Alargue hasta después de la Semana Santa

Tras cumplir siete días de aislamiento obligatorio en todo el país, el Gobierno estudia por estas horas el resultado inicial de la medida y se prepara para anunciar el alargue de la cuarentena hasta después de Semana Santa.

Con la preocupación del impacto económico que tendrá un aislamiento prolongado a cuestas, el presidente Alberto Fernández mantiene por el momento la mirada puesta en priorizar la cuestión sanitaria.

Por esa razón, se apura el decreto que extenderá el aislamiento preventivo y obligatorio que se había dispuesto en principio hasta el 31 de marzo. La nueva fecha clave será el lunes 13 de abril, después del domingo de Pascuas.

Sin embargo, nadie en Casa Rosada se anima a arriesgar que esa fecha sea la definitiva, ya que el aislamiento podría seguir más allá de la primera quincena de abril, aunque es una decisión que se tomará más adelante.

Las clases, en tanto, no tienen fecha de regreso y se hace cada vez más fuerte la posibilidad del adelantamiento de las vacaciones de invierno. Los esfuerzos del Gobierno por estas horas se enfocan en reducir el impacto negativo en la economía, poner algo dinero en el bolsillo de los sectores más vulnerables y garantizar el alimento con asistencia directa a través de los municipios.

Lo principal es atender las necesidades más urgentes y contener un eventual descontento social, especialmente en las zonas más calientes del conurbano, aseguran en el oficialismo.

A eso responde el decreto de necesidad y urgencia (DNU) que congelará los alquileres por 180 días, al igual que las hipotecas y los desalojo, además de los $10.000 para monotributistas y trabajadores informales. El control de los precios -que en la mayoría de los comercios no se siente- es otra de las patas del plan oficial, y uno de los reclamos de la oposición y los movimientos sociales. Los principales bloques de la oposición mantienen el apoyo a las medidas oficiales y entienden que la cuarentena debe extenderse, aunque a cada minuto crecen los reclamos al Ejecutivo por mayores controles y las advertencias por las consecuencias económicas. Este viernes, uno de los focos de tensión fue la situación de los argentinos varados en el exterior, luego de que el gobierno cerrara totalmente las fronteras y decidiera suspender los vuelos de repatriación.

El expresidente Mauricio Macri encabezó ese pedido y le reclamó a Fernández que los "rescaten".

Al respecto, la Casa Rosada creó una mesa interministerial que estudiará uno por uno los casos de los argentinos que no hayan logrado volver al país, para intentar un retorno "seguro", aunque por ahora sin plazos.

Operativo gradual para expatriados

Una mesa de trabajo interministerial asistirá a los argentinos en el exterior, luego de que el Gobierno nacional dispusiera el cierre de fronteras, puertos, aeropuertos y pasos internacionales hasta el 31 de marzo, medida que fue consensuada con los gobernadores y equipos de salud de las 23 provincias y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para mitigar los efectos del coronavirus en todo el territorio. La mesa de trabajo se ocupará además de planificar “de manera gradual y segura el regreso de los ciudadanos argentinos a través de todos los pasos fronterizos”, con “prioridad” a personas en situación de riesgo de salud que serán trasladadas “en los eventuales vuelos especiales de carácter humanitario”, informó Presidencia a través de un comunicado.

Con ese objetivo, los funcionarios analizarán “caso por caso la asistencia, permanencia y regreso de los ciudadanos argentinos”, que aún se encuentran en el exterior y desean retornar. Para ese fin, -señala el comunicado- la Cancillería y el Ministerio del Interior, a través de la Dirección Nacional de Migraciones, conformaron un registro de las personas en situaciones de riesgo de salud, a quienes se dará prioridad en los eventuales vuelos especiales de “carácter humanitario”. En el marco de este operativo, el Ministerio de Salud será el encargado de determinar, en base a las condiciones de “riesgo médico y sanitario”, las prioridades para sus retornos. Asimismo, se indicó que la cartera de Transporte, a través de la aerolínea de bandera, Aerolíneas Argentinas, dispondrá las “medidas logísticas para traer al país a las personas exceptuadas del decreto 313/2020, que dispuso el cierre de fronteras”.

Al fundamentar la decisión de ampliar el cierre de fronteras que se encontraba vigente, la Presidencia consignó que se evaluó el “riesgo que representa el ingreso de argentinos procedentes de países con alta circulación de Covid- 19, ya que los mismos tienen una alta posibilidad de portar el virus y convertirse en una fuente disparadora de la curva de contagios”. “El decreto que dispuso el cierre de fronteras destaca -prosigue el texto- que el objetivo principal del Gobierno es preservar la salud de sus 44 millones de habitantes”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...