Asoma julio cargado de malos presagios

El virus sigue avanzando y en vez de darse a la tarea de encontrar puntos para acciones en común, cada vez se separan con más firmeza los espacios que compiten por el control de la realidad. Una espantosa y recién estrenada grieta: de un lado, los sanitaristas, del otro lado los economistas. Pase lo que pase en los próximos meses y cuando todo comience a terminar, por lo ya realizado hasta aquí, el grupo de los infectólogos podrá sentir que ganó la pulseada y aunque no lo reclame, merecerá una estatua y el reconocimiento de la posteridad.

Relegados, perdidosos, recién entonces los economistas, intelectuales y sociólogos, arquitectos de un esquema de producción y crecimiento, podrán iniciar su tarea sobre las ruinas de la pospandemia. Claro, para los primeros resulta fácil adueñarse de la actualidad y las decisiones, porque detrás de ellos está nada menos que el respaldo incondicional de Alberto Ángel Fernández, obsesionado con su defensa de la vida (como si alguien defendiera la muerte) oponiéndola al resguardo del trabajo y el empleo, como si ambos no fueran también dadores de vida y de futuro. Entonces, para unos quizás habrá sido una victoria a lo Pirro, para los otros una derrota sin pecados ni remordimientos.

En Jujuy, y obligado por la misma situación, el Gobierno repite la sacralización de la voz del COE, que siempre es escuchada y respetada, pero el desarrollo económico y productivo se plantó -salvo excepciones como la producción azucarera y minera, y el esfuerzo constante del sector tabacalero por mantenerse en la línea de flotación-. En Jujuy, como en Argentina, los agujeros negros de cada día se tragan a comercios, empresas, pymes y micropymes, artesanos, vendedores y cuentapropistas, que van dejando de ser esa parte numerosa y significativa del paisaje provinciano. Como si con esto no alcanzase para mostrar un país devastado, la política sigue entretenida en cuestiones de segunda categoría, desconociendo el Armagedón que se avecina, o quizás aprovechando que la tragedia inminente monopoliza el foco de atención de la gente.

El presidente AAF tuvo más definiciones. En su mensaje de cierre del Amba, dijo con claridad que la macrocefálica región que rodea al puerto de Buenos Aires "está contagiando al resto del país" y autorizó otro enclaustramiento para "aislar el Amba del resto de Argentina". Al mismo tiempo afirmó: "No soy necio. Mi virtud es saber escuchar", lo que debe ser cierto. Y sería maravilloso si además llevara el apunte a lo que escucha, no sólo en el ámbito de la salud. En lo político los avances siguen en un solo sentido rearmando una urdimbre de recuperación del antiguo modelo K. Mientras avanza vertiginosamente la investigación de las lamentables escuchas ilegales del macrismo, llegó al Senado la propuesta para titularizar como directora general de la AFI (exSide) a la actual interventora, Cristina Caamaño Iglesias Paiz, presidenta de Justicia Legítima, militante cristinista. Ya se desempeñó como jefa del Departamento de Intercepción y Captación de Comunicaciones cuando era procuradora general Alejandra Gils Carbó.

Luego el Consejo de la Magistratura anunció que designará a Claudio Chokalián -fundador de Justicia Legítima- como administrador general del Poder Judicial de la Nación, que maneja todos los fondos de la Justicia. El Senado -desconociendo del temario acordado para las sesiones remotas- creó una comisión bicameral de investigación al grupo Vicentin -estandarte de una lucha ideológica-.

Y algo que parece inocuo puede tener derivaciones no tan inesperadas: la Cámara Nacional Electoral con la firma de Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera, convocó al Ministerio del Interior, al Correo, y al Comando Electoral a formar un "grupo de trabajo" -al que luego incorporarán a los jueces federales con competencia electoral- para evaluar el impacto de la Covid-19 en las elecciones que se vienen y "dar seguimiento a medidas a adoptar". Flota la eliminación de las Paso y una postergación de las elecciones 2021. Sería como redactar un borrador del acta de defunción de Cambiemos.

Y crece el redireccionamiento geopolítico. AAF en diálogo virtual con Lula da Silva, tras criticar duramente a Donaldo Trump y en rigurosa primera persona dijo: "Tenemos la oportunidad de hacer un mundo distinto". "No sé si lo podré hacer en el mundo, o en América Latina, porque no lo tengo a Néstor, no los tengo a Mujica, a Tabaré, no lo tengo a Lugo, a Michele, a Lagos, a Correa, a Chávez. A duras penas somos dos que queremos cambiar el mundo, uno está en México, (López Obrador) y el otro soy yo". Paralelamente, Argentina, México, Grenada, Guyana, Surinam, Trinidad y Tobago y Belice no acompañaron el proyecto de resolución del Consejo Permanente de la OEA que rechazó la elección inconstitucional de la Corte Electoral venezolana por parte de la dictadura de Nicolás Maduro. Qué extraña posición y más raro el momento elegido, justo cuando AAF le pide al ministro de la deuda que a su vez pida apoyo al Tesoro de EEUU y a sus organismos multilaterales para renegociar la deuda argentina. Martín Guzmán, que logró algunos avances en estas horas, debe estar, cuando menos, contrariado.

¿Por qué estos temas en una columna en Jujuy? Porque todo tiene que ver con todo. La Provincia tiene fechas de pago de sueldos de junio y del medio aguinaldo, mientras espera algún guiño de AAF acerca del crédito de 6 mil millones, que sigue en stand by. La crisis sanitaria derivada de efectivos policiales contagiados en La Quiaca, puso en licencia al jefe de Policía Juan Segovia, que asumió responsabilidades más ajenas que propias y se convirtió en el hilo más delgado de una situación en la que no fue ni el único ni el principal culpable. La sucesión de disparates incluyó declaraciones de una diputada del oficialismo que en un innecesario "sincericidio" hasta involucró al gobernador entre las personas que conocían las compras de hojas de coca en Villazón, como en una suerte de trampita donde todos hacían la vista gorda.

Otra torpeza la protagonizó un grupo de jefes comunales que "puentearon" al Gobierno jujeño buscando respuestas directamente en Alberto, error estratégico y político que tratan de disimular por estas horas. Con las fronteras, la actividad comercial, la Justicia y el Parlamento prácticamente cerrados Jujuy sigue andando con el freno de mano puesto. En tanto el coronavirus se propaga con inusitada potencia y amenaza con arrebatarles a los sanitaristas el relativo control de la situación que venían teniendo. Los contagios se expanden hora a hora y se reflejan en el ánimo y el cansancio que los jujeños aprendieron a reconocer en el gesto de Omar Gutiérrez y Pablo Jure, coroneles médicos del estado mayor del COE. Habrá que extremar las precauciones, acatar las indicaciones oficiales y reconocer que en este mes de julio, que se presenta lleno de oscuros presagios, las batallas no serán exclusividad del Gobierno, sino responsabilidad de todos y cada uno de los jujeños.

Pero una buena noticia está a punto de concretarse, a mediados de julio, el gigantesco parque solar de Cauchari se integraría al sistema interconectado nacional, comenzando a hacer realidad el sueño de convertir a Jujuy en productora de energía no tradicional, y dueña de una importante fuente de recursos que quizás comience a cambiar la larga historia estructural de depen dencia económica. En medio del encierro, el dolor y el temor, llegan buenas nuevas desde el sol jujeño, que aunque no lo veamos, siempre está.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...