Ambulantes pidieron autorizaciones para trabajar

Vendedores ambulantes salieron nuevamente a las calles, no para ofrecer sus productos sino para protestar por su derecho a trabajar.

Fue la primera marcha masiva tras el inicio de la cuarentena, si bien la idea fue respetar la distancia social y llevar barbijo, llamó la atención volver a ver un importante grupo de personas concentradas en las calles capitalinas demandando la posibilidad de volver a trabajar.

Las historias detrás de esta marcha son muchas. Una más difícil que la otra. Madres con varios niños a cargo, padres que tras buscar por mucho tiempo un trabajo estable decidieron salir a las calles a diario a buscar el sustento de sus familias. Muchos son vendedores de café, sándwiches, frutas en pequeños carros, medias y pañuelos descartables y otros tantos productos que la gente durante su tránsito por el casco céntrico, terminales, bancos y escuelas solían comprar. Son alrededor de 600 familias, que al inicio del aislamiento vieron cómo todos sus ingresos quedaron truncos. Esperaron pacientemente y aguantaron haciendo ollas populares, tratando de vender por redes sociales comidas, pan y pizzas y se las ingeniaron hasta ahora, pero consideran que no hay más tiempo para seguir esperando la autorización para salir a vender ya que la situación que viven es crítica. Marcharon ayer para pedir volver a trabajar en los espacios que solían hacerlo antes del inicio de la cuarentena.

La concentración se realizó a las 10 de la mañana en calle Yrigoyen y Dorrego. Allí expresaron que necesitan de forma urgente que el municipio los autorice a salir y que cese la persecución y secuestro de mercadería a los que se animan a salir a trabajar. Indicaron que trabajar no es delito y aseguraron que son falaces las afirmaciones que dicen que no recibieron los permisos porque tienen locales o vehículos caros en los que reparten mercadería a los manteros. Indicaron que es una forma de "estigmatización" de los trabajadores en la que se usaron los calificativos que "son todos extranjeros", como si ese fuera un argumento para prohibirles el derecho a ejercer el derecho a trabajar.

Miriam Leiva, integrante de la Asociación de feriantes y vendedores ambulantes de Jujuy (Afaaj), indicó que ya hicieron el petitorio al Concejo Deliberante para que los autoricen con un protocolo especial a fin de volver a las calles a vender.

"Desmentimos los dichos del secretario municipal Gastón Millón que dice que tenemos permiso, no es cierto. No nos dejan salir a vender. Salimos y nos corren con la Policía. Entre 5 ó 6 inspectores nos levantan las cosas y nos las quitan. En la capital no estamos pudiendo vender. Supuestamente tenemos permiso para vender en los barrios, peor ahí nadie te compra un café, sabiendo que lo pueden hacer en sus casas. Somos 600 vendedores que no podemos trabajar", indicó Leiva.

El municipio anunció hace varios días atrás que habrá corredores de ventas en los barrios y lanzó un empadronamiento de vendedores aunque dejó aclarado que al casco céntrico no volverán. Ante este punto, los vendedores indican que no es posible vender en los barrios porque la mayoría comercializa productos que se consumen al paso. Respecto al reempadronamiento indicaron que no recibieron ninguna comunicación del municipio.

Tras el acto en el lugar de concentración se dirigieron hasta Casa de Gobierno, donde pidieron la ayuda del Gobierno provincial en la gestión del permiso y otros solicitaron algún tipo de ayuda económica.

Allí permanecieron hasta pasadas las 15 cuando personal policial procedió a despejar la circulación por calle San Martín, por lo que se apostaron sobre la plaza Belgrano esperando alguna solución.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...