Boletín Oficial
El Gobierno postergó nuevamente el incremento en las naftas
Durante el 2019, los combustibles aumentaron un 50%.

El Gobierno postergó este sábado un nuevo aumento de las naftas.. De esta forma, el Ejecutivo busca evitar incrementos hasta, al menos, el 31 de marzo.

El presidente Alberto Fernández, que asumió el 10 de diciembre, había diferido para este 29 de febrero el aumento de los impuestos a los combustibles y ahora renovó la postergación por un mes más. En 2019 tuvieron un incremento de casi el 50%.

"Resulta oportuno, en esta instancia, disponer un nuevo diferimiento de los incrementos en los montos del impuesto sobre los combustibles líquidos que han sido prorrogados por los Decretos Nros. 103/19 y 118/20", se anunció en los considerando del decreto 196/2020 publicado este sábado en el Boletín Oficial.

En tal sentido, también se suspendieron los incrementos de los montos del impuesto “derivados de la actualización correspondiente al cuarto trimestre de 2019".

"Las disposiciones del presente decreto (196/2020) entrarán en vigencia el 1° de marzo de 2020", queda apuntado en la publicación que se conoció en la madrugada de este sábado.

Para el Gobierno los decretos que difieren los aumentos en los impuestos llegan ante "la necesidad de brindar una respuesta inmediata frente a las actuales circunstancias coyunturales y de estabilizar los precios de los combustibles comprendidos en su alcance".

"A efectos de encontrar soluciones de mediano y largo plazo, el Poder Ejecutivo Nacional continúa analizando de manera integral la actualización de los montos de los impuestos regulados en el Título III de la Ley N° 23.966, texto ordenado en 1998, para su futura adecuación", se indica en el texto oficial.

Por ahora, al menos hasta abril, no habrá aumentos en las naftas aunque los estacioneros reclaman aumentos.

Un aumento postergado

A fines de 2017, la reforma tributaria dispuso una indexación trimestral del impuesto a los combustibles líquidos, cuyo cargo se traslada directamente a los surtidores. Pero el año pasado, el gobierno de Mauricio Macri fue difiriendo la actualización del tributo. Al asumir la Presidencia, Fernández hizo lo propio y, a fin de año, pasó para el 1 de marzo el posible incremento.

Según El Cronista, el impuesto debería subir 3,17 pesos por litro de nafta y $2,08 por litro de gasoil, de acuerdo a los parámetros de actualización. Eso implicaría subas del orden del 6% y del 4,2%, respectivamente.

A esos porcentajes, las petroleras buscan sumarles su propia rentabilidad. En diciembre, Fernández evitó que YPF subiera el precio de la nafta, lo que devino en un congelamiento tácito de precios. Si YPF, que representa casi el 60% del mercado, no aumenta, el resto de las empresas debe mantener precios sin variaciones para no perder más mercado.

Fuentes del sector esperaban novedades sobre la decisión oficial, pero no se hacían esperanzas con un deshielo que, además de aumentar la carga impositiva, permitiría una tibia recomposición en sus márgenes.

La nafta aumentó por última vez el 1 de diciembre, luego de un congelamiento "a medias" que dispuso por decreto Macri. Los combustibles subieron ese día en torno al 6% y el litro de nafta súper llegó a los $53,34 en YPF en la Ciudad de Buenos Aires. La nafta premium pasó los 61 pesos. Ese día fue, también, el último incremento en el impuesto.