A seguir "remándola"

Nuestro lector sabe que los tiempos difíciles han surcado toda la vida en la existencia humana.

Cada episodio de nuestra larga historia ha tenido malos y buenos momentos.

Las adversidades han hecho que aprendamos, que saquemos fuerzas, que sigamos adelante, haciendo "de tripas corazón" y saliendo adelante.

Muchas calamidades han afectado la corta vida de la especie humana. No sólo los desastres naturales históricos de la edad antigua como el volcán Vesubio, del sur de Italia que arraso con Pompeya, los terremotos en la antigua China como el de Hopeh y los 25.000 muertos, sino también la acción humana, sin explicación coherente, como el incendio de Roma por Nerón o los saqueos continuos que realizaban las hordas vikingas en las ciudades europeas.

Pero poco sabemos de lo que pasó en nuestras tierras americanas, porqué grandes civilizaciones como Tiahuanaco, con más de 5000 años de historia y luego de haber creado ciudades con un sistema de riego y observatorios naturales para calcular la época de lluvia, la siembra, la cosecha y las fiestas a sus dioses. Nadie sabe por qué esta civilización desapareció o se descentralizó, pero se cree que fue una gran sequía y que marcó el fin de Tiahuanaco pero el nacimiento de otras pequeñas comunidades y pueblos, los que conocemos ahora, o sus descendientes y la transformación de aquellas comunidades.

No podemos dejar de mencionar las famosas pestes, las de la Edad Antigua y Media, la famosa peste negra y que debido a la falta de higiene en las ciudades diezmó por un largo período cobrándose la vida de gran parte de la población europea. En esta época surgieron obras de la literatura medieval que nos dan una idea de cómo las personas que pudieron sobrevivir se la pasaban.

Uno de mis libros favoritos es precisamente un libro que fue escrito en la época de la peste y que es una selección de cuentos que los italianos que salían de la ciudad y se refugiaban en el campo, leían al cuidado de sus amigos y familiares, lejos de la peste que mataban cientos de personas en las ciudades. Este libro tiene cuentos burlescos y hasta eróticos, es el famoso "Decamerón" del escritor y humanista toscano Giovanni Boccaccio y que seguramente el cinéfilo conoce por la legendaria película homónima de 1971, dirigida por Pier Paolo Pasolini.

La falta de especias y la posibilidad de hacer negocios con Oriente, esta falta de conexión comercial entre la Europa Medieval y el Lejano Oriente, con ciudades que habían tenido su apogeo en China y cuyos testimonios de opulencia y asombro conocemos a través de las crónicas de Marco Polo, esa falta, esa interrupción de comunicación hizo que los hombres se las ingeniaran y buscaran un camino alternativo en un mundo que hasta ese entonces se creía que era plana, cuadrada y cuyos mapamundis exhibidos en los museos de Europa lo demuestran sobretodo el mapamundi de la catedral de Hereford, en la campiña inglesa, muy cerca de Oxford.

Es que hasta que Colón y sus barcos llegaron a América, no se sabía que la Tierra era redonda y mucho menos que al otro lado del océano Atlántico había un continente con muchísimas civilizaciones, muchas a la altura del Antiguo Egipto o la Mesopotamia y muchas de las cuales habían tenido su apogeo mucho antes de la llegada de los españoles, que las vieron en ruinas o las transformaron en ruinas debido a la riqueza metálica que para los nativos sólo tenía un valor decorativo o simbólico pero no un valor de mercancía o intercambio.

En estas circunstancias de crueles desentendidos, imposiciones, traiciones, idas y venidas, surgieron también crónicas de españoles, indianos o mestizos, como la del Inca Garcilaso de la Vega, y no confundir con el poeta español del renacimiento Garcilaso de la Vega con sus famosas églogas y la historia de Polifemo, el gigante. La necesidad hace que salgamos adelante con nuestro ingenio y la sigamos "remando".

Y es que para seguir remando y seguir "dándole pal ante" necesitamos un poco de motivación y quizás hasta una mano dura, en este caso, las circunstancias de la pandemia, pero que puede ser una situación económica o una catástrofe natural.

No nos olvidemos que una de las obras más conocidas de la literatura española, "El Lazarillo de Tormes", fue escrita en una España diezmada por la pobreza y la mala administración de las riquezas. Pero nuestro héroe, Lázaro, salió adelante.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...