Crece el consumo de una "hoja de coca alternativa"

La escasez de hojas de coca por la cuarentena está produciendo efectos mágicos en la realidad del norte argentino y se escuchan noticias en las que la delgada línea que separa la realidad y la fantasía se está difuminando.

"La coca del monte hace furor en el norte salteño", informó Juan Cuéllar para el portal de noticias Buufo, y desató todo tipo de especulaciones, risas, proyecciones de negocios, inversiones y hasta búsqueda de contactos para comprar.

En diálogo con El Tribuno, Cuéllar contó: "Se trata de hojas de un arbusto que crece en el monte y que las familias de Coronel Juan Solá (Estación Morillo, norte salteño) están comercializando como lo que llaman "coca del monte chaqueño"

"Son al menos 20 las familias que están vendiendo a unos 600 pesos el cuarto de la coca del monte. Ya recibieron pedidos de Salta, de Orán y Embarcación. Uno de los pioneros fue Macedonio Santillán y todos en el pueblo le compran. Con bica, chama o stevia, anda muy bien", dijo Cuéllar, quien es estudiante de Comunicaciones Sociales de la UNSa y colabora con el portal de noticias.

Macedonio recolecta las hojas del monte y las pone a secar al sol, las limpia y las embolsa. El servicio de entrega a domicilio funciona como un reloj en el Chaco salteño. Salen las motos a los puestos y parajes cercanos al río Bermejo, a la ruta nacional 81, a la ruta 34 . Hasta en los controles por el coronavirus les compran bolsas de cien pesos.

Valor agregado

"No entiendo mucho de política, tampoco de libre comercio. Qué lindo que yo coqueaba cuando estaba el Evo", entona en ritmo de carnavalito la canción "Coquita sagrada", de Riqui Zarra. El cantante oranense quizás no sabe que muy cerca de sus pagos, en Morillo, hay familias que le agregan valor a la producción de "hojas de coca del monte".

Félix Rodríguez es quizás el modelo de reconversión productiva que se basa en una olvidada tradición ancestral y relata: "El consumo de la hoja de coca del monte estaba olvidado. La pandemia y la falta de coca boliviana hizo rescatar la vieja receta para su consumo. A mí me la enseñó un viejo santiagueño, que vino a trabajar para el norte. Se llamaba Colcurrio Paz y ya está finado. Cuando era chiquito lo acompañaba para el monte y él me enseñaba sobre las plantas y los animales. Él me mostró un árbol, que antes cuando no había desmonte ni tantos animales crecía más libre. Algunos llegaban a los cuatro metros de altura. De ahí sacaba las hojas que son bien parecidas a las de coca. Los viejos ya les decían hojas de coca del monte y las usaban como alternativa a la boliviana. Las juntaban y las trataban para su consumo", dijo Félix.

"A diferencia de la boliviana, yo tengo un proceso de limpieza de las hojas para sacarle los bichos, las telarañas; todo lo pueda afectar la salud de quienes coquean. Yo les compro las hojas a los aborígenes, que me las traen del monte profundo, así que tienen de todo. Primero les pongo un poco del alcohol para matar todo lo malo y luego las paso por un horno eléctrico para que pierdan un poco de agua, que es amarga y fea. Con el horneado permanentemente zarandeado quedan ricas. Yo vendo el kilo a 2.500 pesos y se vende muy bien. A los aborígenes les pago 500 pesos el kilo, pero que con el tratamiento, ese kilo me queda la mitad. Esta no es sólo una alternativa al consumo de la coca boliviana sino también a los ingresos, porque acá en el norte salteño está todo mal", dijo Félix que hace furor en la página Trueque Morillo, en las redes sociales.

El chaqueño vende hasta en Formosa y ya le pidieron 50 kilos desde la provincia de Chaco; lo que es imposible para su pequeño emprendimiento.

"En la saliva tiene el mismo gusto y color, es más sana porque no tiene fumigantes y es más limpia porque la boliviana viene con caca de aves, de ratas, con todo tipo de basuras que hasta de hantavirus se puede uno contagiar. Mis bolsas vienen con hojas grandes, despalilladas y limpias. Es lo más sano que hay", dijo.

Fuente: El Tribuno de Salta

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...