EN VIVO

#EnVivo | El Matutino, el magazine de El Tribuno de Jujuy

PAULA AIMARETTI / DISERTÓ SOBRE EL MANEJO DE LAS EMOCIONES EN CUARENTENA.

¿Cuáles son los ejes que abordó en la charla sobre emociones que brindo de forma online?

El eje de charla tuvo que ver sobre la manera en que nos estamos sintiendo en estos momentos: Sea cual fuere la manera, está bien que así sea. Hay un montón de emociones encontradas y dependen del contexto y de la situación particular que esté viviendo cada uno, porque la cuarentena no es la misma situación para todos. No es lo mismo para las personas que la cuarentena las encontró de una forma diferente, incluso sienten emociones más agradables y hay personas que la cuarentena los encuentra sin trabajo o viviendo muchas personas en un mismo lugar y esto despierta otras emociones.

Y no sólo es que la cuarentena nos sorprendió a todos, sino que hablar de emociones es un poco complejo porque va a dependen de la situación de cada uno. Lo importante es que seamos amables con nosotros mismos y nuestras emociones. Desde las terapias contextuales, desde donde yo tengo formación en el campo de la psicología, llamamos historias de aprendizaje la situación particular de cada persona. Se trata de que lo que aprendimos en nuestra historia de vida va a repercutir no en las emociones que aparezcan sino en cómo las vivimos en cuanto a intensidad, es como si tuviéramos emociones que van del cero al 10, donde diez es el volumen más alto de acuerdo a nuestra historia de aprendizaje y además de esto depende de cómo nos sorprendió la cuarentena, la intensidad de esas emociones, ese volumen se va a vivir de manera distinta.

La charla virtual fue una experiencia muy enriquecedora porque permite que en una hora podamos tener alcance a muchas personas, hubo 80 personas que participaron. Lo valioso de estas charlas es que de una manera más simple podemos llegar a muchas personas para que tengan información para poder cuidarse en este contexto.

¿Dé que tratan las terapias contextuales?

Las terapias contextuales son una extensión dentro de la terapia cognitivo-conductual que son una orientación dentro de la psicología. Apuntan a que lo que nos pasa en el mundo interno, como las emociones, sensaciones o pensamientos, no son un problema, no son negativos y que la necesidad de querer sacarnos esas emociones o pensamientos que nos dijeron que eran negativos es el problema y nos causa determinados trastornos psicológicos. Básicamente tratamos de comprender que el sufrimiento es parte de la vida y es aprender a convivir con ese sufrimiento para tener la vida lo más valiosa posible.

¿Durante la charla cuáles fueron las consultas más reiteradas?

Las consultas que con mayor reiteración surgieron fueron cómo manejar el miedo y la ansiedad. La mayoría de las personas se ven desbordadas por el miedo y la ansiedad muchas veces cuando tienen que salir a hacer compras o tiene que volver a su trabajo de manera distinta con barbijos y con los cuidados necesarios. También muchas personas se ven manejando la ansiedad comiendo, y comiendo en demasía. A otras personas el entusiasmo y alegría de poder volver a la calle con alguna actividad física les jugó una mala pasada y terminaron con lesiones físicas. Estamos todos prendidos fuego. Se llama "piel emocional", estamos como a flor de piel y cualquier cosa que pasa se vive de una forma más intensa que en cualquier otro momento.

Los niños también están muy afectados por los cambios ¿qué se puede hacer para ayudarlos a sobrellevar este momento?

Tenemos que ser sensibles a la necesidad de todos y especialmente con los chicos. Hoy cumplir y hacer la vida exactamente como era antes es imposible. Entonces la intención es hacer lo mejor que podamos con lo que se puede hacer en cada momento. Y bueno si los chicos no pueden hacer todas las tareas en este contexto porque mamá y papá tuvieron que salir a trabajar se hará lo que se pueda. Es un contexto de mucho cambio y mucho aprendizaje donde a veces sobreexigirnos con tantas responsabilidades no acompaña lo que necesitamos a nivel emocional y por eso aparecen las crisis, los berrinches. La crisis emocional en los chicos es esperable, porque son ellos los que menos salieron en la cuarentena. En la medida de lo posible tratar de tener rutinas que les pongan un orden a los chicos. Desde que se levantan es necesario que desayunen, se saquen el pijama, establecer un horario para hacer la tareas, un horario para jugar, por ejemplo. A los chicos el orden exterior los ordena interiormente. Por lo menos hay que mantener mínimas rutinas, y ahora que está permitido salir, si pueden hacer pequeñas salidas sería bueno, si ellos quieren. No hay que obligar a los chicos. Hay muchos chicos que todavía no se animan a salir a las calles, entonces hay que respetar lo que necesitan e ir promoviendo que de a poquito puedan ir saliendo e ir teniendo contacto, con los cuidados que se requiere, con otro niño.

¿Es posible brindar herramientas a los padres para que hagan un ambiente lo más sano posible y sin violencia?

El maltrato a los niños es una consecuencia lamentable de esta situación. Lo mismo pasa con violencia de género que aumentan los casos y las denuncias por violencia de género. Imagínate que un montón de papás se encuentran en casa en contacto con los chicos, cansados, con el estrés tal vez de que no alcanza la plata a fin de mes y lo primero que hacen automáticamente es pegar un grito o ser violentos con los chicos. Realmente es alarmante y preocupante. Yo creo que algo que puede ayudar en esta situación, es justamente bajar un poco las exigencias y los niveles del "tengo que cumplir con cosas" por hacer lo humanamente posible respetándonos cada uno con el cuidado de las emociones. Haciendo lo mejor que se pueden en este contexto. Esto implica mucho trabajo también, los padres deben aprender a manejar sus emociones para poder contener a los chicos.

¿Cuál es la importancia de que los adultos contemplen a los chicos como sujetos con emociones y necesidades particulares que están igual o más sensibles?

Los niños están más sensibles que los adultos. Los niños están muy vulnerables emocionalmente, el ritmo de vida tuvo un cambio mucho más rotundo. Muchos dejaron de ir a jardines maternales, al colegio a socializar con otros niños. El cambio fue más rotundo y si en algún momento hacen más berrinches, es algo totalmente esperable. Lo que hay que hacer es acompañarlos a que transiten esas crisis de la mejor manera posible.

Por el otro lado, ¿cómo afecta a los adultos mayores la amenaza latente de contraer coronavirus?

Que los adultos mayores tengan miedo es esperable porque son más vulnerables que el resto de la personas, entonces que surja el miedo es totalmente esperable y hay que preocuparse si ese miedo intenso que se siente de muchas manera se trasforma por ejemplo en palpitaciones o preocupaciones constantes. Lo recomendable es reducir la exposición a noticias negativas sobre coronavirus como por ejemplo "murieron tantos abuelos", o "geriátricos en riesgo", por ejemplo. Ya que eso hace que estemos conectados con el miedo cuando tal vez en el contexto jujeño eso no está pasando. Dejar de ver noticias negativas que activan el miedo y focalizarse en el contexto local y realista en donde no tenemos nuevos casos informados de coronavirus.

Hay que tratar de mantener el contacto social lo más que se pueda, siempre con todos los cuidados necesarios. No es lo mismo la visita de una familiar que trabaja en un hospital a la de un familiar que se mueve en otro contexto. Para los abuelos es todo un tema las redes sociales no están habituados a eso, pero si lo pueden hacer y se adaptan es bueno que hagan uso de ellas. Hay que ver la posibilidad de hacer las visitas con todas las medidas de seguridad.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...