Boliches jujeños pelean “por la subsistencia”

"Sabemos que va a ser difícil volver a abrir, pero no hay opción de convertirse en otra cosa porque eso sería cambiar de rubro. Estamos peleando por la subsistencia", dijo Daniel Toffoli resumiendo la situación por la que están pasando las 25 empresas jujeñas que tienen boliches bailables.

Si bien se trata de un grupo pequeño de empresarios, sus servicios son consumidos por una gran cantidad de jujeños que pasados los dos meses de cuarentena comienzan a preguntarse cuándo podrán volver a estos espacios o incluso a ingeniárselas para suplantarlos.

En este sentido, Toffoli, referente de este rubro, dijo que los empresarios son conscientes que en estos momentos no pueden volver a abrir pero que es urgente la ayuda económica, ya sea en forma de subsidios o créditos, al mismo tiempo que advirtió que si la medida de prohibición prospera seguramente traerá aparejado el crecimiento de la actividad nocturna clandestina.

El empresario dijo que esta altura la actitud comprensiva de los acreedores está desapareciendo y generando momentos de mucha presión. Explicó que al no haber actividad la cadena de pagos está suspendida por la falta de recaudación, muchos cheques rechazados y la insistencia de los dueños de locales por el pago del alquiler se acentúa. "Hoy los acreedores, que fueron comprensivos en un principio, se están poniendo nerviosos y las presiones son cada vez más fuerte. Es lógico porque el que te alquila el local también tiene sus gastos y requiere el dinero. Por momentos la situación es desesperante y aún estamos a la espera de los paliativos que el Gobierno anuncio", detalló.

Las expectativas del sector están puestas en el otorgamiento de subsidios o créditos a tasa cero, "aunque nos endeudemos, si nos dan un plazo de gracia para pagar un par de meses después de que podamos volver a abrir y en cuotas sería una salida para recomponer la relación con los locadores, los proveedores y personal". Respecto a los alquileres, dijo que se está llegando a acuerdos que implican el pago del 50%.

Sobre la situación de los trabajadores, indicó que "hay un grupo de trabajadores que son eventuales que trabajan solo los fines de semanas y otros que trabajan de forma permanente en el mantenimiento, administración y otras áreas. Hemos cumplido con los sueldos pero la situación sigue siendo complicada. Sobre la cantidad de personas que están sin sus fuentes laborales dijo que son 25 boliches y que cada uno brinda empleo directo a cerca de 40 personas y de forma indirecta a muchos más como taxistas, vendedores ambulantes de comida, kioscos, trapitos y otros.

Respecto al pago de facturas de luz eléctrica, indicó que la tarifa para estos negocios es muy alta porque tiene un contrato especial que garantiza una potencia específica para su funcionamiento y pese a no haber ninguna actividad las facturas exceden los 30 mil pesos.

Ante esta situación Toffoli comentó que solicitaron al Gobierno y la empresa Ejesa alguna facilidad, habría la posibilidad de que durante la cuarentena accedan a tarifa social, pero que aún no se logró la instrumentación.

Sobre la proyección que indica que los boliches serían los últimos en volver a abrir cerca de fin de año dijo que "hay que distinguir entre los espectáculos como festivales donde sí requieren una gran concurrencia en cambio en los boliches que no dependen de un espectáculo sino que es un espacio para ir a bailar, será posible con un protocolo adecuado avizorar un apertura. No quiero que se interprete que queremos abrir, sabemos que eso hoy no es posible, pero si la situación continúa y 60 días sin circulación del virus, creo que a finales de junio sería un momento adecuado para sentarnos a pensar la reapertura".

Dijo que hay muchos otros espacios con mucha circulación de personas, como las filas de los cajeros automáticos, los supermercados y otros rubros en donde la gente toca los espacios y circula sin mantener las distancias. "Creemos que con los protocolos adecuados y con el 50% de la capacidad podríamos pensar en volver. Si no abrimos todas estas actividades la realidad va mandando. En la medida que se habiliten los boliches bailables va a empezar a crecer la noche clandestina, los afters, las juntadas y las casas alquiladas, y no sabemos si la policía tiene la capacidad de controlar todo esto. Entonces podría ser más lógico reabrir los boliches con los protocolos adecuados. La realidad va mandando", acotó.

Sobre el protocolo específico para boliches indicó que seguramente no será muy difícil cumplir con mantener la distancia o ir con barbijo, sería como pretender que una persona vaya a un restaurant a comer y se deje el barbijo puesto. "Cuando la gente vaya al boliche irá a hacer lo que hace en un boliche, bailar, comunicarse y tener contacto con otros por eso lo primordial es que no circule le virus y al haber solo el 50% de la capacidad habrá más distancia".

Indicó que se podría tomar la temperatura al ingreso, se controlarían los baños para que entre un grupo pequeño por turnos. En la provisión de bebidas proponen vender bebidas cerradas para evitar la manipulación de los tragos y el hielo, el uso de elementos descartables para la limpieza de los espacios.

La semana que viene habrá una nueva reunión entre los empresarios y el Gobierno.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...