“Siempre cerrar los ojos es lindo”

Está en Tucumán, transitando la cuarentena en el lugar de origen de su esposa, y donde nació su primer hijo, Mateo, que hoy tiene diez meses y medio.

¿A partir de esto vas a vivir en Tucumán?

No, seguramente voy a estar yendo y viniendo, porque toda la gente con la que comparto la música está en Buenos Aires, además de mi familia de origen, padres, abuelos, hermanos. También la compañía Sony donde trabajo tiene su sede en Buenos Aires. Pero ya en Tucumán, tengo una casa más, una familia. Es otro lugar en el mundo al que me voy acostumbrando de la mejor manera.

¿Cuál es tu relación con Jujuy?

Muy fuerte, porque estuve en varias ocasiones, pero la primera vez que fui fue como mochilero, a los 20 años. Conocí Tilcara, Humahuaca, Purmamarca, San Salvador, San Pedro. Fue una experiencia hermosa, porque fue cuando se me ocurrió empezar a componer. Me acuerdo que era época de carnavales y eso me inspiró mucho, me dieron muchas ganas de escribir cosas, por la tradición que tiene la gente, por cómo viven esta fiesta.

Les pasa a muchos artistas de otros lados que conocen Jujuy, primero como turistas o mochileros, y luego quieren volver con su arte, porque les sirvió para sus creaciones...

Sí, Jujuy tiene una energía muy fuerte, muy poderosa, que atrapa a todos los que llegamos. Es una provincia con mucho arte también. Hay exponentes de la música para mí como Los Tekis, como Tomás Lipán, gente que tiene mucha cultura. Después estuve en 2015, cantando en Santa Catalina, en un homenaje a Mercedes Sosa.

“Vuelve” es el primer adelanto de tu tercer álbum, ¿cómo va la preparación de este disco?

Muy bien, el disco va a salir en agosto. Tengo mucha expectativa por eso. “Vuelve” es un tema que es parte del nuevo disco, pero lo compusimos hace bastante tiempo. Es la primera canción que quise mostrar porque es la más vieja que tenía inédita. Ahora en el álbum nuevo se va a ver un montón de canciones nuevas con aires latinoamericanos. Este tema está buenísimo y lo compusimos con Julio Reyes y Mariana Vega, que son dos fenómenos de la música.

¿A qué le cantas en “Vuelve”?

Es un tema que transmite mucha nostalgia, porque habla de un amor que se perdió, que se fue. La persona le pide que vuelva con la necesidad de mostrarle su corazón. Entonces la enseñanza que me deja a mí es que a veces cuando tenemos todo en la mano no lo podemos aprovechar, y cuando no está, lo extrañamos tanto. La moraleja es poder valorar y cuidar a la persona en el momento en que la tenemos.

¿Cómo te imaginas la presentación de tu disco en agosto en este marco de cuarentena? 

Me imagino que todavía vamos a seguir en pandemia un buen tiempo, porque la salida va a ser de poco. Esperamos que las cosas de a poquito se vayan calmando, pero será a mediano plazo. Creo que el disco no lo vamos a poder replicar en vivo con la banda, pero para mí lo importante es que la gente pueda descubrir de qué se trata. Tratar de que el día de mañana cuando sí se pueda tocar en vivo, la gente conozca un poco más las canciones. Me propongo aprovechar este tiempo, de que por ahí la mayoría de los artistas elige no sacar nada. Yo prefiero salir y darle alguna alegría a la gente, porque me va a hacer bien a mí y también al público.

Vos decís que tu base es el folclore, pero tus interpretaciones tienen otra cosa. ¿De dónde sacás esa “otra cosa” que le das a una zamba, a una chacarera, incluso a un tango? ¿El otro color decís?

Me parece que tiene que ver con escuchar música variada. Me gusta mucho el flamenco, me apasiona escuchar a los “cataores”. Por ahí tengo un aire flamenco. También me gusta mucho la música uruguaya, cubana, salsa y demás. Trato de imponer mi impronta en lo que tiene que ver con mi propia música. 

Desde tu no videncia, que para vos no es un impedimento como siempre lo contaste porque es de nacimiento. ¿Cómo trabajas producciones como un videoclip o la estética de un show en el escenario, que para nosotros es algo visual y para vos no? ¿Cómo es tu aporte desde lo que vos experimentás de ese show que nos presentás, cómo lo ideás, cómo lo ingeniás?

Yo creo que lo más importante es estar siempre cerca de lo que uno quiere mostrar con la música. Por ahí cada canción que yo haga, cada letra y emoción que me surja, va teniendo sus propias imágenes. Obviamente como yo estoy acostumbrado a no ver, pero al mismo tiempo a convivir con gente que sí ve, es como que tengo las dos opiniones todo el tiempo. Yo voy creando mis propias imágenes, mis propios sentimientos, mis propias ideas. Me gusta mucho lo que tiene que ver con las figuras, imaginarme cosas, estoy muy pendiente de las cosas que se van describiendo en la televisión, entonces por más que no vea esas imágenes, me voy dando una idea. Y ni hablar que el contacto con la gente también me da imágenes. Por ejemplo, yo el estado de ánimo de una persona lo puedo notar en la forma de expresarse y todo eso me produce muchas imágenes. Y estoy siempre dentro de la estética, pregunto mucho, por qué se va a hacer una cosa o la otra. Consulto si las imágenes que yo estoy transmitiendo se pueden graficar visualmente de la mejor manera. De alguna forma estoy muy cerca de lo estético, y al mismo tiempo tengo la confianza en la gente que me acompaña, para delegar esta cuestión de los detalles. Ellos están mucho más capacitados que yo en eso, pero siempre estoy atento a que no esté por un lado mi música y por otro lado la estética que la maneja otra gente. Trato de involucrarme. En un video, les pregunto a todos cómo van a ser las tomas, por qué de tal manera, etc.

¿Cómo se verá tu recital homenaje a Silvio Rodríguez y por qué lo elegís a él?

La gente que quiera participar puede entrar a Tickethoy.com para conseguir las entradas y acompañarme. Y sí, todo el repertorio es de Silvio Rodríguez. Yo hace mucho tiempo que vengo haciendo este homenaje en Buenos Aire, y me trae mucha alegría. La música de Silvio me emociona desde muy chico y me ha mejorado mucho. Lo importante es homenajearlo y engrandecer su figura.

¿Qué sueño tenés con la música, teniendo en cuenta que sos muy joven y que muchas cosas se te fueron dando rápidamente?

Primeramente, me gustaría que se acabe todo esto y podamos estar tranquilos. Además de mis sueños familiares que van de la mano de la música, creo que sueño con seguir conociendo lugares del mundo, representando a la Argentina de la mejor manera. Me gustaría ser un representante del país, en cualquier lado del mundo.

¿Y qué te inspira a la hora de componer, de buscar un mensaje?

Me inspira lo honesto, lo puro, lo que trascienda. Hablar siempre desde el amor. Para escribir necesitás sensibilidad, estar cerca de lo que se quiere hablar. Trato de llevar lo que me emociona hacia la música, porque es donde me siento mejor.

¿Cuál es el proceso? 

Escribirla, grabarla, sacarlo afuera para que el público la conozca y entonces la canción deja de ser mía para ser de todos. 

Daría la sensación de que, por esto de no tener la posibilidad de ver, es que tenés una riqueza sensorial y de talento increíble. Es como si todo lo que te pasa ocurriera a partir de eso, porque se te abre todo mucho más fácil que a nosotros los que sí podemos ver...

 Yo trato de estar muy cerca de los sentimientos, creo que siempre cerrar los ojos es lindo porque uno puede conectar con otras cosas. La música en este sentido ayuda mucho. Por eso trato de ser lo más puro, como soy en la vida, soy en la música.

Un poco de su recorrido

Nahuel Pennisi nació en Florencio Varela, localidad del Gran Buenos Aires, en 1990. Es un talento con una sensibilidad extraordinaria, es un sello que se convierte en su marca personal como artista, de raíz folclórica pero abierto a todos los estilos musicales. Comenzó su carrera tocando en la calle a cambio de algunas monedas y terminó llevándose el premio Carlos Gardel en 2016 al mejor álbum. En Jujuy estuvo participando del homenaje a Mercedes Sosa en Santa Catalina, hace algunos años. Junto a la guitarra del maestro Luis Salinas, hizo una versión del tango “Nada”. Dice que le gusta el flamenco, el jazz, el tango, el rock, el blues, el candombe, en definitiva la búsqueda musical.

A principios de este año Nahuel confirmó su proyección internacional al conquistar al público del Festival de Viña del Mar y consagrarse en la categoría folclore donde se alzó con dos galardones: el de ganador y la mención a Mejor Intérprete con su tema “Avanzar”. Nahuel es no vidente de nacimiento, comenzó como autodidacta desde los 4 años con un teclado, luego con un bajo eléctrico, hasta llegar a la guitarra, que se convirtió en una verdadera extensión de sus manos. A los 16 años se lanzó como músico callejero en Buenos Aires y no paró nunca más hasta llegar a ser revelación en el Festival Nacional del Folclore de Cosquín en 2009, y el de Viña del Mar en el inicio de este 2020. Hoy, a sus 29 años de edad, ya ha editado dos álbumes de estudio con Sony Music, recibido premios y sido reconocido por grandes artistas de distintos géneros y nacionalidades.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...