El calvario de vecinos por el mal servicio del transporte público

Con miedo y mucha preocupación. Así se sienten algunos vecinos cada vez que tienen que cruzar un zanjón que conecta con una parada de otra avenida en barrio Alto Comedero, única alternativa para tomar el colectivo, debido a que la empresa Unión Bus ofrece un servicio deficiente. Otros se ven obligados a desistir del uso del transporte público y hacer un gran esfuerzo económico para llegar a sus lugares de trabajo. Y ni hablar de quienes deben madrugar o llegar a tiempo para poder, con suerte, tomar la unidad que últimamente pasa con retraso y que lo hace hasta las 21, según manifestaron usuarios. "Es bastante triste nuestra realidad", describió la vecina Lucía Díaz, al señalar que los pasajeros del transporte público del barrio Alto Comedero, residentes en la avenida La Quiaca, Tupac Amaru, Bicentenario y 350 Viviendas, atraviesan a diario distintas peripecias para trasladarse de un lugar a otro.

Apuntó que más de mil familias se ven afectadas por el mal servicio que brinda la empresa prestataria; además de la falta de higiene en el interior de las unidades y la ausencia de frecuencia cada 15 o 20 minutos. Es por esta razón que los vecinos de la zona decidieron autoconvocarse y pedir urgentemente a las autoridades pertinentes que mejoren cuanto antes este servicio considerado esencial. En tanto, hoy a las 10 prevén mantener una reunión con Rodolfo Severich, titular de la empresa Unión Bus, donde abordarán que las frecuencias de líneas no circulen cada 40 o 50 minutos, que se cumpla con las medidas de bioseguridad de las unidades, el ingreso del colectivo a la terminal de ómnibus "General Manuel Eduardo Arias", entre otros puntos.

Cabe recordar que el reclamo de los vecinos se inició a primeras horas del sábado pasado, sobre avenida La Quiaca, con una protesta de forma pacífica. En aquel momento, se hizo presente el titular de la empresa, quien firmó un acta acuerdo en la que dejó sentado que se comprometía a resolver la problemática.

Y es que según manifestó Díaz, la deficiencia en el servicio siempre estuvo. En tanto que con la llegada de la pandemia se agudizó. "En épocas normales, a las 14, ya no circulaban los coches y dejaban mucha gente parada que tenía que ir a distintos lugares o por actividades en particular", denunció la vecina, agregando que ahora muchos usuarios deben optar por tomar el colectivo en otra zona y "cruzar un zanjón, donde no hace mucho tiempo intentaron violar a una vecina. Además de los casos de robos que se vienen presentando", sostuvo.

Se protegen entre ellos

Fruto del miedo y la sensación de desprotección que genera la ola de robos y delitos en diferentes puntos, es que los vecinos del barrio Bicentenario decidieron aunar esfuerzos para protegerse mutuamente y buscar soluciones para la inseguridad. De esta manera compraron focos led para mantener, durante la noche, iluminadas las calles y avenidas. "Hemos tenido muchas horas de incertidumbre cuando entraron a robar a casas de los vecinos. Entre todos hemos accedido al auxilio de algunas de las víctimas y lamentablemente la policía demoró una hora o dos horas, pero nunca llegó al lugar. Sí bien hay un carro de policía sobre la avenida La Quiaca, pero hay un solo efectivo que está a cargo de estas mil familias y lamentablemente no puede salir de su lugar", dijo.

Continuó explicando que sobre la misma avenida está instalada una cámara de seguridad y desconocen si esta funciona. "Los vecinos estamos haciendo la propuesta de poner un circuito cerrado de cámaras de seguridad. Porque a pesar de no tener centro vecinal somos bastante unidos en ese sentido", resaltó.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...