Se vienen tres conciertos en vivo de Eugenia Mur,  con diferentes colectivos artísticos

Después de quince días encerrada, aislada obligatoriamente por esta pandemia que vive el mundo, Eugenia Mur dice, me animé a salir, y tendrá en esta semana tres conciertos virtuales, invitada por diferentes colectivos.

 

Un vivo sola exclusivo con su repertorio, lo está pensando Eugenia Mur para el 14 de abril, que es el día de su cumpleaños.

Esta noche a las 22 participará del ciclo "El Live de las Pibas", Organizado por Asociación Música de Mujeres de Santiago del Estero, junto a Rocío Pirro, de esa provincia. El concierto se transmitirá por el Instagram de la asociación, y de cada una de las artistas.

 

El miércoles a las 20 participará del concierto del "Festival Alternativo de Solistas Jujeñxs en Vivo", que también saldrá por Instagram, con cantautores de toda la provincia, como Horacio Padilla, Nora Benaglia, Nico Perdido, Dario Oakiz, Proyecto Amazonas y Mauricio Babilonia. Es un espacio para música alternativa variada. Habrá indie, pop, rock, folclore, etc.

Y el viernes a las 20, se transmitirá el Festival Mujertrova, colectivo del que forma parte Eugenia, donde compartirá el espacio del vivo de Facebook (el del grupo y de cada una de las artistas), con Neli Saporiti, Laura Vaamonde, Sylvia Sabzuk, Laura Balzer, Martha Elena Hoyos, Paula Ferré, Vanina Fernandez y Dani Trovati.

En contacto con nuestro matutino, explica que en los días anteriores vivió una experiencia muy personal, de reconocimiento hacia adentro, en el que no necesitó y no podía salir en vivo. Y ahora, después de un proceso que la situación empujó, está empezando a florecer.

Ella está en la parte más alejada de barrio Huaico "donde hay mucho silencio y montañas cerca", dice, y desde ahí pergeña. Es que tuvo que parar. Venía con un ritmo muy acelerado en los últimos tiempos y sobre todo en el último verano. Y además se venía un mes de marzo más movido aún.

"Esto está siendo un aprendizaje para todos. De la valoración que le damos al abrazo, al encuentro. Y yo venía viajando mucho en estas vacaciones, y de repente el parar así, fue una invitación a un viaje superinterno", cuenta, "hasta ahora no había salido con transmisiones en vivo, porque la energía me llevó para adentro, a reinventarme".

La noticia de este parate nacional la agarró en Córdoba, donde estaba porque se iba hacer el Primer Encuentro Artístico Transfeminista en Paravachasca, y que por supuesto debió suspenderse. Las artistas que ya se encontraban allí hicieron algunos encuentros puertas adentro, puesto que todavía no estaba planteada la restricción de reuniones del todo, no había cuarentena obligatoria y se transmitieron algunas instancias en vivo por redes. "En esos encuentros hablamos de cómo seguimos cada una desde sus provincias activando esto que era tan importante. Ahí también nos dimos con la noticia de que se suspendía el 3º Encuentro de Música de Mujeres de Santiago del Estero, que nuestro mayor más hermoso espacio en el año. Ahí nos dimos cuenta de la magnitud de esta realidad", cuenta. "Era el primer año que en mi caso íbamos a participar con el proyecto Eugenia Mur y Las Herejes para tocar en la peña del encuentro", dice.

Sobre el tiempo de cuarentena, comenta que "fue un tiempo de escuchar las nuevas canciones, estoy componiendo mucho, y obviamente esas composiciones tienen a flor de piel, todo esto que va aflorando en la quietud, en la ansiedad, en la incertidumbre", un estado que reconoce que no tuvo antes.

"En este mes de marzo se venían muchas actuaciones, estaba viendo por primera vez que esta lucha que estamos llevando por más mujeres músicas en los escenarios, estaba teniendo un impacto real en mi economía. Después de tanto movimiento, estaba teniendo los primeros frutos, no sólo de estar en los escenarios, sino que sea redituable. Eso entiendo que va a seguir sucediendo cuando pase todo esto", confiesa.

Un stop muy fuerte

"Nunca había experimentado un stop tan fuerte, y por eso todo lo que empieza a aflorar cuando una empieza a escucharse, a estar sola", cuenta y comparte que "me pasó que empecé a escuchar mucho mi cuerpo, me conecté mucho conmigo misma, y empezaron a salir canciones que tienen que ver con los dolores que una a veces, en la vorágine del día a día, no los siente porque al no haber un silencio, una no puede conectarse con eso. Este silencio tan abrumador, hizo que empiecen a despertar otros sonidos, que son los del cuerpo, que te dice lo cansado que está ahora, de la necesidad del descanso, de escuchar lo que está sucediendo más adentro, porque también fue una época de mucha construcción social, colectiva. En algún punto, mi ser se predisponía a esa construcción con el otro, pero ahora volvemos a ver para adentro. Y eso es importante para poder seguirconstruyendo colectivamente", analiza.

El Día de la Memoria
“El 24 de marzo no pudimos hacer la marcha, la vigilia en la plaza Belgrano, los que siempre estamos, pero hubo una movida que fue muy importante en las redes”, dice también contando las experiencias en cuarentena.
La movida se inició en Buenos Aires con Liliana Herrero, Víctor Heredia y Teresa Parodi, invitando a los músicos arrobándolos, a compartir una canción que tuviera que ver con la memoria.
“A mí me llegó la invitación de Soema Montenegro y de Sara Mamaní, a través de Facebook y de Instagram. Y entonces compartí "Abuela contame’ que siempre la canto el 24 de marzo en el Festival de la Resistencia, y "Patria es pueblo’”, cuenta Eugenia.
“Estuvo bueno, porque fue una manera de colmar las plazas imaginariamente con canciones. Muy lindo”, concluye.

Su mensaje en este tiempo
“Para nosotras que estamos tanto en los espacios donde creemos que el arte y la canción son necesarios, es todo un ejercicio el no poder estar físicamente en donde nos necesitan, no tan sólo desde la militancia artística, sino también desde la militancia social, ayudando a la gente que la está pasando peor que uno.
Y en este contexto surge la gratitud, al poder ver lo privilegiados que estamos siendo de poder permanecer en nuestras casas”, dice la artista. “Es un momento para poner en práctica lo que el feminismo nos ha venido enseñando, sobre todo el pensar en la otra persona.
Una canción puede acercarnos un poquito y puede ser el abrazo que otra persona no tiene. El regalo de una canción se vuelve muy importante, y está bueno no olvidarlo cuando volvamos a estar juntos”, culmina.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...