"Este momento tan extraño hace que tengamos otras urgencias. Y a veces la necesidad se convierte en virtud"

El filme documental "Ficción privada" es una propuesta cinematográfica de alta carga autorreferencial donde el director Andrés Di Tella realiza una indagación familiar por medio de cartas entre sus padres Torcuato y Kamala (él argentino, ella hindú) que deriva en un análisis sobre el mundo entre los años 50 y 70 y que dispara reflexiones varias sobre el amor, las penas y los anhelos que no pudieron ser.

Para su obra Di Tella utiliza variados recursos, no solo los convencionales como material de archivo o entrevistas sino también otros más atractivos como su propia presencia o la aparición de su hija (Lola) como un elemento que refuerza el lado íntimo de la propuesta o la incorporación de dos actores (Julian Larquier Tellarini y Denise Groesman) que leen la correspondencia de sus padres involucrándose más allá de la simple interpretación.

Con este intercambio llevado al cine el también autor de una docena de títulos, entre los que se cuentan "Montoneros, una historia" y "Macedonio Fernández" (ambos de 1995), "Prohibido" (1997), "El país del diablo" (2008), "Hachazos" (2011), "Volveremos a las montañas!" (2012), "Máquina de sueños" (2013), "El ojo en el cielo" (2013) y "327 cuadernos" (2015), pone en diálogo a otras dos películas suyas: "La televisión y yo" (2002) y "Fotografías" (2007).

Todo se conjuga en una película liberadora llena de nostalgia, un relato dinámico y emocionante que nunca decae.

"Ficción privada" pudo verse la semana pasada por Cine.ar TV y hoy está disponible gratuitamente en Cine.ar Play. Y desde el viernes 17 se podrá acceder al filme ingresando en "Sala de cine virtual" dentro de la web www.puentesdecine.com. Así se puede ver el home del cine virtual, clickeando en el filme y luego en "ver película", el espectador debe registrarse con su usuario de la plataforma. Aquí el costo de la entrada de se fijó en $ 160 y se hace vía Mercado Pago, tarjeta de débito o crédito. El ticket para ver la película tiene una duración de 24 horas.

“FICCIÓN PRIVADA” / EL DOCUMENTAL SE PODRÁ VER EN WWW.PUENTESDECINE.COM DESDE EL 17 DE JULIO. 

"Podría decir "Función privada" es lo que me quedó en el tintero en esta especie de trilogía que se fue armando sin que hubiera un plan y que ahora culmina", acepta Di Tella.

¿Cómo surge la idea de la película?

Esto viene a cerrar como una trilogía familiar pero que no fue planificada como tal. La primera película de hace 20 años "La televisión y yo" (2002) habla de mi padre Torcuato Di Tella y de la relación con su padre, es sobre el conflicto que él tuvo al darle la espalda a la empresa familiar -Siam Di Tella- e irse a la India para casarse con una mujer de allá y comenzar con una vida propia y después hice "Fotografías" (2007) que era sobre mi madre, se hizo después que murió, es sobre su familia en la India que yo desconocía, fue un descubrimiento.

Fueron dos películas totalmente autónomas. Y "Ficción Privada" vuelve explícitamente sobre esas dos, inclusive aparecen fragmentos del material filmado para aquellas, material en bruto, descartado que con el tiempo cobró otro valor emocional para mí. Y esa es la trilogía involuntaria. La idea de la película surgió cuando muere mi papá, me acuerdo de una carpeta con cartas que no había regalado años atrás cuando falleció mi mamá. En su momento no las pude leer, eran cartas entre él y ella, de papá y mamá cuando eran jóvenes y ahora cuando murió mi padre me llegó la hora de animarme a leerlas Y ese es el punto de partida de este documental.

¿Por qué utiliza el recurso de los actores leyendo estas cartas?

Me dije "tengo las cartas ¿qué hago con ellas? No las voy a leer yo solo". Entonces le estaba contando el proyecto a una exalumna Denise Groesman que terminó participando del filme y me pareció que si yo les hacía leer las cartas a gente joven, más o menos de la edad que tendrían mis padres cuando las escribieron era una forma de evocar esa juventud y por otro lado una manera de actualizarlas, traerlas hasta el presente desde un pasado casi remoto, porque para ellos que no tienen ni 30 años lo que pasó en 1950 es la Edad Media. Entonces me interesó ese proceso, que está en la película, cómo ellos interpretan esas cartas, las leen, las discuten, reflexionan. Se ve cómo Denise se entrega más, se identifica más y hubo momentos increíbles en el rodaje donde ella se transportaba con gran sentimiento y a tal punto que yo veía a mi mamá leyendo las cartas. Mientras él se negaba a esa identificación. Eso me pareció muy interesante y dinámico.

¿Cómo vivió este estreno por TV y en plataformas?

Lo que pasó tras la emisión de la película en Cine Ar TV y su repetición creo que es un buen ejemplo de las cosas inesperadas que suceden. Yo estaba, por así decirlo, haciendo el duelo, porque no hubo estreno presencial, añoraba la función en sala con amigos, público sintiendo esa transmisión que se da en especial en la pantalla grande, en la sala oscura y sin embargo la emisión por televisión fue increíble, por la recepción que tuvo, no tengo las cifras, pero nos llegaron tanto a mí como a las productoras Gema Juárez Allen y Alejandra Grinschpun, por diversas redes sociales, miles y miles de mensajes de gente emocionada. Fue realmente muy impactante. Entonces a veces la necesidad se convierte en virtud. Hay una mayor necesidad de todo el mundo de sentirse comunicado, de compartir, de salir del encierro, no sé qué fenómeno se produjo pero jamás imaginé la cantidad mensajes de gente expresando sus emociones y agradecimiento por la película. Es una cosa realmente sobrecogedora.

¿Cómo fue el recorrido del filme?

La película se estrenó en el Festival de San Sebastián en octubre del año pasado donde habíamos estrenado una película anterior y otras. Al director del festival José Luis Rebordino le gusta mucho mi trabajo. Incluso hicieron una retrospectiva con todas mis películas. Y después estaba haciendo un recorrido extraordinario, estuvo en México, en Nueva York, en Mar del Plata, en el festival de documentales de Ámsterdam, el más importante del mundo, ahí estaba en la sección "Maestros", lo que es un verdadero homenaje.

DENISE GROESMAN / LA ACTRIZ FORMA PARTE DEL FILME. 

Todo se cortó por la pandemia. Y ahora se está retomando porque continuaremos en un festival en Marsella que será presencial y virtual, por supuesto no voy a viajar pero la película será proyectada en un cine porque en Europa ya están empezando a volver ciertas cosas a la famosa "nueva normalidad".

¿Cómo está viviendo la situación por la que transitamos como cineastas?

Bueno, te diría como lo vivo como ser humano ante todo, es como que te estás trepando por las paredes después de tres meses, pero a la vez agradezco que tengamos un gobierno responsable que está pagando un costo muy alto quizás en la economía pero lo agradezco porque basta ver la catástrofe humanitaria de otros lugares por la imprudencia del gobierno. Pero sin entrar en el tema político trato de sobrellevar la situación de la mejor manera, estoy trabajando ya desde antes de la pandemia en diarios filmados con el celular.

Además dirijo un programa de cine en la Universidad Di Tella, y la verdad que yo pensé que iba a ser imposible hacerlo en este contexto porque es un programa muy práctico ya que los chicos hacen 5 cortos por semana, sin embargo lo están haciendo y presentan cosas extraordinarias. Y tal como hablamos antes creo que este momento tan excepcional y extraño hace que tengamos otra urgencia, otra necesidad. Por ejemplo, a estas clases virtuales no falta nadie, cosa que en la vida de antes no sucedía. El nivel de compromiso, de trabajo y de pasión es muy alto. Me parece que todo esto tiene algo de nuevo y es muy hermosa la respuesta teniendo en cuenta estas circunstancias difíciles.

¿Tiene referencias del cine del NOA o de Jujuy en particular?

Conozco poco de Jujuy puntualmente. Pero sin duda una referente fundamental del NOA es Lucrecia Martel, ella es la mayor cineasta del país y está entre las mejores del mundo desde mi perspectiva. Y me parece que en los últimos 5 a 10 años se empieza a ver en el NOA un movimiento fuerte de películas de calidad, que cuentan historias muy personales con acento argentino del Norte, con identidad y con un lenguaje universal. Creo que el ejemplo de Martel habrá tenido que ver porque dirán "si ella lo hizo se puede". Ser universal y a la vez ultralocalista.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...