Medicina Integrativa, sus características y alcances

Por Enrique M. Arnau, Doctor, ingeniero.

La Medicina Integrativa, conocida también como Medicina Integrada y Salud Integrativa, es un paradigma en salud que combina la medicina basada en la ciencia y sus avances científicos y tecnológicos, con distintas medicinas complementarias y ancestrales, engloba la medicina convencional y la medicina natural para poner a disposición del paciente todos los instrumentos posibles para su curación y/o prevención de enfermedades.

Sus adherentes plantean que este enfoque de la salud trata a la persona "como un todo", enfocándose en promover y restablecer el equilibrio saludable del organismo, más que en tratar la enfermedad, enfatizando la relación paciente-médico.

Se trata de no menospreciar la potencialidad de la Medicina Natural, aceptando a su vez, el enorme papel que la Medicina Convencional ha tenido en la mejora de la calidad de vida y en la supervivencia de la población.

Este tipo de Medicina Integral atiende los aspectos globales del individuo: fisiológico, psicológico, nutricionales y sociales.

Es importante destacar que la enfermedad, en muchas ocasiones, aparece como consecuencia de malos hábitos alimenticios y conductuales, que provocan un debilitamiento de nuestro sistema inmune. Mantener el organismo desintoxicado y un sistema inmune sano y fuerte es la manera más efectiva de evitar la enfermedad.

La Medicina Integrativa amplía el abanico de opciones terapeúticas, utilizando diversas terapias como la medicina bioreguladora y homotoxicología, la nutrición integrativa, la terapia neural, la acupuntura y la terapia floral, en los pacientes, y la suplementación ortomolecular, es decir el cuidado de la salud en forma preventiva y el tratamiento de la enfermedad utilizando sustancias que están presentes en el cuerpo humano o que se consumen desde el exterior junto a la alimentación saludables, que nos permite utilizar principios activos naturales a concentraciones terapeúticas.

Restablecer el equilibrio

Todas estas disciplinas permiten que se promueva y restablezca el equilibrio saludable en el organismo, mediante mecanismo fisiológicos propios y no a través de métodos invasivos o impositivos.

La Medicina Integrativa permite abordar pacientes con enfermedades crónicas que hasta este momento recibían un tratamiento meramente paliativo, en vez de curativo. El abordaje integral, combinando tratamientos convencionales con alternativas terapeúticas complementarias, potencia los resultados enormemente.

Es diferente porque se trata de una Medicina Orientada a la restitución de la salud, lo que supone un análisis global de las causas que originan una determinada patología.

Este nuevo modelo de asistencia sanitaria brinda la posibilidad de reducir la medicación tradicional (antiinflamatorios, ansiolíticos, etc.).

La Medicina Integrativa resalta el papel fundamental que ejerce la nutrición a la hora de producir mejoras en los pacientes a través de un programa nutricional individualizado y ajustado a su enfermedad, como también la acción preventiva a otras enfermedades futuras.

Conclusiones

La Medicina Integrativa se centra entonces en el bienestar y cura de la persona como un todo, es decir en sus dimensiones bio-psico-socio-espiritual, como sus objetivos primarios, utilizando ambos acercamientos en el contexto de una relación eficaz de apoyo entre paciente y médico.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...