Haro Galli mientras pinta, reflexiona

Dueño de un estilo definido, propio y que sin embargo adquiere la riqueza de lo variado, Emilio Haro Galli transita la pintura, el collage y la cerámica. Como lo venimos haciendo a diario con otros artistas, lo consultamos sobre qué implica para él estar en cuarentena y nos responde que "estoy pintando mucho, no salgo realmente ni a la esquina".

Tenía preparada una muestra para Semana Santa, junto a Hugo Nadalino, y nos cuenta que "pese a que se suspendió sigo terminando algunos trabajos que iniciamos juntos. Es algo que está quedando muy lindo. Por suerte la cuarentena me agarró con mucho material, tengo barnices, acrílico, óleo, telas, cartulinas".

Le preguntamos por cómo resuena la actualidad en un artista cuya obra se ve atravesada por el entorno social, y aunque empieza por respondernos que "generalmente no es en el momento, pero hice unas pinturas sobre el servicio de limpieza de los hospitales. Había hecho algo después que estuve internado en el Soria, y desde entonces pienso en la función que tienen los trabajadores de la salud y a todo el engranaje, desde la gente de limpieza hasta las cocineras".

Agrega que "también estuve pintando sobre el tema de la gente amontonada, como diciendo que hoy eso no hay que hacerlo. Gente viajando en colectivos, una pareja besándose con una luna atrás, como en un banco de la plaza, con la imagen del pueblo, las casitas, y la subí al Facebook con el título de El Amor Después del Coronavirus, porque ahora hay que cuidarse". Reflexiona que "cuando me lo habías preguntado no me había dado cuenta, y pensé que el tema todavía no estaba presente en mis cuadros. Otras veces uno guarda historias dentro de uno que después van saliendo, pero con respecto a la cuarentena yo te diría que ya venía practicando. Salgo bastante poco en los últimos años, llegaba a no salir una semana, diez días".

Nos dice que "me siento satisfecho del taller que construí, fruto de mi trabajo, las plantas, y eso me hace pensar mucho en quienes tienen que vivirlo en un departamento. Pienso en tantas familias y no sólo en la cuestión de espacio, sino también en la económica. Yo, como viví en el campo, siempre tuve reservas. Soy medio hormiga, medio ciruja, junto cosas para trabajar como chatarra, pero también porotos, garbanzos, así que en lo personal no me falta casi nada. Pero hay familias para las que debe ser terrible".

Pensando en el futuro, cuando todo esto haya pasado, agrega que "el arte tiene siempre un papel que jugar, y creo que va a haber cambios y para bien. Cuando esto pase tendremos que concentrarnos en el medio ambiente, la naturaleza, la Pachamama. Uno piensa en este capitalismo que llamo rabioso, donde muy pocos tienen todas las riquezas del mundo, y que debiera haber estados fuertes para poder afrontar casos como este".

Entre las nuevas obras, nos dice que "estoy preparando muchas versiones del Gauchito Gil, de las que van a surgir muchísimas obras".

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...