Pobladores de Puente Catre piden más controles

La ong Huella Gaucha indicó que por estos días son muchos los grupos de personas que llegan hasta el Puente Catre, zona más conocida como el Angosto de Catre, para disfrutar del singular paisaje sin tomar los recaudos necesarios para cuidar el ambiente y no generar perjuicios a los pobladores.

Puente Catre se encuentra ubicado en el límite entre el departamento Manuel Belgrano y San Pedro y se encuentra dentro de la región de Ocloyas. Desde la capital se accede por la ruta 35 que está a continuación de la calle Las Vicuñas de barrio Chijra.

El predio del Puente Catre pertenece a dos familias, la familia Zerpa que tiene la finca El Arrayanal y la familia Amante que son propietarios de la Finca Cucho. Desde el puente descendiendo unos 20 metros por una soga que los visitantes improvisan se accede a uno de los paisajes más increíbles de Jujuy, "los paredones de Catre". Son grandes formaciones rocosas de 50 metros de altura entre ellos, al pie, corre el lecho de un río de montaña con agua cristalina.

La asombrosa belleza del lugar atrae cada vez a más visitantes que al llegar al predio no toman los recaudos necesarios para preservar el ambiente y no afectar las costumbres y tradiciones de los pobladores.

La ong Huella Gaucha, con personería jurídica 9071/G2007 en contacto con El Tribuno de Jujuy, indicó que el sector no está en condiciones para realizar actividades turísticas debido a la falta de instalaciones y la situación climatológica. Explicaron que las vertientes que originan el lecho del río se encuentran en el cerro de Punta Corral y que en esta época de lluvia es muy difícil prever las crecidas que se originan en los cerros estando en los paredones, lo que los convierten en un sitio peligroso.

Por otro lado, la institución hizo un llamado a respetar la propiedad privada, indican que los visitantes muchas veces ingresan por predios privados sin pedir permiso, dejan portones y tranqueras abiertas permitiendo que el ganado se disperse.

Fredy Zerpa, propietario de finca El Arrayanal, solicitó más controles en la ruta 35 y parajes cercanos, prohibir el paso de personas que dicen ser turistas si no cumplen con las normativas. Explicaron que las excursiones deben hacerse con un guía de turismo autorizado por la Dirección de Turismo del municipio. Además, informó que para hacer las excursiones deben solicitar permisos a los propietarios. Y advirtió que "los riesgos por crecidas del río o derrumbes corren por responsabilidad de cada uno".

Yolanda Amante, de la Finca El Cucho, expresó que causa preocupación por la gran cantidad de familias particulares y grupos de personas que practican trekking que están llegando al Angosto de Catre por la cantidad de basura que dejan en la zona. Además, prenden fuego en lugares no permitidos, ensuciando los paredones y alterando el ambiente.

Advirtió que en época de lluvia los caminos se ponen intransitables y las piedras están sueltas pudiendo provocar derrumbes.

Los pobladores de la zona indican que el lugar es una reserva natural con una riqueza infinita de flora y fauna y que es necesario proteger. Por lo que indicaron que todas las actividades turísticas deben ser guiadas por profesionales que garanticen el cuidado del ambiente y el respeto a la propiedad privada. Para finalizar indicaron: "No queremos un turismo invasivo e irrespetuoso de nuestro hábitat".

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...