Causas culturales y económicas en el "no uso"

El infectólogo y jefe del Programa Provincial de VIH Raúl Román explicó que la tasa de uso de preservativos es muy baja en Argentina y en toda Latinoamérica y es multicausal. Entre las causales de la baja del uso del preservativo mencionó el acceso, la compra del preservativo; y factores culturales como el machismo o el no uso directo del preservativo por elección.

También hay barreras en las que hay mujeres que se niegan a usarlo por diferentes motivos y factores educacionales vinculados a temas familiares, de conceptos y mandatos; factores religiosos y contextos económicos.

Por otro lado, en virtud de la baja en el uso del dispositivo de prevención, recordó una observación realizada por organizaciones sociales y centros de estudio. "Indican que hay una relajación en cuanto a las medidas de prevención, o basados también en el hecho de que "a mí no me va a pasar" o "mi pareja no tiene nada" o basados en información de que el VIH tiene buen tratamiento y tolerancia al mismo", explicó.

Esto hizo que en algunas poblaciones no se use preservativo en forma continua. "El preservativo se usa pero en forma discontinua y en algunas relaciones sexuales como dándoles un plus de buena salud a la pareja ocasional en ese momento", precisó el médico.

Por otro lado, existen diferentes mitos acerca del uso del preservativo. Román detalló algunos. "El primero es que el preservativo no sirve, que el que distribuye el Ministerio es de mala calidad, tercero que el preservativo se rompe cuando en realidad la única forma que se rompa es usándolo mal, es decir dejando aire dentro del preservativo o usando algún método lubricante que no corresponde como aceite u otro derivado de la vaselina o del petróleo", enumeró. Aclaró que los lubricantes que se pueden usar son en base de agua, por lo cual los preservativos vienen con lubricantes adecuados.

Otro mito tiene que ver con el transporte y la conservación del preservativo, por lo que explicó que se debe verificar la fecha del vencimiento; y tener cuidado de evitar dañarlo al abrirlo.

También suele surgir como mito la creencia de que el preservativo es chico; que no proporciona placer al varón o a la mujer, con lo cual recomendó que debe incorporarse desde el principio en el juego sexual antes de la penetración.

Entre los mitos también es aquel vinculado a los mandatos familiares que indicarían que el hombre no debe usar el preservativo o quien se debe cuidar es la mujer.

Otro de los mitos es sobre el uso y se da cuando los varones utilizan el preservativo en la eyaculación y no desde el inicio del acto sexual, cuando se debe usar desde el inicio de la relación.

Los jóvenes consultan desde los doce años

Las inquietudes sobre el uso del preservativo al menos en el Centro de Salud de Bajo La Viña son escasas y pasan por el tipo de enfermedades que previene y el interés pasa por retirarlos. “Con respecto al preservativo no tienen muchos interrogantes, vienen, retiran, te dicen que comenzaron sus relaciones y que se quieren cuidar. Por ahí preguntan sobre las enfermedades que previene el preservativo, que constantemente estamos informando a toda la población, no solamente a los que vienen a la consultoría”, precisó la médica Alejandra Aramayo. Sin embargo, explicó que la asistencia se da a diario en consultoría y asesoría, que está abierta a la consulta espontánea que funciona durante la mañana de 8 a 12 y por la tarde desde las 17. Allí funcionan con entrega de anticonceptivos y preservativos que proporcionan previa asesoría de profesionales formados para ello, que integran un equipo de educadores para la salud, agentes sanitarios, psicólogo y médico quienes saben que las puertas están abiertas.

“En general los mitos más comunes que suelen presentarse cuando se comienza a hacer la asesoría es si se va a romper el preservativo por el tamaño del miembro. Cuando consultamos por qué no el uso que surge al interrogarlos, y dicen ‘me molesta’ o ‘no hay placer’, entonces ahí empezamos a decirles que la relación sexual no tiene que ver solamente con la genitalidad, y vamos hablando de toda la sexualidad. Incluso, cuando se percibe que desconocen cómo usar los preservativos, y se ofrece información sobre la técnica, ya que cuentan con elementos para mostrar técnicas de colocación del preservativo, se les informa qué hacer cuando hay un accidente de ruptura e información de la píldora del día después. Sostuvo que en ese centro de salud en general la demanda de adolescentes es espontánea, algunos de la Escuela Técnica “Vargas Belmonte” ya que vienen trabajando desde hace años, y el que viene lo transmite a sus amigos, o viene con el amigo o amiga que quiere asesorarse. “Vienen de todas las edades, a partir de 12 años hemos tenido consultas”, agregó y dijo que no hay restricciones.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...