EEUU y los talibanes sellan hoy un histórico acuerdo de paz

Estados Unidos y los talibanes firmarán hoy un histórico acuerdo de paz que prevé la retirada de la mitad del contingente estadounidense de Afganistán y que allana el camino para el fin de una guerra que duró casi dos décadas.

La comunidad internacional recibió la noticia con gran entusiasmo y muchas expectativas, si bien algunos se han mostrado cautos puesto que aún falta un acuerdo entre los insurgentes y el gobierno afgano, excluido del diálogo con EEUU, en un complejo país que aún funciona en base a las sinergias entre sus muchos grupos tribales.

Observadores y representantes de diferentes países, además de organizaciones internacionales, están invitados a asistir hoy a Doha, la capital de Qatar, al acontecimiento, para el que EEUU y el gobierno afgano pusieron como condición previa una reducción de la violencia.

Esta medianoche se cumple el plazo establecido para ese descenso de la violencia que varios dirigentes afganos calificaron de "significativo" y que pretende ser una prueba del compromiso de los rebeldes con la paz, así como de su autoridad sobre los diferentes comandantes que operan sobre el terreno.

Los últimos siete días fueron la gran prueba de fuego para el grupo fundado por el mullah Omar, cuyo régimen (1996-2001) cayó con la invasión de un EEUU que entonces ardía de ira por la insistencia talibana de no entregar al fundador de la red integrista Al Qaeda, Osama Ben Laden, tras los atentados del 11 de septiembre, reseñó la agencia de noticias EFE.

De esta forma culminan las negociaciones que comenzaron el 12 de octubre de 2018 y que fueron guardadas celosamente de los flashes y los micrófonos, sólo anunciándose a última hora el inicio y la finalización de cada ronda de diálogo en el golfo Pérsico.

Por el momento, poco se conoce del texto que se firmará mañana en la capital qatarí, pero el representante especial de Estados Unidos para la paz, Zalmay Khalilzad, reveló el pasado septiembre un importante detalle: el pacto prevé la retirada en 135 días de 5.000 de los alrededor de 12.000 efectivos que Washington tiene desplegados en Afganistán.

A cambio, los talibanes deberán garantizar que el territorio afgano no sea utilizado para lanzar ataques contra otros países.

Según los insurgentes, el acuerdo supondrá también la liberación de unos 5.000 de sus prisioneros y la de un millar de miembros de las fuerzas de seguridad afganas.

Sin embargo, no han faltado los obstáculos y los sustos durante el proceso de negociación.

El pasado septiembre, el presidente norteamericano, Donald Trump, canceló abruptamente los encuentros en respuesta a un atentado en Kabul en el que murió un soldado estadounidense, si bien el proceso se retomó a fines de noviembre tras una visita del mandatario a Afganistán.

Aunque la rúbrica del acuerdo es un hito histórico, todavía queda por delante un largo proceso de negociaciones entre los talibanes y el Gobierno de Kabul para poder declarar la paz en Afganistán, un país que lleva décadas sumido en una concatenación de conflictos.

El Ejecutivo de Ashraf Ghani, está al borde de una crisis política.

Incrementos presupuestarios

Estados Unidos ha gastado en su guerra en Afganistán casi 1 billón de dólares, una cifra que no incluye sucesivos incrementos presupuestarios del Pentágono, lo que gastará de más en atender a los veteranos ni otros costos indirectos para su economía. Según cifras actualizadas en junio pasado, el Congreso de Estados Unidos ha aprobado 975.000 millones de dólares de fondos para Operaciones de Contingencia en el extranjero específicamente dedicados a la guerra afgana desde su inicio, en 2001. Pero el número es aún mayor si a esto se agrega el incremento de los presupuestos del Departamento de Defensa, que fue de unos 250.000 millones de dólares desde 2001, y del Departamento de Asuntos de los Veteranos, que totalizó más de 50.000 millones.

El costo total de la guerra la transforma entonces en la más costosa de las libradas por Estados Unidos detrás de la Segunda Guerra Mundial, que insumió a la superpotencia 4,1 billones de dólares, según una cifra actualizada según la inflación. El total de costos omite el impacto para la macroeconomía estadounidense, la no inversión de ese dinero en sectores alternativos, los futuros intereses de deuda tomada para la guerra y lo gastado en el conflicto por el sector privado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...