Appace retomará en forma parcial actividades presenciales

A pesar de transitar estos meses de pandemia con muchísimas dificultades económicas, por lo cual están pagando en etapas el sueldo de los 200 integrantes con los que cuenta, y espera la respuesta urgente de la Afip para recibir la ayuda que Nación prometió para las empresas, Appace anunció que entre mañana y el martes recomenzarán sus actividades presenciales de forma parcial. Será en tres de los cinco centros de rehabilitación que funcionan bajo su órbita: el Centro de Rehabilitación Integral (Ceri), el de Desarrollo Infantil (Cedin) y el Educativo Terapéutico (CET).

Para ello, la semana pasada, se realizó la convocatoria a los pacientes y familias para ver en qué condiciones se encuentran y organizar el transporte que requiere de una importante logística. María Silvia Royo del Val de Weibel, presidenta de Appace, indicó que necesitan más unidades porque antes se podía llevar a seis chicos en una combi y ahora por la distancia social se redujo el número de transportados.

Cabe recordar que Appace es una organización civil sin fines de lucro dedicada a la atención especializada de las personas con parálisis cerebral, afecciones del sistema nervioso central o periférico y del aparato osteo-artículo-muscular.

Sobre cómo solventa sus gastos, la presidenta de la asociación explicó que "normalmente funciona presentando los planes de tratamiento a las obras sociales quienes lo abonan. Es decir que a través de Incluir Salud o el Instituto de Seguros de Jujuy, el Estado paga la rehabilitación de la persona con discapacidad".

En referencia al transporte que necesitan remarcó que "si no los transportamos, es muchísimo peor y no podrán venir a la institución. Entonces, necesitamos más unidades en marcha y tampoco se permite desde el COE que se haga todo el horario completo; por lo cual, jóvenes que antes hacían 7 horas, ahora serán 3, sobre todo para comenzar y ver. De manera que este reinicio es muy bueno y estamos muy contentos, pero veremos sobre la marcha cómo continuar".

En cuanto al tema financiero, Del Val de Weibel refirió que desde hace unos meses están pagando los sueldos en etapas. "El sueldo de abril lo terminamos de pagar el 29 de mayo. La realidad es que hay problemas con las obras sociales. Las más importantes para nosotros son el ISJ y a nivel nacional Incluir Salud, que tenían un cierto atraso, y que estaban viniendo con algunos débitos.

Es decir que para el pago de sueldos que es lo más grueso, en nuestro caso no hemos tenido ningún tipo de ayuda. Nosotros, como desde el Gobierno nacional se dijo que se iba a ayudar a todas las empresa con el pago de sueldos a los empleados, nos inscribimos en la Afip pero todavía no tuvimos ninguna respuesta, y nos sale como que está en estudio nuestra solicitud, que para nosotros sería muy importante", dijo. "Estamos en una situación de crisis muy importante, y obviamente lo último sería cerrar la institución, pero sí es muy difícil poder afrontar todos los gastos que implica su funcionamiento que atendiendo a personas con parálisis cerebral y otras patologías motoras afines, se necesita mucho personal. El plantel fijo que tenemos es muy grande y llegan a poco más de 200 distribuidos en nuestras cinco sedes, para la atención de alrededor de 400 pacientes".

Bolsones y donaciones

Otra asistencia que se les realiza a los pacientes es la entrega de bolsones “porque ellos comían en la institución, lo cual también constituye un gasto para el que hemos recibido colaboración, mucha gente nos apoyó en esto de mandar bolsones pero nada es suficiente. Esos bolsones son producto de donaciones particulares de la comunidad, de alimentos no perecederos, y también aportaron para la compra de equipos de protección personal y otros los compramos nosotros como pudimos”, dijo la titular de la entidad. Explicó que “hicimos todas las presentaciones en el COE y a nivel del Ministerio de Salud para que vayan a ver nuestra sede y piensen en una apertura paulatina sobre todo porque en Jujuy no hay circulación comunitaria del virus.

Por eso nos dieron permiso. Y para abrir, aparte de las señalizaciones, está la zona de triage para rociar sillas de ruedas, tomar temperatura, etc., tenemos muchas exigencias en cuanto a los equipos de protección personal. Se trata de las máscaras, barbijos y camisolines especiales que se les puede rociar alcohol, no los descartables que también tenemos para el personal que no está en contacto con los chicos y pueden estar en secretaría o haciendo maestranza. Todo eso, económicamente también es muy oneroso. Hemos pedido y seguimos pidiendo donaciones de dinero porque no puede por ejemplo tampoco ser cualquier barbijo, sino como los que pedimos a Córdoba con triple capa plástica que va en el medio y pueden ser lavables.

Las máscaras transparentes sujetas a unas vinchas, y los camisolines también son de una tela especial. De todos modos, estamos contentos de poder iniciar porque más allá de todo el esfuerzo de la telerehabilitación y concurrencia al domicilio, el desgaste que tienen en las casas es muy grande porque no se encuentran con sus pares, se les está haciendo muy largo todo, a algunos les cuesta más adherir a la telerehabilitación porque al principio todo es muy divertido, todo está muy bueno pero después se hace largo”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...