Maduro podría presentarse a la  reelección si acepta la transición

Estados Unidos, que propuso esta semana para Venezuela una transición en la que no estén ni el presidente Nicolás Maduro ni el opositor Juan Guaidó, a cambio incluso de retirar las sanciones que aplica al país caribeño, aclaró que si el mandatario acepta el plan, podría presentarse a la reelección.

 

Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú apoyan la idea de EEUU.

En paralelo, la Cancillería argentina emitió un comunicado en el que postula que "la situación en Venezuela debe ser resuelta por los propios venezolanos sin presiones ni condicionamientos externos".

 

El Ministerio que encabeza Felipe Solá admitió no obstante que "la comunidad internacional tiene el deber de colaborar en la facilitación del diálogo entre las partes y en la búsqueda de una salida política que lleve a la necesaria renovación institucional en el más breve plazo y con ello a la plena vigencia de la democracia y los derechos humanos, a la recuperación de la economía venezolana y al bienestar de su gente".

"En medio de la crisis desatada por la pandemia del coronavirus, tenemos que actuar con compromiso y solidaridad con Venezuela y con todos los países afectados, mediante un diálogo global que contenga a todos. Esta es la manera de poder acabar también con la exclusión social, la depredación ambiental y la codicia de la especulación", finaliza la breve declaración del Gobierno argentino.

A su vez, los países del Grupo de Lima manifestaron este jueves su apoyo a la propuesta del líder opositor venezolano Juan Guaidó para que se constituya "un Gobierno de Emergencia Nacional que incluya a todos los sectores políticos y sociales" en Venezuela.

En un comunicado conjunto difundido por la Cancillería peruana, el bloque manifestó además su "aprecio" por "la importante propuesta" de la Administración de Estados Unidos para "la formación de un Gobierno de Transición" y resaltó que coincide "con el objetivo del Grupo de Lima de garantizar el retorno a la democracia en Venezuela".

El comunicado, recogido por la agencia de noticias EFE, fue firmado por los gobiernos de Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y también por Venezuela, en lo que refiere a la presidencia encargada por el parlamento de Guaidó, que cuenta además con el apoyo de medio centenar de países de todo el mundo.

Por otra parte, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, dijo que Maduro podría aspirar a la reelección en los comicios que se celebrarían para "recuperar la democracia" en el país, si bien auguró que no retendrá el poder porque no tiene el apoyo de los venezolanos.

Washington propone que Maduro y Guaidó "se hagan a un lado" para que representantes del chavismo y la oposición creen un Consejo de Estado que asuma el Poder Ejecutivo y guíe a Venezuela hacia unas elecciones presidenciales y parlamentarias "libres" que se celebrarían de forma simultánea en el plazo de seis a doce meses.

Abrams explicó en una teleconferencia con periodistas que "la única persona que no puede competir es quien ejerza de presidente interino (en el Consejo de Estado) porque en una frágil situación como la que vive Venezuela nadie se va a creer que si una misma persona está en el gobierno y también es candidato todo va a ser justo".

"Así que, sí, Maduro puede presentarse y Guaidó puede presentarse", destacó el emisario norteamericano, al exponer la propuesta de Estados Unidos, una injerencia que parece profundizarse, informó la agencia de noticias Europa Press.

El texto difundido por el Departamento de Estado no aclaraba este punto y su titular, Mike Pompeo, se limitó a decir que el líder opositor podría ser candidato y que el mandatario chavista "no volverá a gobernar", sugiriendo así que no podría aspirar a la reelección. Abrams dijo que Pompeo hizo esa declaración porque, según los sondeos de opinión en Venezuela que maneja la diplomacia estadounidense, Maduro solo tiene entre un 12 y un 15% de apoyo.

"Por eso creemos que en unas elecciones libres tiene cero posibilidades de ganar", apuntó.

El secretario de Estado, en cambio, dijo que Guaidó era "el político más popular" del país.

Asimismo, restó importancia al "rechazo inmediato" de Maduro al plan estadounidense. "Esperábamos que así fuera", confesó.

"Lo realmente importante -continuó- no es lo que dicen en público, sino lo que pasa en privado, dentro del Gobierno, del partido y de las Fuerzas Armadas", y lo que harán sus miembros "cuando piensen en lo que supone para Venezuela y para ellos mismos".

El enviado norteamericano hizo un llamado específico a los uniformados, pilar del Gobierno bolivariano desde tiempos de Hugo Chávez. "Los militares jugarán un papel importante a la hora de determinar cómo será el cambio pacífico" en Venezuela.

Al ser consultado sobre quién podría ejercer una labor de mediación para reanudar las negociaciones entre los representantes de Maduro y Guaidó en base a esta "hoja de ruta", el funcionario indicó que la Iglesia, un actor clave en el país, y Noruega, que ya medió en el último diálogo.

A cambio de que Maduro abandone el Palacio de Miraflores, se reconstituya el Parlamento y se renueven los poderes Electoral y Judicial con miras a unos comicios "libres", Estados Unidos realizaría importantes concesiones.

Las sanciones se levantarían a medida que se cumpliera el plan, se elaboraría una ley de amnistía para todos los "delitos políticos", excepto los crímenes de lesa humanidad, y se retiraría la denuncia que seis países latinoamericanos presentaron en 2018 contra Maduro en el Tribunal Penal Internacional (TPI) por dichos crímenes.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...