Germán Pezzella fue dado de alta junto a dos compañeros más

El defensor Germán Pezzella, el primer futbolista argentino en haber contraído coronavirus, fue dado de alta ayer, según anunció su club Fiorentina de Italia. Pezzella dio negativo en su último control y, luego de haber anunciado su control positivo el pasado 14 de marzo, cumplió con la cuarentena obligatoria en su casa de Florencia. "Nos complacemos en comunicar que después de los exámenes y los test clínicos realizados en los últimos días, Patrick Cutrone, Germán Pezzella y Dusan Vlahovic han dado negativo en Covid-19", anunció el club.

 

"No son vacaciones, hay que quedarse en las casas y pensar en el otro", afirmó el también marcador de la Selección Nacional.

 

"Una vez más, agradecemos a los médicos, enfermeras y hospitales que continúan brindando su asistencia a todos aquellos que la necesitan en un momento tan delicado y crítico para el país y el mundo entero", agregó. Desde un primer momento, el exjugador River Plate y habitual convocado de la Selección Argentina, de 28 años, estuvo "en buen estado de salud" y aislado en su casa cumpliendo la cuarentena.

"Como es de público conocimiento, después de los estudios realizados, producto de dos días con algún síntoma, me confirmaron que tengo Covid-19", había señalado Pezzella el pasado 14 de marzo en su cuenta de la red social Instagram.

"Los síntomas desaparecieron y estoy en mi casa siguiendo con los procedimientos indicados por el departamento de sanidad de mi club. Seguro esto dentro de poco será otra historia para contar. Cuiden de su salud y de sus personas cercanas. Un abrazo", había agregado.

Incluso, durante su aislamiento, el defensor reconoció días después que en Italia se viven "situaciones extremas", mientras que sostuvo que en la Argentina se estaba "a tiempo de prevenir un montón de cosas".

"Tomen conciencia, respeten las normas y quédense en sus casas en Argentina. Están a tiempo de prevenir un montón de cosas", manifestó Pezzella a través de un video publicado en la red social Twitter.

Y agregó: "Acá en Italia hay mucho sufrimiento, se están viviendo situaciones extremas. Este virus es cada vez más peligroso y se propaga con mayor velocidad. Se lo dice alguien que lo está viviendo en primera persona".

En la misma línea, el central insistió: "No son vacaciones, hay que quedarse en las casas y pensar en el otro. Es un virus silencioso, no se sabe si uno lo tiene o no, cumplan las normas".

Condenado por no cumplir

El delantero de la Selección de fútbol de Serbia Aleksandar Prijovic fue condenado por la Justicia de ese país a tres meses de arresto domiciliario por haber violado las restricciones impuestas contra la pandemia del coronavirus y salir "a tomar unas copas" con amigos.

Prijovic, futbolista del club Ittihad de Arabia Saudita, estaba en la capital serbia Belgrado cuando el viernes decidió ir a un hotel junto a una veintena de personas que se juntaron a beber.

En Serbia, el Gobierno dictaminó la prohibición de reunirse más de cinco personas en espacios cerrados y dos en el exterior, para combatir la propagación del coronavirus, con un toque entre las 17 y las 5 durante los días de semana y una prohibición total los domingos.

Según la agencia de noticias local "Tanjug", que citó este domingo fuentes de la fiscalía de Belgrado, Prijovic, de 29 años, fue condenado a tres meses de prisión domiciliaria por su acción.

Prijovic disputó el último Mundial de fútbol de Rusia 2018, en el que jugó un minuto en la victoria del debut de Serbia sobre Costa Rica (triunfo 1-0) y fue amonestado. Luego, no ingresó ante Suiza (1-2) y Brasil (0-2).

En total, en la Selección, el delantero de 1,91 metros de altura disputó 13 partidos (dos de ellos en 2019), en los que anotó dos goles.

En su club, el Ittihad de Arabia Saudita, no juega desde el 28 de diciembre de 2019, primero por no haber estado en consideración del entrenador y luego con problemas de papeles.

Es indudable que el gobierno serbio no distingue personalidades y el castigo a Prijovic así lo marca.

Posturas diferentes en Europa

Actitudes dispares en el fútbol europeo. Por un lado, los jugadores de Primera y Segunda División del fútbol de España exigieron ayer seguridad sanitaria para retomar la actividad futbolística suspendida a causa de la pandemia de coronavirus.

A través de un comunicado, la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) puso esa condición no sólo para volver a disputar partidos sino también para el regreso a los entrenamientos, tras entender que “la salud está por encima de todo”. Después de las reuniones mantenidas por el gremio con los capitanes de Primera y Segunda División, los representantes de ambas categorías compartieron ideas y acordaron volver a reunirse el próximo martes, señaló David Aganzo, secretario general del gremio, según una publicación del diario Sport.

“Nos hemos reunido con todos los capitanes de Primera y Segunda División. El mensaje está claro: la salud está por encima de todo. Exigen máxima seguridad tanto para ellos como para sus familiares y el resto de gente que está en el mundo del deporte”, señaló el máximo referente de AFE. Mientras que por el otro, el líder y último campeón de la Bundesliga, Bayern Múnich, regresará hoy a los entrenamientos con grupos de cuatro a cinco jugadores en su centro deportivo para respetar las medidas de distanciamiento social impuestas en el país por la pandemia de coronavirus.

La revista deportiva alemana “Kicker” publicó ayer que el deseo del director técnico Hansi Flick es comenzar con los primeros trabajos en campo casi a un mes de la disputa del último partido ante Ausburgo, el 8 de marzo pasado, por la 25º fecha del torneo alemán. Esta metodología, de trabajar en grupos reducidos y turnos escalonados, ya fue adoptada por otros clubes de la Bundesliga como Schalke 04 y Ausburgo, y comenzará a replicarse en la mayoría de los 18 planteles que componen la competición. Las restricciones en el contacto social impuestas por el gobierno están vigentes hasta 19 del corriente y la suspensión de la actividad futbolística fue fijada hasta el 30.

Se suicidó médico del Reims

El médico del plantel del club Stade Reims de la Primera División del fútbol francés, Bernard González, se suicidó ayer en su casa, mientras realizaba la cuarentena por coronavirus, anticipó el diario Le Parisien. Lo confirmó el alcalde de la ciudad, Arnaud Robinet, al ponderar al fallecido doctor de 51 años: “Era un hombre comprometido y muy humano. Era un fiel reflejo de su familia”, destacó el funcionario,

“Sé que dejó una nota explicando las razones de su gesto. Pero ignoro lo que decía”, afirmó el dirigente de la ciudad del departamento de Marne. Según el diario de la capital francesa, el hecho está relacionado directamente con el coronavirus, ya que el médico del plantel llevaba enfermo varios días y estaba realizando la cuarentena en su hogar junto a su esposa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...