"Uno de los desafíos es comenzar a integrar las masculinidades"

El Instituto Nacional de la Música (Inamu), del Ministerio de Cultura de la Nación, propició desde un principio todo tipo de apoyos y reconocimiento al sector, pero la inclusión de la Agenda de Géneros fue una de sus conquistas más exitosas y largamente esperadas.

Paula Rivera comparte su mirada sobre éste y otros temas.

¿Cómo se incorporó la agenda de géneros al Inamu?

En abril de 2018 comenzó la gestión del segundo directorio del Inamu, en la que asumí como vicepresidenta. Ese año fue histórico para las luchas feministas, veníamos de un 8M sin igual, que encontró a las mujeres y las diversidades tomando las calles en un acto de visibilización por el reclamo a la despenalización del aborto sin precedentes. Sin diferencias sociales y políticas nos fuimos encontrando y organizando en todo el país.

Era el marco perfecto para proponernos en el directorio la creación de una Agenda de Géneros que comenzara a visibilizar tantas problemáticas instaladas y derechos adeudados a lo largo de los años con las mujeres y las diversidades de la música. En agosto de 2018, como una decisión política del directorio, comenzamos a trabajar en una primera Agenda de Géneros que durante el primer año tuvo como foco a las mujeres de la música, en su segundo año a las mujeres y las diversidades y este año, a pesar de la pandemia, continuamos el desarrollo de la Agenda.

¿Qué falta por hacer y por qué crees que se demoró tanto en representar un reclamo de larga data?

Lo que había que hacer lo estamos haciendo: una Agenda de Géneros en una institución pública del sector, un Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad en organigrama del gobierno nacional, capacitaciones Ley Micaela a los tres poderes. Estamos en plena toma de conciencia y en plena acción, frente a una problemática macro que hace a nuestra sociedad, donde desde generaciones y generaciones venimos naturalizando el patriarcado en todas sus formas, donde existían muy pocos espacios de reflexión o de diálogo al respecto, no se visibilizaba el tema, mucho menos en lo colectivo. Hemos llegado a un punto donde dimos por terminada la era donde no ver mujeres y diversidades en los escenarios, en los directorios, en los cargos relevantes, etc.

¿Cuáles fueron los resultados obtenidos de los foros organizados por el Inamu?

Este año, que por la pandemia mundial del covid se comenzaron a virtualizar los eventos, la Agenda de Géneros -que tenía pendiente la realización de su sexto Foro Federal con Mujeres y Diversidades del sector-, se convirtió en un primer Foro Virtual, y esto le dio alcance federal. Tuvo una participación de más de 1.500 personas a lo largo de dos días entre conferencias y paneles. Los temas fueron desde el análisis de las dinámicas del sector; la reflexión sobre la gestión de las instituciones públicas con relación a la importancia de la perspectiva de género; trabajar cuestiones acuciantes como las violencias en la música; la importancia de construir redes de trabajo transfeministas y dar los primeros pasos hacia una perspectiva plurinacional; etc.

Coincidimos en que es imperioso construir nuevos espacios, una nueva manera de trabajar, de formar, una nueva escena, un nuevo cancionero, instalando las preguntas de ¿a quién le estamos cantando? ¿qué queremos declarar? ¿cuáles son nuestros principios, nuestras intenciones? ¿qué queremos reivindicar? y el llamado a repensarnos sobre un manifiesto actual.

¿Se cumplió con la ley de cupo en los festivales y eventos nacionales?

La Ley de Cupo Femenino y acceso a artistas mujeres a eventos musicales se sancionó a finales de 2019, y a principios de 2020, el Inamu trabajó en su reglamentación como autoridad de aplicación. En su reglamentación el cupo se definió de mujeres y de personas de género "autopercibido", esto quiere decir que ese cupo del 30%, que por ley se definió de mujeres, al reglamentarse se alcanzó a las diversidades.

Cuando se declaró el confinamiento y comenzaron los eventos en el formato virtual y allí se trabajó para alcanzarlos también con la normativa. Podemos decir que viene siendo complejo pero que el Inamu está firme en su responsabilidad y compromiso de que la ley se cumpla. No obstante, en el verano, entre enero y marzo, hubo varios festivales que cumplieron, eventos de renombre, públicos y privados, y ahora mismo en formato virtual también. A su vez se reciben denuncias frente al incumplimiento mediante el canal preexistente que tenemos y se procede como corresponde.

¿Cuáles son los desafíos que se plantean desde el Inamu para seguir consolidando su agenda de géneros?

El Instituto continúa con el desarrollo de todas sus acciones que apuntan a mejorar en general y en particular las condiciones de trabajar en el sector musical principalmente para las músicas, los músicos y les musiques, incluso la Agenda de Géneros. Hay varias mesas de trabajo que funcionan desde el comienzo de la misma en 2018, hay comisiones federales, hay herramientas que nacieron desde la agenda como el "dispositivo de no violencias en la música en vivo" y que se imparte entre los espacios del Circuito de Música en Vivo del Inamu, una sinergia entre la Agenda y el Circuito. Quedan muchas cosas por abordar aún, y uno de los grandes desafíos es comenzar a integrar las masculinidades.

El sector de la música fue uno de los más castigados por la pandemia. Desde el Inamu brindaron apoyo económico, ¿A cuántos músicos y músicas beneficiaron?

Desde que se declaró el confinamiento y con el parate total del sector, el Inamu buscó dar respuestas en la inmediatez. Se realizaron dos convocatorias de Fomento Solidario, la segunda con el apoyo del Ministerio de Cultura de la Nación, logrando ayudar al 100% de las personas músicas que aplicaron, cerca de 3000 de todo el país. Y una tercera convocatoria de fomento productiva-solidaria que otorgará 600 subsidios más.

A su vez, se continuó con el desarrollo de la acción de Fomento Internacional, con cinco convocatorias para participar de las delegaciones de proyectos musicales en ferias internacionales, donde los jurados de los propios eventos seleccionaron un total de 80 proyectos que alcanzaron a 450 músicas, músicos y musiques.

¿Cómo va a continuar el sector después de la pandemia? ¿Los streaming ponen en peligro fuentes laborales o pueden convivir?

El diario del lunes de la pandemia creo que no lo tiene nadie aún, mucho menos en el sector musical. Lo que sabemos que sigue es un periodo de transición para el sector donde se irán reconfigurando y reordenando las lógicas que preexistían, como es el ejemplo de la música en vivo con algunas que vienen llegando y otras que irán apareciendo.

A su vez hay una necesidad de que las instituciones públicas trabajemos en revisar las políticas de fomento, ya que no estamos seguros de que estén acordes a lo que sigue y eso es menester también que se haga de la mano del sector, sentarse a dialogar, escucharse.

También, en un contexto actual como el que estamos viviendo donde la digitalización del sector es inminente, produciendo grandes cambios en los hábitos de consumo y en el modelo de negocio de la industria, es urgente propiciar a los artistas de ciertos conocimientos, como por ejemplo todo lo que respecta a los derechos intelectuales, registro, cobro, todo.

Con la pandemia se dejaron ver algunas cuestiones de mala distribución respecto de que algunos pocos están recibiendo mucho y muchos otros recibiendo poco. Hay que continuar con el trabajo de que se tome conciencia, para valorarlos, defenderlos y entender que se trata también de un ingreso económico importante.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...