Tiene 17 años, es de El Bolsón y construyó un Ford T como proyecto para su escuela

El impacto de Henry Ford en el mundo empresarial es incalculable. Más allá de haber logrado producir el primer automóvil bajo la cadena de producción masiva (Ford T), adelantó una serie de pronósticos que con el correr de los años fueron tomando forma y color en el universo laboral.

Un siglo despues, pero en Rio Negro, Brian Muller (17), alumno de quinto o año del Colegio Tecnológico del Sur, construyó un Ford T de 1908 a escala como parte de un proyecto escolar. Una maravilla idéntica al original, incluso el mismo color en pintura acrílica.

Henry, que creció en una granja junto a su padres, a los 17 años decidió marchar a Detroit para convertirse en ayudante de un taller mecánico. Fue en 1895 cuando construyó su primer automóvil: un modelo que solo alcanzaba los 32 km/h.

El Model T protagonizó la gran revolución de la incipiente industria a principios del siglo pasado, porque fue el primer modelo en fabricarse en serie. Si bien Henry Ford no fue el primero en aplicar este sistema en la industria, porque ya lo había implementado Oldsmobile, fue quien consiguió imponerse por el suceso comercial del modelo. El T fue el auto más producido del planeta durante casi 45 años: entre 1908 y 1927 se fabricaron 15.007.033 unidades.

“Aplique todos los conocimientos del taller de laboratorio para poder construir el modelo”, explicó. Sobre todo, “lo referido a la electrónica, mecánica que fue lo más complejo para que funcione”, le cuenta Infobae.

El proyecto de Brian, obtuvo un 10 como nota final. Ya que no solo cumplió con la consigna “construir un auto”, sino que lo hizo andar. “Es bastante lento porque el modelo original tiene sus llantas lisas, y eso no permite que se adhiera a la superficie y retarda la velocidad”.

Para crear su auto, Briana usó “de todo, desde goma eva hasta palitos de crochet. “Primero necesité la ayuda de mis profesores y fue duro, porque años anteriores lo hacíamos en el laboratorio”, reconoce. Luego el conocimiento de su tío Daniel, que es camionero y conoce el mundo de la mecánica automotora. “Con el resolví lo complejo, la dirección, el chasis”, dice. También invitó a un amigo de la familia, Roberto Zunino, que lo oriento en el proceso porque en total fue casi un año de dedicación.

Necesito materiales de todo tipo, y sobre todo ingenio: tapas de cremas hidratantes para las ruedas, palitos de crochet, un motor que encontró en la escuela, inclusive le puso luces led. “Gasté $2000 pesos en promedio”.

El motor, la clave de todo

“El motor es de 3V, bien chiquito, con una caja reductora de engranajes, que es lo que le da la fuerza al auto para poder avanzar. Y tiene otro motor que se encarga de mover la dirección”, explicó. El vehículo se maneja con un control. “Es un radiocontrol, que usa una frecuencia de radio para funcionar y tiene una perilla para la dirección y movimiento”.

La muestra se puede ver en el canal de Youtube Contenido Multimedia CTS, donde también están los trabajos de los otros alumnos de su curso.

Pasión por los autos y los barcos

El Ford T es todo un emblema para la historia automotriz, y Müller se valió de él. “Siempre me gustaron los autos clásicos. Sobre todo, los primeros que dan origen a los modelos que hoy conocemos. Aunque mi auto este listo, lo voy a perfeccionar quiero que pueda andar más rápido”, dice.

A su vez, el auto forma parte de la familia Müller. “Mis bisabuelos -inmigrantes suizos- anduvieron en uno así cuando vivían en el Bolsón. Realmente tiene mucha historia, porque eran agricultores como Henry y usaban el auto para trasladar lo que cosechaban, así que guardo varias de sus fotos”, completa.

Por otra parte, es un hito de la historia automotriz: “Sentó muchos de los avances que tienen los autos en la actualidad. Por ejemplo, fue uno de los primeros en tener el volante a la izquierda”, destacó el joven, que sueña en convertirse en ingeniero mecánico naval. “Ahora quiero hacer un barco”, sostiene.

Desde el año 2000 el Colegio Tecnológico del Sur forma “Técnicos en electrónica con orientación hacia las Telecomunicaciones”, dentro de una modalidad técnica de 6 años. A partir del año 2020 el título es “Técnico en Electrónica”.

En el año 2008 fue reconocida como Institución Pública de Gestión Privada. Y señalan que el Proyecto Educativo apunta a la formación integral de jóvenes que puedan desempeñarse con idoneidad, técnica y personal, en este mundo actual que plantea permanentes desafíos.

Fuente: Infobae

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Sociedad

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...