Argentina elegida en la región para una vacuna

Argentina fue seleccionada ayer como el único país de la región para llevar adelante una de las fases de prueba con personas de la vacuna contra el coronavirus que preparan las compañías farmacéuticas Pfizer Inc y BioNTech SE, que anunciaron que se encuentran a la espera de la aprobación regulatoria de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat).

 

Argentina es el único país de la región donde se llevará a cabo una de las fases de prueba para una posible vacuna contra el Covid-19.

 

El presidente Alberto Fernández recibió ayer en la Quinta de Olivos al investigador principal del estudio en el país, Fernando Polack, y a Nicolas Vaquer, gerente General de Pfizer Argentina.

"Recibí en Olivos al gerente general de la farmacéutica Pfizer, Nicolás Vaquer, y al director científico de la Fundación Infant, Fernando Polack.

Argentina es el único país de la región donde se llevará a cabo una de las fases de prueba para una posible vacuna contra el Covid-19", afirmó el jefe de Estado en su cuenta de Twitter.

Agregó que "la selección de nuestro país para llevar adelante estos estudios estuvo basada en la experiencia científica local, en las capacidades operativas y en la experiencia previa de Argentina en la realización de estudios clínicos".

"Es un gran desafío y un enorme orgullo para todos", remarcó el mandatario.

Por su parte, desde las compañías farmacéuticas informaron en un comunicado que "la selección de un centro en Argentina para llevar adelante estos estudios estuvo basada en distintos factores, los cuales incluyen la experiencia científica y las capacidades operativas del equipo del Investigador Principal, la epidemiología de la enfermedad, así como la experiencia previa de Argentina en la realización de estudios clínicos".

Se trata de la Fase 2b/3 de la vacuna candidata con tecnología ARN mensajero, que actualmente se encuentran en fase 1/2 y de la que el pasado 1 de julio anunciaron datos preliminares que calificaron como positivos.

"Estamos orgullosos de que la comunidad científica en Argentina tenga un papel clave en los esfuerzos de investigación global y en la lucha contra Covid-19. Nos tomamos esta responsabilidad muy seriamente y confiamos en que la ciencia ganará", señaló Polack, director científico de la Fundación Infant e investigador principal del estudio en el país.

Ambas compañías declararon previamente que esperan poder comenzar con los estudios Fase 2b/3 en julio, a la espera de las aprobaciones regulatorias apropiadas.

"El inicio del estudio clínico en Argentina está planificado para inicios de agosto, sujeto a la aprobación regulatoria de la Anmat", señalaron en el comunicado.

Por su parte el ministro de Salud, Ginés González Garcia, aseguró que "hace tiempo que venimos hablando con casi todos los laboratorios en el mundo que dicen estar trabajando en vacunas, que son más de 150 aproximadamente".

"De esos laboratorios hay unos 3 o 4 que están interesados en hacer estas pruebas clínicas en la Argentina. En todos los casos, nosotros les pedimos dos cosas: que tengamos provisión para la Argentina, con prioridad y con magnitud, es decir que no haya vacunas para unos pocos", dijo a Télam el funcionario.

"Y la segunda cosa que le pedimos, para poder liberarnos de las consecuencias de todo esto, es que haya transferencia de tecnología. Es decir que haya producción local. Que no nos pase como en otros países que no hacen respiradores y se quedan sin respiradores".

En referencia a los dos laboratorios que ya anunciaron que harán las pruebas clínicas en la Argentina, Ginés señaló que "es probable que sea en los próximos días, pero primero deberán pasar todas aprobaciones del Anmat". "La actitud del Gobierno argentino es absolutamente abierta y de búsqueda de soluciones definitivas como podría ser una vacuna", concluyó González García. La de Pfizer Inc y BioNTech SE es una de las doce vacunas que están siendo probadas en seres humanos (fase clínica) alrededor del mundo según los registros de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Y la segunda cosa que le pedimos, para poder liberarnos de las consecuencias de todo esto, es que haya transferencia de tecnología. Es decir que haya producción local. Que no nos pase como en otros países que no hacen respiradores y se quedan sin respiradores".

A la búsqueda de casos

Unos 160 médicos, estudiantes avanzados de la carrera y voluntarios que integran el Centro de Telemedicina de Covid-19 (CeTec-19) del Ministerio de Salud bonaerense tienen a cargo la búsqueda de casos sospechosos de coronavirus, y desde su apertura, a fines de abril, ya realizaron 30.154 llamadas que derivaron en la internación o aislamiento de los positivos.

A partir de esas teleconsultas que atienden todos los días de la semana de 9 a 18 se activan una serie de pasos que concluyen con el diagnóstico certero y, de ser necesario, con el ingreso a un centro médico o el aislamiento del paciente. El 25 por ciento de los casos de Covid-19 que se confirman a diario en territorio bonaerense pasaron por una consulta virtual a cargo de los profesionales de este centro o de algunos de las sedes ubicadas en las Regiones Sanitarias V, VI, VII y XI, mientras otro 50% se confirma en hospitales o clínicas y el 25% restante por llamados a los números locales. El CeTec-19 funciona en un gran salón del Ministerio de Salud, en la ciudad de La Plata, donde los profesionales trabajan en la detección precoz y el rastreo inmediato de contactos estrechos de coronavirus.

Durante una entrevista con Télam, Sebastián Crespo, coordinador médico del CeTec-19, explicó que los efectores de salud se encargan de comunicarse con las personas para ratificar o descartar si cumplen con el criterio de caso sospechoso. Los profesionales están conectados a una plataforma informática que les indica los datos de las personas a las que deben llamar. “Nosotros contactamos a la gente que ya llamó a la línea de comunicación ciudadana 148 o que se realizó el autotest con la app del Ministerio y que, por sus síntomas, pueden tener la infección por Covid-19”, dijo Crespo, quien precisó que “cuando nos atienden, indagamos sobre su estado de salud”.

Los profesionales, entonces, mantienen una conversación similar a la que tendrían en un consultorio médico con un paciente: indagan sobre los síntomas, consultan si forman parte de un grupo de riesgo y en qué circunstancias viven. “A la gente le encanta que la llamemos. Las personas se sienten cuidadas, escuchadas y colaboran con nosotros. Les explicamos por qué se tienen que aislar hasta tener los resultados y qué tienen que hacer. Si descartamos el caso, les explicamos por qué”, subrayó.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...