Los "Hermanos Pistón", payasos perjudicados por la pandemia

Los “Hermanos Pistón”, otros de los perjudicados

“Polvorita” y “Mechita” son dos payasos palpaleños que componen el divertido dúo los “Hermanos Pistón” y que fueron muy golpeados por la pandemia, ya que tuvieron que incursionar en otros rubros para poder trabajar. Son muy conocidos por participar activamente de eventos solidarios y ser los creadores del festival “Que canten los niños” que se realiza en Jujuy desde el año 2013. Además de hacer reír, se dedican a ser voluntarios del grupo “Almas Solidarias” llevando alegrías a los niños.

En 2011 iniciaron la propuesta de los “Hermanos Pistón” que tuvo gran adhesión de los palpaleños y también de personas de otras localidades que no pararon ni un fin de semana de contratarlos, pero todo se esfumó cuando apareció la pandemia. Nicolás Casimiro, “Polvorita”, tuvo que crear un microemprendimiento para poder trabajar, y hace unas semanas inauguró una huevería en la ciudad siderúrgica, donde realiza distribución de estos productos a locales comerciales. Al respecto aseguró que “hace poco cumplimos 9 años de haber comenzado con esta hermosa profesión, este año nos tuvimos que adecuar a la situación del país y no pudimos trabajar. Ahora sí estamos ‘trabajando en serio’ siempre decimos con mi compañero entre risas sobre nuestros trabajos actuales”.

Siguió diciendo que “siempre recordamos nuestros inicios junto al maestro José Santos, alias ‘Monchito’ que nos inculcó lindas enseñanzas. También le agradezco mucho a Alfredo Saiquita, el payaso ‘Bombón’, y en especial, les agradecemos a todas las personas que nos contrataron siempre, que son los mismos que hoy nos compran lo que vendemos. Les mandamos mucha fuerza a todos los artistas que hoy están pasando un mal momento, tenemos que salir adelante”.

“Ser payaso toda la vida”

Por su parte, Leonel Fábrego, que encarna a “Mechita”, manifestó que “para poder salir adelante me puse una forrajería aunque también ahora está paralizado eso. Y estoy trabajando en una empresa que realiza equipamientos comerciales, y hago deliverys de comidas en una sandwichería, ahí estoy por las noches. Además me puse a dar clases de apoyo”. “Se extraña mucho payasear, pasarla lindo y reírme. Esa sensación de reír y hacer al otro reír es lo que más extraño. Voy a volver a esto y quiero ser payaso toda mi vida, como sea vamos a volver”, finalizó.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...