Con cifradas esperanzas ingenio Río Grande inició la molienda

Con la bendición de los frutos realizada por el párroco Abel Vitaluz y las especiales rogativas para que la zafra se desarrolle en paz, pidiendo especialmente por la salud la familia azucarera, autoridades del ingenio Río Grande de la Mendieta, dieron por iniciada oficialmente, la presente molienda, tomando los debidos recaudos y cumpliendo con todos los protocolos establecidos en el marco de la cuarentena por el Covid 19. Son muchos los interrogantes, como grande es la incertidumbre por esta pandemia, que afecta considerablemente la actividad azucarera, pero con la mente y el corazón llenos de esperanza, sus actores ponen la mano en el arado, para llevar adelante esta zafra, en la que se aguarda superar la producción pasada y que la actividad económica no se vea tan resentida por la pandemia.   Cabe destacar que para el ingreso a la empresa,  la administración dispuso que se tomen todas las medidas preventivas, tales como el control de la temperatura y desinfección con alcohol, además, se construyó un sanitario especial destinado para los choferes de camiones, donde además pueden  higienizarse, evitando de esta manera que recurran y tengan contacto con familias o locales comerciales de la localidad.

“Me llena de orgullo el inicio de esta zafra, porque es importante para la población, para la provincia y para la empresa, poder movilizar los engranajes de nuestra fuente de trabajo, en medio del clima y la situación que estamos viviendo en el mundo. Con gran esfuerzo, ingenio Río Grande pudo darle normalidad a este trabajo, preparando la fábrica y el campo para arrancar una nueva zafra.  Estamos trabajando, estamos de pie, cumpliendo los requisitos, tratando de cubrir todos los flancos sanitarios que hacen falta y que se han acordado entre la empresa, las empresas azucareras y el gobierno. Arrancamos y esperamos, con la mano de Dios de por medio, que la zafra sea satisfactoria para todos y que está pesadilla que significa la pandemia mundial de hoy, termine pronto”, expresó el administrador general Ricardo Sánchez Riera. 

En otro tramo, sostuvo que los esfuerzos fueron destinados a mantener los estándares de producción, de calidad y de crecer, en lo posible, la producción. “Estamos previendo una molienda de caña de alrededor de un 10% superior a la obtenida el año pasado y por lo tanto una producción mayor de azúcar y alcohol. Aguardamos que se resuelva la problemática que tenemos con el alcohol, que se reaccione a tiempo en el aspecto gubernamental, disponiendo una modificación del precio. Nos afecta además el tema adicional, que ya no depende del gobierno, porque dada la situación de la pandemia y de la cuarentena, la demanda de combustible ha caído en forma abrupta”, puntualizó Sánchez Riera.

En cuanto a los números obtenidos en la anterior molienda el administrador dio cuenta que molieron 700 mil toneladas de caña y este año se pretende aumentar la misma y lograr alrededor de 75 mil toneladas de azúcar equivalente. Acotó que cada zafra tiene sus dificultades y que, si bien se trabaja a conciencia, no todo está en sus manos, porque hay que prever las heladas que se registran a mitad de invierno, que se ve reflejada luego en una merma de la producción. “Estamos sujetos a los avatares habituales de la actividad y también a esta condición tan particular que estamos viviendo”.

Tras ser consultado sobre la materia prima, expresó que la gran mayoría es caña propia y está contenida dentro de la provincia de Jujuy al igual que la correspondiente a los cañeros, sólo hay  dos productores que tienen sus plantaciones en Salta y que con el paso de los días, se gestionaría una alternativa para que no haya inconvenientes en traer también esa caña.

Sin lugar a dudas, que Ricardo Sánchez Riera, es el administrador con más trayectoria en el país habiendo dedicado gran parte de su vida a la actividad azucarera y este año 2020, lo encuentra afrontando la zafra número 34 en ingenio Río Grande, contabilizando otras 12 en ingenios de la provincia de Tucumán. “La vida azucarera ha sido todo para mí y ruego a Dios que esta molienda que se da en tiempos de pandemia, que no deja de preocupar, sea fructífera y en un marco de paz, esperamos también que nuestra gente, desde los que conducimos la empresa y hasta la última persona que trabaja aquí, incluyendo a los sectores gremiales que son tan importantes en nuestra actividad, tengan los mismos deseos. Que todos tengamos voluntad para superar las circunstancias que se nos plantean”, finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...