La Iglesia celebró ayer la fiesta de Pentecostés

La Iglesia celebró ayer la fiesta de Pentecostés. Monseñor Daniel Fernández obispo de la Diócesis de Jujuy, dedicó su homilía a la celebración y pidió al Espíritu Santo que en estos momentos de tanta tristeza, desorientación, angustia y soledad que se vive en el mundo por la pandemia, "nos recuerde que somos hijos y que no estamos solos" y resaltó que "ese Espíritu Santo está presente y vivo en la Iglesia para darle eficacia a los sacramentos y a la vida de evangelización que tiene que realizar la Iglesia".

Asimismo, en este año mariano, diocesano jubilar por el centenario de la coronación de la Virgen del Rosario, Río Blanco y Paypaya, el obispo oró para que la Patrona de la provincia lleve a todos por los caminos de la misión, y efectuó un especial saludo a la parroquia Espíritu Santo de Palpalá que también ayer celebró su fiesta Patronal.

En su mensaje, Fernández recordó que con esta celebración de Pentecostés, culmina el tiempo pascual. "La lectura de los hechos de los apóstoles, nos refiere al acontecimiento de Pentecostés, una de las apariciones de Jesús resucitado, el mismo día de la Pascua de su resurrección al atardecer. El Evangelio dice que los apostoles estaban con las puertas cerradas por temor y sus corazones estaban llenos de tristeza, miedo, desorientación, dudas. Y la escena se transforma de repente cuando aparece Jesús resucitado. El les da la paz y ellos se llenan de alegría. En ese momento Jesús les dice unas palabras que son clave en la misión de ellos y de la Iglesia: "Como el Padre me envió a mí", así yo los envío a ustedes" señaló el obispo Fernández.

Continuó señalando que "así como el Padre envía a su hijo por el gran amor que le tiene al mundo, a realizar a través de su muerte y resurrección la salvación, así estos discípulos tienen que salir al mundo para llevar esa buena noticia. Jesús sopló sobre ellos y les dijo que reciban el Espíritu Santo. Ese Espíritu que va a ser fuerza y vida para los creyentes y para la Iglesia. La función del Espíritu entre tantas, es hacernos acordar que somos hijos, hacernos acordar que tenemos un padre".

"Pienso en estos momentos de tanta tristeza y desorientación en el mundo con la pandemia que estamos viviendo, tanta angustia, tanta soledad, que pidamos al Espíritu Santo que, en este Pentecostés, nos recuerde a todos que somos hijos, que no estamos solos. Que, desde dentro, haga que nosotros recordemos el amor del Padre, que es fuerte y firme, que no nos abandona, y cuya prueba está en la cruz de su hijo que ha dado la vida por nosotros", sostuvo.

Finalmente exhortó a los fieles a pedir "por la Iglesia, porque es la fiesta de la Iglesia, para que seamos ante el mundo, ese signo del amor de Dios. Para que a través de cómo vivimos, de cómo nos tratamos, de lo que hacemos unos por otros, sobre todo por los más débiles, los que sufren más, a través de todo eso, el mundo se dé cuenta que aquí, entre nosotros, en este mundo, Dios está presente porque hay amor verdadero. Que así sea".

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...