Festivales online: ¿una alternativa?

Como el lector lo sabe, el confinamiento nos ha vuelto a poner de frente a la computadora o celular para poder estar conectados con nuestros familiares o amigos. También es la forma de estar al día con lo que pasa en el mundo.

De pronto cada país y cada región ha recuperado su autonomía para abrir sus zonas de paso y terminar el confinamiento según su propia decisión. Así, diferentes regiones o ciudades han ido aumentando paulatinamente sus actividades normales, sobretodo en lo que al ocio se refiere.

Pero aún no han vuelto los anuncios sobre los festivales o ferias. Aún no se sabe qué pasará.

Todos los festivales musicales se han suspendido en los meses que van desde que el corona virus se adueñó cual dictador y guerrero invisible, hasta ahora no se sabe si en 2021 va a cambiar.

Pero como el lector y yo sabemos: a mal tiempo, buena cara.

Una opción muy interesante es la de ofrecer conciertos en línea, es decir, conciertos con pistas grabadas y mezcladas por los propios músicos y ofrecer así al público ansioso de escuchar a sus ídolos aunque sea de esta forma "enlatada".

El querido lector sabe también que esta columna nació para difundir la música clásica, en especial la música del renacimiento y barroca. También sabe que con el tiempo se ha extendido al jazz, la música popular y también al arte y cultura en general.

Debido a la globalización y al coronavirus, se han ido generando vínculos o lazos más internacionales que nunca antes se habían dado. De pronto asistimos a un "live streaming" de un rockero o de la orquesta sinfónica de Nueva York o la de Salta.

Nos hemos vuelto, sin quererlo, ciudadanos y amigos del mundo. Chateamos con gente de países tan lejanos pero que comparten con nosotros el mismo gusto y ama la misma música. También nos sorprende que muchos de ellos hablen castellano, pues lo aprendieron en la escuela.

Así se forman nuevas redes, grupos de Whatsapp, messenger y los grupos de personas que comparten gustos similares de pronto no conocen fronteras. Se hacen webinars, con Zoom u otras plataformas internacionales.

Se nos incentiva a grabar, grabar y editar. El músico profesional se ve obligado a grabar a la distancia y luego editar el mismo todo el material que dispone para ofrecer a su público su trabajo y ganarse así el pan de cada día.

También se recurre a la transmisión en vivo o "live streaming" para que el público tenga acceso directo como si estuviera sentado en primera fila, pero en el salón de su casa.

Debemos decir que este nuevo formato ha extendido también el público, ya que gracias a las redes sociales nos puede escuchar gente de países remotos, que no nos conoce pero que por el corona virus tuvo la oportunidad de escucharnos y nos "sigue" en el Facebook o Youtube.

Uno de mis festivales favoritos en el mundo es el Festival iIternacional de Música Barroca y Renacentista de Chiquitos, Bolivia.

Es el único festival de su tipo en América Latina, que dio la inspiración para el festival que inicié en Jujuy "Xuxuy Barroco", único festival de música antigua en la provincia de Jujuy y que en 2021 sí se va a ofrecer. Más adelante iremos en detalle.

Lo interesante de este festival es que se realiza en las otrora misiones jesuíticas, auténticos pueblos donde los indígenas podían vivir y también ejecutar música. Una gran producción musical que floreció durante siglos y cuyo legado son ahora las escuelas y lutherías para los chicos que viven en estos lugares, formándose como músicos profesionales.

Muchos festivales se harán online pero el de Chiquitos no. Se habla de hacerlo en la segunda mitad del año, porque es un festival que se hace cada dos años y en 2021 se hace el festival de teatro. Precisamente a través de las redes sociales y el confinamiento tuve la oportunidad de conocer virtualmente y luego en vivo a un músico profesional boliviano que se formó en una de las antiguas reducciones y que nos cuenta en primera persona sobre su experiencia con la música, no desde el festival sino de toda la vida.

Juan Conrado Quinquivi Morón nos cuenta en la segunda parte de esta nota sobre su vida en una charla de mate, como le llaman en Bolivia al té.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...