Consumo, refinanciación de la deuda y asistencia

La actividad económica productiva que luego se complementa con la actividad del negocio comercial. La caída de la actividad económica ha sido muy pronunciada. Según datos del Grupo de Estudios de la Realidad Económica y Social (Geres), que son jóvenes profesionales e investigadores de la economía política de Buenos Aires, los datos son los siguientes: en el mes de abril, hubo un desplome inédito de la actividad económica.

 

"El Gobierno está destinando recursos muy importantes para evitar una caída mayor del consumo", sostuvo el especialista.

 

Acusaron drásticas caídas interanuales la producción de acero 74,6%, las ventas minoristas 57,6% y los despachos de cemento 55,2%; no hubo producción de vehículos y las ventas a concesionarias locales disminuyeron 73,6%. Luego de la caída del 11,5% interanual registrada en marzo/2020, Geres estima que la actividad económica -sobre la base de los indicadores del Indec-, habría tenido un descenso en torno al 25,0% interanual en el mes de abril/2020. Para el año en curso, el retroceso podría llegar al 12%.

En el mes de abril, la actividad económica en cuarentena asistió a una caída de proporciones siderales, intensificando el derrotero bajista que había comenzado a mostrar hacia fines de marzo. Diversos datos disponibles reflejan este desplome inédito, pero no sorpresivo, dado el párate (total o parcial según el sector) que impuso la cuarentena, agudizando al extremo la situación recesiva que ya atravesaba la economía argentina. En lo que respecta a la industria, algunas de las excepciones están dadas por ramas de la producción de alimentos. Con estos datos lo primero es lograr volver a la producción y el conjunto de la actividad económica según lo vaya permitiendo la lucha contra la pandemia, en este sentido hay que decir que el Gobierno nacional y el provincial actúan correctamente dando prioridad a las medidas sanitarias y quienes contraponen ambas cuestiones cometen un grave error. Preservar la mayor cantidad de vidas es prioritario y la producción y el comercio tienen que estar en función de preservar las vidas. El Gobierno está destinando recursos muy importantes para evitar una caída mayor del consumo.

Investigar origen de la deuda

Sobre si no se llega a un acuerdo por la deuda, primero hay que saber que el Gobierno comete el mismo error que viene cometiéndose por lo menos desde el año 2005, cuando se comenzaron las negociaciones del canje de la deuda que había sido declarada en default por el breve gobierno de Adolfo Rodríguez Saá, decisión que valoro como correcta en función de los intereses nacionales. En esa ocasión antes de negociar el canje el Congreso de la Nación tendría que haber investigado el origen y la legitimidad de la deuda y una vez hecho esto recién separar lo legítimo de lo ilegítimo y pagar lo que se haya probado como legítimo en los plazos posibles. Había mucha deuda ilegítima, como por ejemplo la deuda externa de privados que se estatizó la dictadura, o la que teníamos con el llamado Club de París. Hay mucho para investigar de la deuda contraída por Mauricio Macri, que tomó deuda para que algunos bancos y monopolios saquen divisas del país que provenían de los desembolsos del Fondo Monetario Internacional.

El default de fines del año 2001 le permitió al país no pagar durante cinco años ni un dólar y todos los recursos genuinos de divisas provenientes del saldo positivo del comercio exterior se lo usó para una política de recuperación de la industria nacional, de promoción de las exportaciones, recuperación del salario real de los trabajadores, aumento del consumo y de la inversión de capitales en la economía interna. Así que dada la experiencia no hay por qué poner el grito en el cielo porque vayamos al default, en todo caso que lo hagan los liberales que piensan siempre en el respeto de la sacrosanta deuda externa, que como dijera un gran patriota como fue Alejando Olmos es una "deuda eterna" que la investigó y con un fallo judicial propuso que lo trate el Congreso de la Nación, cosa que nunca se hizo.

Ayudar a los vulnerables

¿Qué puede pasar el día que el Gobierno nacional deje de brindar el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP)? No lo debe hacer si no se ve claramente que se va superando el pico de la pandemia y que se puede controlar la situación sanitaria, mientras tanto la enorme emisión monetaria que se está realizando tiene que tener como principal destino ayudar a los sectores sociales más pobres y vulnerables, a los jubilados, a los cuentapropistas y al auxilio de las pequeñas y medianas empresas. No hacerlo es aumentar la tensión social que ya existe. No se puede poner recursos del Estado en las grandes empresas monopólicas ni un peso del Estado, es un error que se ha cometido, porque son sectores que venían haciendo ganancias extraordinarias por lo menos en los últimos quince años y tienen de donde sacar recursos propios.

Emisión no hizo saltar inflación

Tanto el contador Guillermo Sapag como el economista Lucas Dapena coincidieron en que el Gobierno nacional podrá mantener el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) a las empresas y otros planes sociales, al menos hasta julio. “La emisión hoy es muy criticada porque el Neoliberalismo tiene la mirada en que la emisión, producto de los déficits fiscales de los países y una emisión desproporcionada en términos de crecimiento de producción, causa inflación. También hay otras causas de la inflación que hasta inclusive, los funcionarios del FMI como Roberto Cardarelli, que ya no está y era el nexo del crédito a Argentina, hablaban de los problemas estructurales, la otra causa de la inflación que son por ejemplo los monopolios. Él se refería, y está escrito, por ejemplo que la producción de planes especiales en la Argentina tiene el 80% del mercado. Entonces, hoy emitir lo hacen todos los países del mundo, la inflación no tuvo un salto, por lo menos el último índice fue del 1,5%, el problema fue en toda la zona del Noroeste, con cerca del 2,6%, pero la emisión tiene un límite. Tenemos hechos históricos donde afirmarnos: en el año 1930, cuando se pudo superar esta crisis por el hecho de que el Estado participó en todos los casos, principalmente con lo que tenía que ver con puertos, caminos, casas e incluso con gasto militar.

Ahora, todo el mundo está emitiendo pero eso tiene un límite, lo más importante sería que al corto plazo se normalice la actividad, el tema de recaudación impositiva, porque este es el problema, cae la producción, el comercio, la actividad en general y la recaudación tanto nacional como provincial. Entonces no hay otra forma que ir a la emisión monetaria para salvar todo lo que sea posible. Habrá empresas que no van a soportar dos o tres meses sin actividad. Las 24 mil empresas que la Afip informó que bajaron sus persianas durante cuatro años del macrismo y llega una pandemia que va a dejar a muchas pymes en el camino, porque las empresas grandes de alguna manera se salvan”.

En crisis hay oportunidades

Mientras tanto Dapena señaló que el Gobierno nacional está brindando apoyo a los sectores más vulnerables y lo mejor es que “se genere actividad económica para que los sectores vulnerables no dependan de ese apoyo. Estamos en dafault y lo único que está haciendo el Gobierno es pedirle adelantos al Banco Central para las ayudas sociales. Eso va a terminar repercutiendo en la inflación”, sostuvo. A su vez, planteó que en cada crisis aparecen las oportunidades, “por ejemplo el Ingreso Familiar Extraordinario, u otra ayuda social, se tramita por medio de internet y en el caso de Jujuy hay una barbaridad de gente que no tiene accesibilidad. Entonces, hay que tratar de trabajar en la gestión para que la ayuda llegue plenamente, ese es un beneficio”, finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Economía

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...