Establecimientos abrieron sus puertas

Tras la normativa emitida por el Ministerio de Educación de la Provincia a través de la resolución 1510, en el contexto de la pandemia y de la emergencia sanitaria, luego de dos meses de permanecer cerrados, los establecimientos educativos abrieron sus puertas para realizar actividades administrativas. Ante la apertura de la institución, comenzó a concretarse la afluencia de padres que se acercaron a buscar los certificados de escolaridad y otro tipo de documentación de urgente necesidad.

El personal directivo, de secretaría y de servicio, fueron los convocados para comenzar con la labor, siguiendo estrictamente lo establecido por el COE. Cabe acotar que se habilitaron escuelas nodos, para docentes de las escuelas rurales, que se ven imposibilitados de viajar, por la falta del abono correspondiente, los que cumplieron idénticas labores.

En diálogo con El Tribuno de Jujuy, la directora de la escuela Nº 95 "Almirante Guillermo Brown", Liliana Mendoza, sostuvo que en primera instancia, se procedió a la ventilación de los espacios y a una limpieza de emergencia, comenzando con los de mayor uso como la dirección, secretaría, sala de informática donde está apostado el personal administrativo y los sanitarios, tarea que efectuaron dos porteros por turno, ya que la escuela atendió en el horario de la mañana y de la tarde.

ATENCIÓN/ CUMPLIENDO EL PROTOCOLO DE SEGURIDAD.

"Desde el Ministerio se proveyó los insumos mínimos para la limpieza del establecimiento, y se cumplió con la demarcación del sector de circulación y la colocación de los carteles que garanticen el distanciamiento social, tal lo instruido por el Ministerio en este sentido. Estamos cumpliendo la tarea administrativa con el personal reducido al 30%, tal como explicita el documento enviado.

Al ser una escuela nodo, albergamos a directores de escuelas rurales que hasta el momento no cuentan con el servicio de abono, contando con la presencia de colegas de la escuela primaria Nº 338 "Doctor Carlos Alberto Alvarado", de El Piquete", subrayó.

En estos días se hizo entrega de los certificados de escolaridad que quedaron pendientes recibiendo a los padres, siempre siguiendo la normativa del COE, de acuerdo al número de documento. La escuela estuvo abierta en ambos turnos de 9 a 12, los certificados se entregaron de 10 a 12 y por la tarde, con el mismo protocolo, de 14 a 16.

Tras ser consultada sobre las medidas preventivas por el brote de dengue que afecta a la población, la directora explicó que, como institución, durante la pandemia, realizaron gestiones para el desmalezamiento, encontrando eco favorable en el Ministerio de Educación.

"Al constatar que la situación era crítica debido a la gran cantidad de pastizales, en varias escuelas se concretaron los trabajos, quedando pendiente el tema de la fumigación. Por ello, solicitamos al personal que tome todos los recaudos que corresponden, trajimos barbijo, alcohol en gel, además de repelente y espiral, nos preocupa este flagelo y debemos preservar nuestra salud. Con los insumos que desde el Ministerio han llegado para las escuelas, esperamos cumplir mínimamente con estas acciones sanitarias".

Nueva forma de aprendizaje


LILIANA MENDOZA/ DIRECTORA DE LA ESCUELA ALMIRANTE GUILLERMO BROWN.

Bien sabido es que, durante esta cuarentena, los docentes jujeños apelaron a todos los medios para poder llegar a sus alumnos a través de las redes sociales, haciéndoles llegar las tareas, enseñando, y más allá de los errores y de las carencias, se vio fortalecido el vínculo con los niños y los padres. “Todos sumaron, en la medida de sus posibilidades y eso es digno de destacar. Pero también hay que reconocer que el maestro para enseñar necesita el contacto con el niño y viceversa, el niño para aprender necesita de la presencia de su maestro. Este ha sido un tiempo muy difícil, en el sentido en que nunca se va a comparar la vivencia del niño en un aula, en un contexto con sus compañeros a tener que transportar el aula a la casa. La angustia, la desesperación, la ansiedad de los docentes, el querer hacer todo lo que podían para llegar a sus niños, ha sido una instancia compleja, ha costado adaptarse, considerando el fuerte protagonismo que tuvo el uso asiduo de las tics. La gran dificultad en muchas familias, se relaciona con la falta de conectividad y los altos costos que significa contar con esta posibilidad. Muchas familias tienen un solo teléfono móvil que debe compartirse entre los padres y chicos en diferentes peldaños de la trayectoria escolar”, relató la directora de la escuela Almirante Brown, Liliana Mendoza. En otro tramo, explicó que ya están un tanto más calmadas las ansiedades, el aprendizaje es constante en esta nueva forma de enseñar a la que fueron o convocados por las circunstancias que ha tocado vivir al mundo. “Desde el Ministerio de Educación a través de la Supervisión, se hicieron aportes significativos para sostener el trabajo de los docentes y directivos, en la nueva propuesta pedagógica que tuvo que implementarse. Para los papás también fue un tiempo de mucha tensión, nosotros en el aula trabajamos con 30 o 35 niños, pero tenemos un mismo grupo etario, mientras que muchas familias, tienen en casa chicos que transitan por los diferentes grados y niveles de escolaridad, por lo que cumplir con el acompañamiento a cada uno, ha sido y sigue siendo una tarea compleja y la mayoría está viviendo con gran responsabilidad”, apuntó. Sostuvo que, ante esta realidad, desde los equipos directivos, pidieron a los maestros que sean muy cautelosos, que sean pacientes y es digno de destacar que los maestros han compartido sus experiencias en esta interactuación con las familias que están poniendo el mejor de sus esfuerzos, acompañando a sus hijos. “Y debe sumarse también la lucha cotidiana con el flagelo del dengue que aún nos mantiene en constante preocupación dada la gran cantidad de familias que lo han padecido y en las que el riesgo persiste. Ha sido un aprendizaje de todos los días, de prueba y error que se da en todo escenario nuevo a transitar, en este tiempo inédito que nos tocó enfrentar. Todos hemos aprendido, los papás, los maestros, los niños. Creo que saldremos diferentes y fortalecidos, de esta pandemia. Nos queda transcurrir con la mejor de las actitudes este último tramo y cuidarnos, desde la responsabilidad de cada uno, porque hay muchas actividades de la dinámica social que se han liberado. En la medida en que nosotros hayamos aprendido de lo que significa estar en confinamiento, creo que tenemos que aprender a valorar el tiempo libre, la presencia de los compañeros, la mirada hacia quienes nos rodean, a practicar la tolerancia y el respeto, a cuidarnos cada día con la esperanza de que todo esto va a pasar y pronto”, finalizó.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...