Alimentación para tener una buena salud

Por ENRIQUE ARNAU,doctor e ingeniero

La alimentación antienfermedades no transmisibles y anticáncer no es una dieta milagro, se trata de un tipo de alimentación que ha surgido de investigaciones que se han basado en alimentaciones tradicionales de las culturas milenarias que menos cáncer padecen. Esa cocina propone una manera de alimentarse basada en el sentido común y la información que se adquiere a través de la investigación.

Es volver a un estilo de vida que ayudará a tener una buena salud y vitalidad; las informaciones sobre la alimentación y los estilos de vida analizados se refieren a una alimentación saludable general, no sólo al cáncer, y a otras enfermedades crónicas, que se padecen (diabetes, obesidad e hipertensión, entre otras) surgen como una forma de alimentarse basados en la naturaleza pura con alimentos sanos, nutritivos, de manera natural y generosa, es una cocina de nuestros antepasados, donde se da prioridad a los alimentos frescos y de temporada, que es cuando más vitalidad y nutrientes contienen. Las poblaciones que menos cáncer padecen son aquellas en las que la alimentación es vegetariana o semi- vegetariana, con dietas en las que abundan los productos vegetales, frutas y hortalizas.

Analizando las regiones que presentan bajas tasas de cáncer y enfermedades no transmisibles, tenemos tres, que a mi entender con ellas podemos diseñar una alimentación saludable estándar para la salud, sana y protectora y en caso de enfermedad sean una alimentación para un buen tratamiento de recuperación.

A) La dieta Oriental de Okinawa, isla situada al sur de Japón donde viven los habitante más longevos del planeta, ancianos que viven más de 100 años, conservando una gran lucidez mental y gozando de una excelente salud y calidad de vida. Son delgados con una tez brillante, con menos enfermedades no transmisibles y cáncer. Su alimentación se basa en vegetales frescos: algas, setas, arroz, semillas, pescado azul, por lo general crudo y productos fermentados de la soja. Muy poca carne roja y los lácteos casi no tienen consumo. La forma de procesar los alimentos es cocinarlos al vapor y muy excepcional el uso de fritos y barbacoas. Completan un estilo de vida saludable en que el consumo de alcohol y el tabaco es mínimo, el ejercicio es en forma de actividades de campo, cultivos de frutas y verduras, cultivan la vida espiritual donde la práctica de la meditación y la paciencia es habitual.

B) La dieta Mediterránea, conocida como una forma de alimentación que mantuvieron los pueblos de la ribera del Mar Mediterráneo que comprende el litoral español, sur de Francia, sur de Italia, Chipre, Creta y Grecia, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2009. Esta dieta ha demostrado ser ideal tanto para prevenir la aparición del cáncer (menos entre 12-25%) como otras enfermedades no transmisibles como las enfermedades cardiovasculares, y la diabetes. Se emplea el aceite de oliva virgen extra como principal grasa para cocinar, dando a los platos un sabor y aroma muy particular. Utiliza alimentos de origen vegetal en mucha abundancia: frutas, verduras, legumbres y frutos secos.

Se consumen muchos alimentos crudos en forma de ensaladas y gazpachos (sopas frías de verdura, hortaliza, aceite de oliva, vinagre y especies), y productos de la huerta y de temporada, aprovechando al máximo los nutrientes naturales producidos en tierras muy fértiles; son frecuentes en esta dieta el pan y los alimentos de cereales especialmente sus productos integrales. Poca carne roja, pocas carnes procesadas. Consumo abundante de pescados y moderado consumo de huevos. La prioridad son los guisos con legumbres, verduras y cereales complementando un plato muy proteico. Lácteos de cabras y ovejas.

El agua y el vino son las bebidas por excelencia en el Mediterráneo. Buen clima, soleado, mucha tareas de cultivos hacen de una vida muy saludable.

C) La Cocina India (ayurveda), los indios registran un índice bajo de enfermedades no transmisibles y cáncer, el secreto es el consumo a diario de muchos alimentos anti cáncer. La población en gran parte es vegetariana, consume muy poca carne siendo el cordero y el pollo lo más habitual. Lo importante son los sabores relacionados por el uso significativo de especies y una gran variedad de verduras.

Se come arroz junto con abundantes legumbres (guisantes, lentejas, garbanzos y judías); se guisan a diario con espinacas, cebolla, ajo, calabaza, tomates, etc. El toque característico lo dan los condimentos y especies con lo que se aromatizan y dan color a sus platos. Los más empleados son la cayena, la pimienta, las semillas, la mostaza, el comino. La cúrcuma, el jengibre, el cilandro, el fenogreco o alholva, el cardamomo, la canela, el anís estrellado y el laurel.

El té es una bebida frecuente junto "al lassi" (yogurt de frutas) y la limonada.

Concluimos repitiendo algunos de los conceptos de la doctora Odile Fernández para reducir el riesgo de padecer cáncer y otras enfermedades no transmisibles. "La cocina anticáncer surge de la fusión de tres cocinas tradicionales: la japonesa, la mediterránea y la india, culturas que sabiamente han sabido combinar de forma ideal sus ingredientes para crear platos cargados de nutrientes y fitoquímicos anti cáncer".

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...