La puja de poderes en el cuerpo deliberativo

Cerrando un año particular para todos por la situación de pandemia, el Concejo Deliberante de La Quiaca, deberá volver a prácticamente a foja cero, donde tendrán que jurar los ediles electos en junio, además elegir autoridades y secretarios.

El fallo del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia, señala textualmente en uno de sus párrafos, “conforme lo considerado, conminase a los concejales en ejercicio, Sres. Daniel Santiago Flores, Sara Aranda y Silvia Azucena Villatarco, a realizar la sesión preparatoria a efectos de incorporar a los concejales electos en junio de 2019”. Esto debido al amparo presentado por Hugo Barro, edil electo, y Silvia Villatarco, concejal en ejercicio, hasta la semana pasada el Concejo Deliberante funcionaba, con tres concejales solamente que sesionaron una veintena de oportunidades.

En las cuales aprobaron minutas de declaración, proyectos y ordenanza, el proveído de la justicia señala claramente, Sara Aranda (UCR) deberá presidir tal sesión, secundada por Daniel Flores (PJ) y Silvia Villatarco (PM). Para que juren los ediles Felisa Nieve (FDT), Jorge Tejerina (FDT) Hugo Barro (PM), en el caso de los concejales justicialistas sería la segunda vez que pongan la mano sobre la Biblia, mientras Barro lo hará por primera vez. Desde el Frente de Todos local, apuntaron los cañones contra la concejala ucerreísta señalando que, “Sara Aranda después de la resolución judicial pretende asumir la presidencia del Concejo, impidiendo la asunción de los nuevos concejales.

La maniobra se basa en que, impidiendo la jura de los concejales del Frente de Todos, y por los acuerdos con el bloque del exintendente Miguel Tito; ella aspira a conducir el Concejo Deliberante. La oscura estrategia antidemocrática de la concejala, es una muestra más de la persistencia de las alianzas de los sectores de la vieja política, que desconocen la voluntad popular que eligió al Frente de Todos con un rotundo 42% para conducir por cuatro años la ciudad de La Quiaca”, indicaron.

Suspención

Otra cuestión de fondo, indicaron desde el oficialismo local es, “Silvia Villatarco estaba suspendida en sus funciones por no asistir a trabajar cuatro meses el año pasado, ahora pretende cobrar todo lo que ella según se le adeuda al igual que Hugo Barro, cifras millonarias cuando no hicieron nada por La Quiaca”, remarcaron. En tanto desde el Partido Municipal Quiaqueños, aclararon no pertenecen al frente del gobierno provincial, y solamente existía una alianza electoral y pos elecciones la misma culminó. “La Justicia Provincial después de 11 meses restableció el Estado de Derecho en La Quiaca, comunicamos a la población de La Quiaca que el único Concejo Deliberante del país sesiono y aprobó ordenanzas sin quorum, comprometiendo el patrimonio de los quiaqueños, a pesar de la recomendación de la Justicia de regularizar la Institución.

El partido vecinalista, aclara además que este partido terminó su alianza electoral con El Frente Cambiemos al día siguiente de las últimas elecciones del 2019, tal cual estipula la ley electoral”, indicaron. Con el panorama antes descripto, se esperan días agitados en la vida institucional del Concejo fronterizo, sumido nuevamente en pujas de poder antes de culminar el 2020 y con miras al año electoral legislativo a la vuelta de la esquina.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...