amwaj que da al Golfo Pérsico.

Siempre tuvo un apetito por conocer nuevas culturas.

Sabía que era posible porque sus hermanos ya se habían ido de casa con rumbos diferentes desde hace años, y al visitar a su hermana Febe de vacaciones pronto se convirtió en una oportunidad que no dudó en tomar.

"Son casi nueve meses, salí justo antes de que empiece la cuarentena en Argentina y llegué acá y también empezó en todo el mundo. En un principio venía por vacaciones por dos meses porque me encantaba la zona de playa", recordó y salió la posibilidad de trabajar en la misma escuela de danza con su hermana.

Sucede que Flor, como la llaman, confió en que lograr un trabajo junto a su hermana ya establecida era la ocasión para concretar su sueño y no dudó en tomar la decisión porque podía afrontar el reto. Es bailarina y toda su vida hizo danza desde los cinco años, se recibió de profesora de danza en el Instituto Superior de Arte de la Escuela "Norma Fontenla", por lo que la oportunidad de enseñar danza en ese país fue clave para quedarse.

Hasta el año pasado ejerció como docente en varias escuelas jujeñas públicas, enseñando expresión corporal y danza, y la última fue en la Escuela "Marina Vilte" en 2019, de quienes guarda un gran recuerdo de sus alumnos y colegas.

La inquietud de viajar y establecerse en otro país siempre estuvo. Su hermano menor Gonzalo vive en Estados Unidos y ya tiene familia, y su hermana Febe fue quien había partido también hace años a Suiza y hace unos pocos se cambió a la isla Bahrain, quien la alentó a quedarse y se dio la oportunidad de que pueda trabajar con ella en la misma escuela de danza.

Debido a la pandemia, y que pese a que en ese país no hubo cuarentena obligatoria y cerraron estudios, gimnasios, escuelas, centros comerciales, bares y restaurantes. Por ello ambas dejaron de trabajar en la escuela y apelaron a sus propios proyectos, y en su caso debido a que allí gusta todo lo latino, comenzó a dar clases particulares de tango, una de las danzas en que se especializó. Mientras tanto, su hermana hizo asesoría de imagen para producciones de moda y comerciales, y en un proyecto en común ambas prevén en diciembre lanzar su propia escuela de artes, que incluye todas las artes, danza, música, canto, y pintura.

El idioma oficial es el árabe, pero al tratarse de una isla muy cosmopolita se habla mucho inglés, idioma que Florencia venía estudiando desde hace años ante la experiencia de sus hermanos. "Ya me preparaba de antemano sin saberlo", explicó.

Por sus características, la apertura comercial y gran presencia de extranjeros latinos, norteamericanos y europeos que trabajan allí, es más abierto a nivel de cultural por lo que pueden salir con su ropa que eligen con cautela respetando su cultura, pero no deben usar las prendas tradicionales.

"Es muy lindo, son muy familieros, le encanta estar en familia; la comida típica es muy rica, la carne, lo único que me cuesta es lo picante, y de a poco me estoy adaptando. Obviamente es estar en un lugar nuevo donde no conocés a nadie, otro idioma, lejos de amistades, y es adaptarse, un proceso que tiene que pasar", afirmó. De hecho, siente que se está adaptando, con la ventaja de la experiencia de su hermana. "Los extranjeros son bien recibidos, más los argentinos porque cuando preguntan dicen ‘Messi‘, son fanáticos del fútbol", detalló finalmente.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...