Falta compromiso de los dueños contra la sarna

Un cachorrito de dos meses sin un pelo, con seborrea y el olor típico de la sarna, empezó el martes su tratamiento contra esa enfermedad de la piel. Fue posible porque una joven del barrio Florida de Palpalá lo rescató, luego de haber sido abandonado por un vecino y se acercó al operativo que lleva adelante el municipio siderúrgico.

 

Hoy y mañana el tratamiento antisárnico se brindará en el SUM del barrio 2 de Abril de Palpalá, en el horario de 9 a 12 y de 16 a 19.

 

Se calcula que la localidad tiene entre 24.000 y 25.000 perros, de los cuales el 15 % a 20 % tiene sarna y de ellos sólo el 10 % se acerca para recibir los inyectables gratuitos.

Carmen Aisama, veterinaria del sector de Zoonosis de la Municipalidad de Palpalá, aclaró que "no existe la vacuna preventiva para la sarna, sí el tratamiento que hace que se cure algún tipo de sarna y en otros no".

El objetivo de estas acciones apunta a brindar mejor calidad de vida a los animales y a su vez terminar con algunos mitos y prejuicios.

"La idiosincrasia de la gente de antes y que perdura es que al perro con sarna, como no lo pueden curar con remedios caseros, optan por decir que lo tienen que matar -"le puse de todo y no quiero que sufra", dicen- pero que se entienda que todas las patologías de piel tienen un tratamiento", remarcó la profesional.

"La sarna democécica no la curás pero se le da mejor calidad de vida a la mascota. El perro nace con eso y tiene que ver con su inmunidad si sufre de estrés sumado a que puede haber sido abandonado, lo controlás pero cuando le bajan las defensas le vuelve otra vez. Pero hay gente que lo mantiene bien, que le da las comodidades", agregó.

Otro grave problema es la aplicación, por ejemplo, de aceite quemado; una aberración que puede empeorar mucho el cuadro.

"Llegan a poner el aceite negro que sacan de los autos, que ya no se usa más y está sucio, lo embadurnan entero. Hay perros que no les pasa nada pero hay algunos que hacen una reacción a la piel, que es un órgano que normalmente respira, por eso tenemos poros. Le ponen el aceite, le tapan los poros, la piel deja de respirar y la patología se hace peor, tiene todo inflamado. Ese es el error de la medicina casera, lo que se les ocurra le ponen, falta que le prendan fuego", se lamentó Aisama.

Con el calor se multiplica

El tratamiento antisárnico en Palpalá se realiza siempre en esta época porque la enfermedad con el aumento de temperatura y la humedad se multiplica a mayor velocidad. "En el verano vas a ver más perros con síntomas de sarna, con el frío en el invierno como que se aletarga el ácaro pero no siempre porque ahora todo el año hace calor", consideró la veterinaria.

La campaña siderúrgica se solía realizar puerta a puerta pero ahora es con puesto fijo, "vamos a un lugar específico y se habla con el Centro Vecinal para difundir. Este mes vamos a estar en San José, 2 de Abril y Las Tipas pero el vecino se tiene que comprometer a curar a su perro y llevarlo hasta allí", expresó sobre la modalidad de trabajo.

Puntualmente hoy y mañana el tratamiento se brindará en el SUM del barrio 2 de Abril, en el horario de 9 a 12 y de 16 a 19.

Aisama resaltó que "estamos aplicando inyectables y el tratamiento varía, hay perritos que necesitan 3 o 4 dosis (una vez por semana) depende de qué tan lastimado estén pero hay otros que vienen hasta 9 veces y recién se les da el alta. Cuando hay que comprar antibióticos o bañarlos para sacarle la seborrea es todo un compromiso del dueño, de querer a su mascota".

Vacunación antirrábica

Por otra parte, la vacuna antirrábica es un arma muy poderosa que tiene Palpalá, dado que existen familias donde tienen un perro pero hay otras con 23 o 24.

También está la situación generada en Río Blanco donde muchos animales son abandonados en ocasión de las peregrinaciones.

Lamentablemente los vagabundos son los que mantienen latente el ácaro de la sarna porque hay gente que no se anima a tocarlos ni llevarlos al tratamiento.

En el 2019 la comuna aplicó unas 20.000 dosis de antirrábica, este año fueron menos por la pandemia. Pero de los dueños de mascotas hay menos compromiso contra la sarna.

Aspectos de la enfermedad y tipos

La sarna en perros es una enfermedad de la piel causada por varios tipos de ácaros, que puede tener graves consecuencias si no se trata adecuadamente. Generalmente, se da por contagio directo con algún otro animal afectado o con objetos que hayan estado en contacto con éste. Aunque son varios los tipos de sarna que pueden padecer los perros, los más comunes son la sarna democécica y la sarna sarcóptica. Estos ácaros se encuentran en todo el mundo y pueden afectar a numerosas especies. Picor excesivo, zonas sin pelo, erupción, inflamación de la piel y escamas cutáneas son algunos de los principales signos de la sarna.

Dos tipos diferentes

La veterinaria del municipio siderúrgico dijo que “hay dos tipos de sarna que son muy diferentes: una que sí se contagia que es la sarcóptica, que se contagia a los otros perros y hay otro la democécica que no se contagia, es individual, de cada animal. La sarcóptica era la más común pero ahora está casi igual que la democécica”. Puntualizó que “en Palpalá tenemos de los dos tipos y hace cuatro años que hacemos tratamientos”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...