Brasil suma 72 muertos en las últimas 24 horas

Con el fallecimiento de 72 personas en las últimas 24 horas, Brasil suma ya 431 muertes por la epidemia de coronavirus, la cifra más alta de toda América Latina, informó ayer el Ministerio de Salud.

Según el nuevo balance, el país ya tiene 10.278 casos confirmados, un incremento del 13,5% respecto del día anterior cuando se habían contabilizado 9056 enfermos.

Hay tres estados que aún no tienen ningún fallecimiento por coronavirus (Acre, Matto Grosso y Tocantins) mientras San Pablo sigue concentrando la mayoría de los casos y muertes, con 4.466 diagnósticos y 260 fallecimientos. El segundo estado más afectado es Río de Janeiro (1.246 casos y 58 muertes), y luego Ceará (730 casos y 22 muertes).

Sin embargo, el Ministerio reconoció que el número real de pacientes es mucho mayor debido a que sólo se contabilizan los casos graves de pacientes internados en hospitales y hay casos que se retrasan hasta ser confirmados.

Por otra parte, un informe preparado por el equipo técnico del Ministerio de Salud señala que Brasil no tiene suficientes médicos, laboratorios y equipos para combatir el nuevo coronavirus.

"Hay una escasez de profesionales de la salud capacitados para manejar equipos de respiración mecánica, fisioterapia respiratoria y atención de enfermería avanzada dirigida al tratamiento clínico de pacientes críticos con covid-19 y profesionales capacitados en atención primaria para el manejo clínico de casos leves de síndrome Gripe", dice un extracto del boletín ministerial y que recopila datos hasta ayer.

En tanto, el presidente, Jair Bolsonaro, sigue objetando las cuarentenas y busca flexibilizarlas, según informó la prensa local.

El mandatario está estudiando una nueva medida para forzar la reanudación de las actividades en ciudades pequeñas y medianas y debilitar así a las cuarentenas que decidieron varios gobernadores.

Por otro lado, el hombre más popular del Gobierno de Brasil no es hoy un general, de esos que tienen privilegios y tránsito libre en el Palacio del Planalto; ni un banquero influyente en Economía, sino el ministro de Salud, Luiz Mandetta, un traumatólogo conservador del "lejano" Mato Grosso do Sul que duplica en aprobación al presidente Jair Bolsonaro, quien ya declaró que le gustaría echarlo.

Horas después de que Bolsonaro dijera que Mandetta necesita alinaerse a su pensamiento frente al coronavirus, una encuesta de Datafolha reveló que el ministro de Salud tiene el 76 por ciento de imagen positiva, contra el 33 por ciento del jefe del Estado.

Mandetta al contrario de Bolsonaro pide seguir en cuarentena.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...