Los pugilistas jujeños ya entrenan en el gimnasio

Se abrieron las puertas del gimnasio de la Asociación Jujeña de Boxeo y los pugilistas comenzaron a buscar la puesta a punto. Para muchos fue comenzar de cero.

Si bien las rutinas vía telefonía celular estuvieron a la orden del día, no fue lo mismo. Sirvió para mantenerse, pero todos saben que las exigencias se dan en el gimnasio de calle Antenor Sajama, allí bajo la atenta mirada de Daniel y Marcos Miranda, padre e hijo que día a día entrenan a sus pupilos.

"Nunca había dejado tanto tiempo, si faltaba alguna clase era solo por estudio", manifestó Laura Carabajal, una de las boxeadoras amateurs que está a un paso de dar el salto al campo rentado. "No sé cómo expresar lo que siento, me desborda la felicidad", resaltó ante El Tribuno de Jujuy.

El regreso a los trabajos fue aplicando todo el protocolo que marca el Comité Operativo de Emergencia y el enviado desde la Federación Argentina de Boxeo. Sucede que la AJB al ser afiliada a la entidad madre del deporte de los puños del país, debe mantener el mismo lineamiento que envían desde Buenos Aires adaptado a lo que se exige en Jujuy.

En su rol de estudiante de enfermería, Carabajal se puso a disposición de los entrenadores para guiar a todos los integrantes del gimnasio en las principales pautas de cuidados que deben tener, "apenas salió el permiso para abrir los gimnasios me puse a disposición de mi profe para lo que fuera a necesitar, con él nos mantuvimos en contacto durante toda la cuarentena", comentó.

Desde el gimnasio son cautos, los trabajos se realizan con 15 personas como máximo tal cual está reglamentado y pide el COE de la provincia, Secretaría de Deportes, Nación, la Federación Argentina de Boxeo, todo basado en la nota que mandaron para todos los afiliados.

Para evitar el amontonamiento de personas, respetar las distancias, se armaron diferentes grupos, entre uno y otro, tienen 30 minutos de diferencia para que en ese lapso los entrenadores realicen la higienización correspondiente en el lugar.

Además, cada deportista lleva sus propios elementos de trabajo, no se permite el guanteo, tampoco se hace uso de las duchas, el baño, por lo que los pugilistas tienen que ir listos para comenzar con la rutina, no se pierde tiempo y trabajan el tiempo estipulado. Una vez que finalizaron la rutina, deben tomar sus cosas y dejar el gimnasio.

Desde la comisión de la Asociación Jujeña saben que manteniendo el orden y respetando cada punto que marca el protocolo, no habrá problemas para continuar con los trabajos que por el momento se planificaron con cada uno de los boxeadores.

Por otro lado, destacaron que los trabajos se desarrollarán solamente con el grupo de competición, es decir aquellos pugilistas que ya vienen entrenando y peleando, tanto amateurs como profesionales, en los últimos tiempos. Por el momento dado que es reducida la cantidad de pupilos, se hará hincapié en los que normalmente compiten y especialmente están encaminados a llegar a ser profesionales.

Por ende los que usualmente asistían a entrenar por el solo hecho de practicar o realizar un deporte, por el momento no podrán hacerlo.

La Asociación Jujeña de Boxeo comenzó con los movimientos físicos, por ahora son trabajos que les servirán a los boxeadores volver a poner a punto para después pasar a la siguiente etapa de trabajos.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...