"Los artistas que son supervivientes van a encontrar el lado"

Creativo como siempre, y aprendiz más que nunca, Pucho González se propuso encontrar en este tiempo de cuarentena, que nos está enseñando a todos que la vida sigue a partir de ahora "online", tanto para trabajar, como para divertirse, entretenerse, aprender, etc.

El cantautor jujeño entendió que a esta nueva era había que sacarle provecho, y entonces comenzó lanzando una playlist en la plataforma Spotify (de música) titulada "El Nuevo Canto del Norte y sus Historias", donde se incluyen temas de un montón de artistas en busca de la difusión, de nuestra provincia, Salta, Catamarca, Tucumán, y abierta a seguir sumando propuestas de la región.

"Reúno los músicos contemporáneos que no estamos al nivel de Los Tekis, Bruno Arias o Tomás Lipán, en gente que nos escucha", explica el músico y compositor. "Incluyo artistas que nos autogestionamos como Los Copleros, Dúo Tacta, José Simón, Noelia Gareca, Fava Kindgard, Carlos Mamaní, Los de Jujuy, Ernesto Altea, Franco Paredes, Federico Gamba, Caro Escobar, Los Norteños, La Cangola Trunca, Belén Parma de Catamarca, José Escudero de Salta, y está abierta", comenta.

¿Cuál es el fin de esta propuesta, de dónde nace y hacia dónde se propone ir? Es lo que le preguntamos en una charla telefónica al artista para entender esta iniciativa en cuarentena.

Y entonces explica que "hay muchos músicos haciendo vivos en Facebook, Instagram y eso la verdad que está muy bueno, pero no te genera ningún ingreso. Todo es gratis, y el músico no puede vivir del arte, tiene que trabajar porque tiene que comer", comienza diciendo Pucho, haciéndose eco a su vez de la situación económica y difícil sobre todo de los artistas de la música independientes que sólo viven del arte y por la pandemia tuvieron que dejar de trabajar.

"Haciendo trabajar la cabeza", dice, se unió a Gonzalo Morales, que tiene La Campana Teatral en Tilcara. "Nos preguntamos qué podíamos hacer para tener una salida económica. Nosotros somos de una generación que no ve las cosas nuevas que se vienen, simplemente por una cuestión generacional, valga la redundancia. Entonces pensé en el hijo de un amigo que es influencer, tiene 19 años. Le expliqué mi inquietud, él maneja listas de Spotify, de Instagram, y comenzamos a escucharlo", dice con la humildad más profunda de quien está dispuesto a aprender.

Y nos da el dato comparativo más influyente en este adecisión: "¿Sabías que la última final del mundial del futbol la vieron 800 millones de personas por televisión en todo el mundo, y la final del Fortnite por streaming el año pasado, la vieron 1.600 millones, exactamente el doble?", me dice, y concluye: "Este dato es el indicativo, y nosotros no teníamos idea porque nuestra generación no maneja el streaming, mis hijos por ejemplo ya no ven la tele, están completamente afuera".

Cuenta que hicieron una videollamada grupal con Gonzalo y este joven para que les explicara cómo funciona este nuevo mundo que se abre a nuestros ojos. "Cuando él nos empezó a hablar de todas estas cosas, nos costó entender, pero nos dimos cuenta que es la gran oportunidad para los músicos, los actores y todos los artistas de mostrar algo no sólo a la región, sino al mundo. Nosotros en una peña cobramos 200 pesos el derecho de espectáculo, y ahora en una red, cobrando 30 pesos, si entran mil personas, son 30.000 (pesos). El negocio que se abre es mucho más grande, hay que laburarlo, entenderlo, y eso lleva mucha dedicación e inversión. No es soplar y hacer botellas. Tenés que ofrecer un buen producto, y saberlo manejar", comenta entusiasmado Pucho.

Para que la playlist funcione, se tiene que meter mucha gente, que empieza a escuchar a los músicos de Jujuy y la región, luego buscan su música y entra a las listas de cada uno, y entonces se genera el efecto deseado. Es la forma que tiene el público de apoyar a sus artistas, porque de acuerdo a la cantidad de seguidores se puede comenzar a monetizar esta propuesta.

También explicó que "es más difícil hacer los vivos por YouTube que en Facebook e Instagram (porque se necesita un mínimo de seguidores), pero es la ventana para hacer recitales y peñas virtuales", comenta.

Para supervivientes

"Los músicos independientes siempre tuvieron un pasar económico difícil, y no se trata de que ahora con la cuarentena se pierda todo por no poder actuar. Los artistas que son supervivientes van a encontrar el lado", dice sobre esta modalidad online que hay que descubrir.

Por otro lado, entiende que "se limpia la cancha de los que no tienen una propuesta interesante. Yo no estoy de acuerdo con al artista que le exige al estado que le dé ‘porque sí’, y en ese caso me pongo del lado del ciudadano que paga impuestos, por qué yo tengo que pagarle a un artista que no le gusta a la gente con mis tributos, sólo porque él decidió que quiere hacer arte. Yo no vivo del Estado, por eso lo puedo decir", expresa.

"Ahora con esta oportunidad también puede suceder que tu propuesta no guste acá, y en otro lugar del mundo sí. Y capaz que un tipo que acá no lleva a nadie, en Buenos Aires o en Ucrania consigue un público que le permite vivir de esto", continúa.

"Se abre un mundo de oportunidades que es fascinante. Estoy muy entusiasmado. Hay un montón de cosas que no las estoy viendo, y que las quiero ver", concluye sobre este tema.

Sobre la cuarentena

Al hablar sobre su reflexión sobre este tiempo de cuarentena, el cantautor dice: "Esto nos ha permitido mirarnos mucho más adentro, bajar un cambio en general, y ver cómo la sociedad se ha vuelto más solidaria en todo el mundo, gente que ayuda a los comedores, gente que ayuda a los mayores, etc., eso me ha sensibilizado mucho, estoy escribiendo mucho sobre esto incluso con otros compositores".

Cuenta que se pudo quedar más en su casa acá en la capital jujeña, "normalmente vivo todo el día arriba de una camioneta. Y ahora hace dos meses que estoy sentado en mi casa. He ido muy poco al campo, porque no podía salir de la provincia, y yo trabajo en Las Lajitas en Salta. Pero también mi laburo me permite hacerlo desde casa". Entonces después de cumplir con las tareas como agrónomo, agarraba la guitarra, llamaba a uno y otro artista, "hicimos peñas virtuales, y hemos compuesto canciones de forma virtual con otros autores", comenta.

En definitiva "es un lindo momento para parar la pelota y mirarse para adentro", concluye.

La función social de los artistas

Le consulto sobre su opinión acerca de la función social de los artistas en este tiempo, en que de golpe el mundo se dio cuenta que hacen falta el teatro, la música, la plástica y otras artes en las redes, para levantar el ánimo de la sociedad. Y otra vez defiende la dignidad del laburante del arte: "Yo creo que el artista no está sabiendo cómo vivir de esto, porque necesita comer, hacer estudiar a los hijos, etc. Está buena la función social del artista, pero tenemos que darle un marco para que puedan vivir de lo que hacen", asegura.

¿Cómo juega el Estado?

Finalmente, sobre la función que cumple el Estado en esta parte de reconocimiento, Pucho entiende que "la relación entre el arte y el Estado siempre ha sido difusa, es un tira y afloje que da para una discusión larga. Yo creo que el artista no tiene que pensar en vivir nunca del Estado. Para mí el Estado lo que tiene que hacer con el artista es darle los medios para que muestre su arte. Es decir, por ejemplo, a mí como músico me debería dar un sonido, un centro cultural donde yo pueda ir a mostrar lo que hago, pero no me puede pagar un sueldo todos los meses porque no es su función. Y entonces, yo, como artista, me voy a ocupar de llevar gente, hacer publicidad, hacer notas, para que la patea se llene. El rol del Estado es hasta ahí nomás".

Y reiteró su propuesta de abrir el trabajo del artista a la modalidad virtual: "Es abrir una ventana al futuro que no se va a cerrar cuando todo vuelva a la normalidad y podamos volver a los escenarios. Esto sigue", afirma.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...