Por una falla técnica, Volkswagen llamó a revisión 47.000 autos en Argentina

Las marcas de autos están obligadas a reportar las fallas o desperfectos que aparezcan en sus vehículos y que afecten a los sistemas y elementos de seguridad.

La última empresa en hacer un llamado a revisión en la Argentina es Volkswagen, que convocó a usuarios de distintos modelos de su gama debido un posible mal funcionamiento de airbags.

La convocatoria fue hecha a propietarios de Volkswagen Fox, Suran y Gol, comercializados en la Argentina sobre una “posible falla en el generador de gas del airbag del conductor y/o del pasajero de los mismos”, según detalla el comunicado de la empresa alemana.

Se trata de 47.410 modelos vendidos entre 2006 y 2018 en el mercado argentino, tanto de unidades importadas de Brasil como de producción nacional.

Se trata de una convocatoria preventiva, ya que hasta el momento no se ha reportado ningún accidente relacionado con este problema, tanto en nuestro país como en otros mercados del mundo.

La convocatoria de Volkswagen se realiza a través de su red de concesionarios y consistirá en la verificación de los vehículos alcanzados y, en caso de ser necesario, el reemplazo de los generadores de gas de los airbags.

La particularidad que tiene esta campaña es que si bien el anuncio del problema se comunica ahora, las revisiones se realizarán recién a partir de noviembre.

Un problema con el inflador

Según informó Volkswagen, luego de un análisis en laboratorio se detectó que existe la posibilidad de que en algunos de estos vehículos, un lote de generador de gas pueda degradarse después de largos períodos de exposición de los vehículos a altas temperaturas, grandes amplitudes térmicas y alta humedad relativa del aire.

Esas condiciones pueden producir la ruptura del generador de gas, y en caso de activarse el sistema, ante un accidente con una desaceleración tal que produzca la apertura del airbag, se pueden proyectar fragmentos de metal dentro del vehículo, con riesgo de daños físicos o fatales para sus ocupantes.

Esas condiciones pueden producir la ruptura del generador de gas, y en caso de activarse el sistema, ante un accidente con una desaceleración tal que produzca la apertura del airbag, se pueden proyectar fragmentos de metal dentro del vehículo, con riesgo de daños físicos o fatales para sus ocupantes.

Desde la marca alemana subrayan que esta posible falla no consiste en la “no apertura” del airbag ni en su apertura espontánea, sino en su posible apertura defectuosa que pueden terminar originando una lesión.

No es el primer caso que se ve con un problema de este tipo. De hecho, el mayor llamado a revisión de la historia de la industria automotriz está relacionado con un problema casi idéntico y es conocido como el Caso Takata, hasta hace unos años el mayor proveedor mundial de sistemas de airbags.

En 2014 se descubrió que la empresa había ocultado durante años una falla:  el gas de los infladores que fabricó la marca japonesa podía alterar sus propiedades en condiciones de alta temperatura y de alta humedad.

La consecuencia era una detonación para inflar el airbag con una potencia mayor a la concebida, lo que causaba que se desprendieran partes del soporte metálico del airbag, ocasionando que esos elementos se disparan hacia los ocupantes.

A ese mal funcionamiento de los airbags se le atribuyen como mínimo 17 muertes y más de 150 personas heridas en todo el mundo. Y este año se constató el primer fallecido en la región por este desperfecto.

En el caso de los airbags de Takata sí se detectaron varios accidentes con lesiones graves producidas por el desprendimiento de estos elementos.

Con casi 100 millones de unidades de alrededor de unas 20 marcas llamadas a revisión en todo el mundo, el Caso Takata se convirtió en la convocatoria por falla o desperfecto más grande de toda la historia de la industria automotriz.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...