Economía y pandemia en la óptica de los especialistas

Tras varias entrevistas realizadas a especialistas sobre la situación económica del país y por supuesto de nuestra provincia, se llega a la inevitable conclusión de que antes que estallara la pandemia de coronavirus, ya existía otra, la de la economía. Ahora la gran incógnita -además de saber cuánto durará esta coyuntura- pasa por conocer cuál será el impacto de la crisis en el bolsillo de los ciudadanos. De qué manera impactará la restructuración de la deuda -si es que la hay- y qué efectos podrían surgir si el Gobierno nacional no vuelve a otorgar a las empresas la Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) que permitió afrontar el 50% del pago del salario de los trabajadores.

Lo cierto es que más allá de las consecuencias sociales y sanitarias -que hoy son prioridad para el Gobierno- los efectos económicos son imprevisibles. En el caso de nuestra provincia, que se destaca por ser una de las que mejor supo manejar esta pandemia, presenta favorables resultados como la apertura del turismo interno, entre otras medidas de flexibilización.

En este contexto, tras consultar nuestro diario a especialistas del tema, hay un consenso muy amplio en que es totalmente positiva la reactivación de la actividad comercial, sobre todo para los sectores más golpeados. No obstante, hay quienes sostienen que sobre todo a las pequeñas y medianas empresas (pymes) les costará mucho más poder seguir en marcha.

Pocos se benefician

Para el contador y profesor de Economía de la Universidad Nacional de Jujuy (Unju) Guillermo Sapag, además de lo que puede ser el resultado de cuatro años complejos del gobierno anterior, la pandemia complicó la actividad de muchos sectores, fundamentalmente el de vendedores ambulantes. Mientras que algunos, como los supermercados, se vieron beneficiados por el tema de la alimentación, debido a que cuando se inició esta pandemia, las personas buscaron estoquearse para tener qué comer, "porque nadie sabía si iban a poder entrar los productos a través del transporte", dijo. Sapag agregó que el sector de indumentaria y calzados estaba a puertas cerradas, al igual que los establecimientos educativos y los jardines maternales.

LUCAS DAPENA, ECONOMISTA

¿Cuándo volverá todo a la normalidad? Es muy difícil predecirlo, respondió el contador y espera que a fines de julio o en agosto haya más tranquilidad. "No creo que surja ni vacuna ni algún remedio específico que de alguna manera pueda aminorar esta cuestión, hasta noviembre o diciembre con suerte. En el país los casos de muertes por Covid-19 son menores, siempre digo que una muerte duele y es inexplicable para cualquier familiar, pero en comparativo mundial, Argentina está bien parada", resaltó.

"Hay mayor movimiento"

Mientras tanto, el economista y decano de la Facultad de Economía y Administración de la Ucasal, Lucas Dapena, sostuvo que si bien aún no se puede hablar de un repunte económico, pero sí de un mayor movimiento, luego del importante parate económico. Señaló que tanto Jujuy como Salta fueron las provincias que mejor se movieron para trabajar sobre la flexibilización dentro del marco del cuidado de la salud. Consultado sobre si mejoraría el consumo, indicó que dependerá de que haya movimiento, que aquellos que cortan el pasto, quienes trabajen en un bar, puedan estar en actividad. Además, estimó que todo pueda normalizarse cuando haya vinculación con otras provincias, "es decir con el transporte a nivel nacional de pasajeros. Sobre todo teniendo en cuenta que Jujuy vive del turismo", precisó.

“El mundo sigue andando, hay vida después del default”

El peor escenario para Argentina sería dejar de pagar su deuda y considerando que actualmente entró en su noveno default, para el especialista Sapag, “el mundo sigue andando y hay vida después del default”. Asimismo, sostuvo que no cree que el país esté a la puerta de un acuerdo, porque hubo una propuesta que es un piso”, según su opinión personal. “Sostengo que este acuerdo estaba avalado por el Fondo en su totalidad. Las razones son porque, en principio fue bombardeado, hasta te diría menospreciado, criticado y hasta amenazaron al ministro.

Pero evidentemente aquí hay una firmeza muy grande. Tenemos otros apoyos que son desde Europa, fundamentalmente España, Italia, Francia, Alemania y el presidente de Estados Unidos fue un poco tibio pero se lo expresó al embajador argentino en ese país. Hay que pensar que el grupo de acreedores más importantes son de EEUU, pero hubo tres contraofertas que de alguna manera están siendo analizadas. Hubo pases de vencimiento y yo creo que va a ir un poquito más para largo. Pero en el pensamiento del FMI, en la intención de continuidad del gobierno anterior, hasta apoyado por el mismo Fondo, el segundo convenio ya iba con pedidos específicos, estos implicaban: ajustes, nuevas leyes laborales, nuevas leyes jubilatorias y no se dio porque la gente tuvo otra intención de voto y el Fondo se da cuenta de alguna manera que ha cometido un error de prestar tanta plata y de no exigir que haya controles para evitar la fuga”, dijo.

A su vez, detalló que “el 90% de los fondos que vinieron del FMI se fugó y se está tratando legislativamente y es muy necesario que se apruebe para ver quiénes son los vivos, porque en esto de escuchar en la calle de cómo se denigra o cómo se critica el tema de la asistencia social, con conceptos - incito denigrantes- como los planeros y saber de que se fugaron 36 mil millones de dólares en un año, prácticamente el 80% de la plata que ingresó, que además hicieron negocio con el dólar porque lo compraron cuando costaba $40 y hoy cuesta una exageración en el mercado informal”.

Se toma deuda con seriedad

Por su parte, el economista Dapena hizo hincapié en que la refinanciación de la deuda es sumamente importante y sostuvo que primero hay que hacer una diferencia con el famoso default a fines del 2001. “En el cual en el Congreso de la Nación se aplaudía, se cantaba, se festejaba que Argentina no iba a devolver la plata que le habían prestado. En este caso la situación es distinta, se la está tomando con la seriedad que implica decir “no puedo pagar”, eso ha sido bien visto y se espera que lleguemos a una solución. No nos olvidemos que en el 2001 la pobreza subió el 70%, y después estuvimos 15 años fuera de los mercados y no pudimos pedir plata en el exterior”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Economía

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...