Bolicheros piden reducción en impuestos y servicios

Entre los sectores más afectados por el aislamiento social producto de la pandemia del coronavirus se encuentran los boliches y confiterías bailables que desde hace más de cien días cerraron sus puertas y siguen sin poder trabajar. Esto llevó a una fuerte caída en la recaudación por lo que cada vez es más difícil hacer frente a las numerosas obligaciones que tienen y más aún por los montos a los que ascienden, los cuales, según denunciaron los empresarios de la noche, son los mismos pese a no estar trabajando. En este sentido solicitan una reducción en el cobro de impuestos municipales y la readecuación de las facturas de servicios al consumo.

La crisis económica que llegó de la mano de la pandemia, afectó sobremanera a los empresarios de la noche quienes se vieron en la obligación de cerrar sus puertas y desde el mes de marzo a la fecha, no pudieron reabrir. Tras haber retornado a fase uno, el panorama es aún más desalentador, por lo que incluso temen el cierre de algunos boliches.

Así lo indicó Eduardo Contreras, propietario de un boliche de zona sur de la ciudad y secretario de la Cámara de empresarios de confiterías bailables y afines, quien remarcó que la situación es bastante complicada, "no estamos recaudando, sin embargo tenemos que seguir pagando impuestos, servicios y a pensar de los reclamos que hicimos, seguimos pagando los mismos montos aunque no estamos trabajando".

En este sentido, explicó que las empresas prestatarias de servicios como la de energía eléctrica "se excusan en que no pueden mandar a hacer las mediciones y facturan lo mismo que cuando estábamos en actividad. A mí hoy la factura de luz me llega $43 mil, incluso otros están pagando hasta $70 mil, y si no estamos trabajando es imposible pagarla" dijo Contreras y reiteró el pedido de que se adecuen los montos al consumo real, al igual que los impuestos municipales como el de barrido y limpieza que también son elevados.

Temen el cierre de algunos locales bailables

Asimismo, Contreras se mostró preocupado por la situación de algunos empresarios de la noche que, ante la falta de actividad no pueden afrontar los numerosos compromisos que mensualmente se pagan. “Especialmente quienes no son propietarios y tienen que pagar un alquiler, no tienen cómo hacerlo, probablemente ellos cierren porque además hay otras obligaciones e impuestos que pagar, incluso algunos tienen empleados fijos y hay que pagarles sueldos, o bien otros tienen deuda con proveedores de bebidas y no las pueden afrontar esa mercadería se pasa, la gaseosa y la cerveza se vencen”, indicó el empresario.

Por otra parte, explicó que los locales bailables no pueden transformarse en otro rubro, “primero porque están alejados de la ciudad, porque los boliches no pueden estar cerca de zonas con muchos vecinos, además tenemos mucha inversión realizada de modo que no podemos de pronto cambiar de rubro y montar una verdulería”, señaló. “Estamos aguantando, las verdaderas discotecas estamos paradas desde que empezó todo esto y seguramente vamos a ser los últimos en volver. Hay una gran incertidumbre porque no sabemos qué va a pasar; yo debo ser uno de los bolicheros más viejos de Jujuy y nunca pensé que iba a pasar esto”, señaló.

Bares y pubs no son discoteca

Otro reclamo de larga data en el sector es la competencia que representan para ellos los bares y pubs que, sin estar habilitados para funcionar como boliches, habilitan baile después de la medianoche. “Cualquiera abre un bar o pub y creen que son discoteca, cuando no es lo mismo; nosotros pagamos impuestos más caros, por lo que hace tiempo que pedimos que se haga cumplir la reglamentación y no se permita que estos lugares funcionen como boliches porque no cumplen las características de un local bailable”, dijo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...