Playas llenas en California, mientras crecen muertes

Varias playas del estado California, en el oeste de Estados Unidos, lucieron ayer llenas de gente, tras el levantamiento de algunas restricciones en el marco de la pandemia de coronavirus, aunque las recomendaciones de confinamiento continúan en vigor en este estado.

Mientras, Estados Unidos -el país más afectado por el coronavirus-, se acerca al millón de casos confirmados, con 963.168, y registraba 54.614 fallecimientos, de acuerdo a los datos de la Universidad Johns Hopkins.

Las playas del condado de Orange, en el sur de California, se vieron repletas con miles de personas, que acudieron desde el viernes en medio de una ola de calor después de que las autoridades locales aliviaran las restricciones, informó la agencia de noticias EFE.

La imagen en algunos lugares del estado fue similar a la de cualquier fin de semana de verano. Según medios de comunicación, más de 40.000 personas fueron el sábado a algunas playas, como la de Newport; un número que incluso podría haber sido superado ayer.

A comienzos de esta semana la junta de supervisores del condado de Orange votó a favor de mantener abiertas algunas playas y zonas al aire libre, aunque sus aparcamientos seguirían cerrados.

En contraste, las playas del condado de Los Ángeles, entre las que se incluyen las del famoso paseo de Santa Mónica y Venice, permanecen vacías por la insistencia de las autoridades locales de no relajar las medidas y de mantenerlas cerradas.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, advirtió este domingo en un mensaje por Twitter: "No permitiremos que un fin de semana deshaga un mes de progreso. Si bien el sol es tentador, nos quedamos en casa para salvar vidas".

A la luz de cómo está avanzando la pandemia, la jefa del grupo de trabajo de la Casa Blanca, Deborah Birx, dijo que el distanciamiento social por el coronavirus se mantendrá al menos hasta septiembre.

Distanciamiento

El distanciamiento social por el coronavirus se mantendrá al menos hasta septiembre en Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia de coronavirus, afirmó la jefa del grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre la enfermedad, Deborah Birx.

"El distanciamiento social estará con nosotros a lo largo del verano para garantizar que nos protegemos", dijo Birx a la televisora NBC, y argumentó su vaticinio en el seguimiento "muy de cerca" que su equipo está efectuando.

"Ahí es donde nos llevan las proyecciones, está muy basado en (lo que sucede en) Detroit y Louisiana y en otros estados; luego miras Seattle, que nunca alcanzó el pico y nunca tuvo un brote grande, y tratamos de comprender qué podemos hacer", explicó.

La médica reveló que el grupo de trabajo de la Casa Blanca dejó de basar sus proyecciones en las estadísticas mundiales y se enfocó en la información que recibe acerca de cada brote dentro de Estados Unidos.

Consultada sobre si no temía consecuencias negativas luego de que varios estados reanudaran sus actividades la semana pasada, Birx respondió que mantuvo "buenas conversaciones" con algunos gobernadores y aseguró que estos comprenden los riesgos.

Los mandatarios regionales "hablan de esto no como un encendido de la luz sino como un aumento gradual de la intensidad de la luz, muy lentamente, y por eso (la reapertura) está siendo en fases", agregó, según la agencia de noticias EFE.

Algunos estados flexibilizaron las restricciones la semana pasada y otros anunciaron que lo harán en los próximos días, y entre todos ellos suman más de la mitad de los 50 distritos del país más afectado por la pandemia, con alrededor de un tercio de los contagios y de un cuarto de los fallecidos por coronavirus en todo el mundo. En relación con las investigaciones que buscan encontrar vacunas o remedios contra el coronavirus, Birx destacó un reciente descubrimiento según el cual la luz solar podría ser efectiva.

Confrontación

Por su parte, el presidente Donald Trump volvió a confrontar con la prensa, al responder ayer por Twitter a un artículo publicado el jueves pasado por el diario The New York Times acerca de los supuestos hábitos del mandatario durante la cuarentena en la Casa Blanca. “La gente que me conoce y conoce la historia de nuestro país dice que soy el presidente más trabajador de la historia; no lo sé, pero soy un duro trabajador y probablemente hice más en estos tres años y medio que cualquier otro presidente en la historia”, dijo. “Y entonces leo una historia falsa de The New York Times sobre mi horario de trabajo y mis hábitos alimentarios, escrito por una reportera de tercera clase que no sabe nada sobre mí”, agregó.

El mandatario no celebró este fin de semana sus conferencias de prensa diarias para informar sobre la situación de la pandemia. “Cuál es el propósito de tener conferencias de prensa en la Casa Blanca cuando los medios de comunicación parciales no hacen más que preguntas hostiles y después rechazan informar la verdad o los hechos en forma precisa”, se preguntó, también en Twitter.

Trump y Macron quieren una reunión 

La Casa Blanca informó ayer que los presidentes de Estados Unidos y Francia, Donald Trump y Emmanuel Macron, quieren convocar una reunión de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir la lucha contra pandemia del coronavirus. Los mandatarios coincidieron además en la necesidad de reformar la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante una conversación telefónica, agregó la Casa Blanca en un comunicado citado por la agencia EFE.

“El presidente Trump y el presidente Macron discutieron el avance en la lucha contra la pandemia de coronavirus y el progreso en la apertura de las economías mundiales. Los líderes expresaron la esperanza de que pronto se convoque una reunión de los cinco permanentes para discutir la respuesta de la ONU a la pandemia”, señaló el texto. Estados Unidos y Francia, junto a Reino Unido, China y Rusia, son los cinco países permanentes del máximo órgano de decisión de la ONU, los únicos con derecho a veto. En cuanto a la OMS, ambos “estuvieron de acuerdo en la necesidad de reformar la Organización Mundial de la Salud”, indicó el texto, que agregó que también hablaron de “asuntos regionales y bilaterales críticos”.

El 14 de abril, Trump ordenó detener la financiación de su país a la OMS, a la que acusó de mala gestión y encubrimiento de la crisis desatada por el coronavirus, que se originó en China en diciembre pasado y que hasta ayer causó la muerte de 205.936 y contagió a 2.962.915, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins. Trump justificó su decisión por la oposición de la OMS al cierre de fronteras para combatir la propagación del virus, por no haber actuado antes y por haber no solo confiado, sino también “alabado”, al Gobierno de China. Francia lamentó esa decisión y reiteró su compromiso, y “en especial el del presidente de la República”, con el multilateralismo, indicó en ese momento la portavoz del Consejo de Ministros francés, Sibeth Ndiaye. Días después, durante una reunión virtual de los líderes del G7, organizada bajo la presidencia de Trump, el propio Macron defendió el papel de la OMS y subrayó “el papel central que debe tener en relación con el conjunto de los Estados, de las instituciones internacionales y de los programas dedicados a la vacuna”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...