Diputados aprobó la Ley del impuesto a la riqueza

La Cámara de Diputados aprobó y envió al Senado el proyecto de ley que establece la creación de un Aporte Solidario y Extraordinario para los patrimonios superiores a los 200 millones de pesos, con el fin de recaudar $300 mil millones para volcar a planes productivos y sanitarios.

Tras un debate de trece horas -se inició a las 14.30 del martes-, el oficialismo consiguió 133 votos para aprobar el proyecto con el apoyo de representantes de bloques provinciales.

En tanto que Juntos por el Cambio encolumnó a 115 diputados detrás del rechazo, entre ellos la representante del Movimiento Popular Neuquino y la lavagnista Graciela Camaño.

Los dos diputados de la Izquierda se abstuvieron al momento de votar, en tanto que se registraron cinco ausencias.

El primer tramo de la sesión fue conducida por el vicepresidente de la Cámara baja, Alvaro González (PRO), pero a las 21 se incorporó el presidente del cuerpo, Sergio Massa, luego de que los médicos consideraran que no debía seguir el aislamiento debido a que el hisopado que le hicieron a un miembro del FMI con el que había estado en contacto finalmente dio negativo en coronavirus.

El proyecto de Aporte Solidario y Extraordinario alcanzaría a menos de 10 mil personas, según la Afip, es decir, 0,8% del total de los contribuyentes que presentaron declaración jurada de bienes personales.

La recaudación se destinará a comprar equipamiento de salud para atender la pandemia, apoyar a las pymes con subsidios y créditos, urbanizar los barrios populares con obras que empleen a las/os vecinas/os de cada barrio, hacer obras y equipar a YPF para producir y envasar gas natural y financiar un relanzamiento del plan Progresar para que las/os jóvenes puedan seguir estudiando.

A lo largo del debate los legisladores oficialistas defendieron el proyecto con el argumento de reforzar las arcas públicas debido a la caída de la recaudación, y la necesidad de asistir al sistema sanitario y productivo, mientras desde la oposición sostuvieron que es un "impuesto confiscatorio".

Al abrir el debate, el presidente de la Comisión de Presupuesto, Carlos Heller (FdT), dijo que "no somos hinchas del déficit sino que somos enemigos del ajuste".

Tras reiterar el carácter "solidario y extraordinario de la iniciativa", el diputado puso de relieve que el país está "ante una situación de emergencia" y se pretende con el aporte "alcanzar a aquellas personas que son titulares de grandes fortunas" para "morigerar" en los sectores más vulnerables "los efectos de la pandemia".

Su compañera de bloque y titular de la Comisión de Finanzas, Fernanda Vallejos, aseguró que el proyecto representa "un intento de paliar en algo los vergonzantes niveles de injusticia que lastiman a nuestra sociedad".

Desde la oposición, el vicepresidente de la Comisión de Presupuesto, Luciano Laspina (PRO), en su discurso adelantó el rechazo de Juntos por el Cambio.

Dijo que se trata de "un impuesto a la inversión en la Argentina".

En la misma línea se expresó el radical Luis Pastori, quien justificó su rechazo al afirmar que se trata de una iniciativa con un "sesgo claramente antiempresa y antiinversiones".

El titular del bloque de Consenso Federal, Alejandro "Topo" Rodríguez, adelantó el voto favorable de la mayoría de su bancada pero dijo que "no sería completo si a la par no discutiésemos de inmediato, antes de fin de año, un impulso para los verdaderos generadores de empleo que son las pymes".

Mientras, su compañera de bloque Graciela Camaño rechazó el proyecto por considerar que "desalienta las inversiones privadas y genera inseguridad jurídica y desconfianza en el país".

Sancionó la Ley Yolanda, de formación ambiental

La Cámara de Diputados convirtió ayer en ley el proyecto que establece la formación integral en medio ambiente para las personas que se desempeñen en la función pública, conocida como Ley Yolanda, en homenaje a la primera secretaria de Recursos Naturales y Ambiente Humano de Argentina, Yolanda Ortiz. Con la sanción de esta ley, concluyó una maratónica sesión de la Cámara baja, que había comenzado el martes al mediodía y concluyó ayer a las 8.20, tras casi 20 horas y media de debate. El proyecto, que ya había sido aprobado por el Senado, fue sancionado por la Cámara baja con 213 votos a favor y 1 en contra, que correspondió al diputado del PRO de Neuquén Francisco Sánchez y 2 abstenciones.

El debate contó con la presencia de referentes de organizaciones ambientalistas en el recinto de la Cámara baja, que celebraron la sanción de la iniciativa. El texto se debatió en el marco de una extensa sesión que se había iniciado el martes al mediodía, en la cual se aprobaron también los proyectos de Aporte Solidario Extraordinario a las Grandes Fortunas y modificaciones a la ley de Manejo del Fuego para proteger a los bosques y terrenos de los incendios para que no puedan ser utilizados con fines especulativos. Al defender el proyecto, la diputada de Frente de Todos Gabriela Cerruti sostuvo que “estamos discutiendo de sistema económico productivo” y puso de relieve la importancia de la lucha por el medio ambiente de los movimientos feministas, al afirmar que en Argentina “también tenemos que sumarle la lucha de los organismos de derechos humanos que transformó el sentido común colectivo”.

Desde el PRO, Camila Crescimbeni también manifestó su respaldo a la iniciativa y afirmó que se trata de trabajar una política de Estado que, según dijo “atraviese a los gobiernos”, al asegurar que “Yolanda llegó para quedarse”. En tanto, la diputada de Consenso Federal Graciela Camaño consideró que “hay que sacar a la política ambiental de la grieta”, al considerar que “debe ser un tema que nos preocupe y nos ocupe”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...